Los Barbechitos Perdidos (1)

LOS BARBECHITOS PERDIDOS
(Memorias del torreño Daniel Serrano Recio)
 
 
Daniel Serrano Recio / Rose-Marie Serrano
Bobigny-París, 2013

SUMARIO

Prólogo a Los Barbechitos Perdidos de Daniel Serrano Recio.
Agradecimientos.

1.- Las  tierras en la Torre de Esteban Hambrán
2.- No volveré a hacer novillos
3.- Las escuelas de La Torre
4.- ¡Ya ha venido la República!
5.- El crucifijo
6.- El catecismo
7.- El baile de las izquierdas y el teatro Arniches
8.- La Panificadora obrera
9.-  No quería ir al Monte
10.- Damián y las vacas amaestradas.
11.- El incendio.
12.- La autopsia.
13.- La  lucha política.
14.- Los barbechitos del Monte Alamín y la sublevación.
15.- El cuartel de las milicias.
16.- Las Casillas de Méntrida y de Santa Cruz.
17.- La huida.
18.- Madrid.
19.- Brunete.
20.- Belchite.
21.- Valencia.
22.- Teruel.
23.- De Manuel a la ofensiva de Peñarroya.
24.- De Ciudad Real a las cárceles de Franco.
25.- De cárcel en cárcel.
26.- El destierro.
27.- Resistencia antifranquista en Valencia.
28.- La riada de Valencia.
29.- Vuelta a las raíces.
30. Marcha a París.
31.- Las calles de la Torre de Esteban Hambrán (Toledo).
32.- Los Mercadales.
33.- Las tabernas de la Torre.
34.- Los del Frente Popular y los que lo sostuvieron.
ü  Pedro Caballero Bermúdez.
ü  Eudaldo Serrano Recio.
ü  Aurelio Serrano Martín.
ü  Honorio López Galdeano.
ü  Efrén López Galdeano.
ü  Mariano Serrano Sánchez.
ü  Mariano Serrano Alonso, el Pajarillo.
ü  Marcelo Papell Merino.
ü  Gerardo Gómez Lobón.
ü  Francisco Lobato Cortés.
ü  Damián Plaza Fernández.
ü  Juan Sánchez, el carnicero.
ü  Narciso Zamorano Franco.
ü  Mamerto Guzmán López.
ü  Manuel Escudero Peinado.
ü  Avelino Escudero Peinado.
ü  Julio Escudero Merino.
ü  Rafael Pérez Plaza.
ü  Eulogio Fernández.
ü  Ginés García Fernández.
ü  Francisca la Lumbre.
ü  María la Moranta y los Nanahostias.
ü  Los Capitanes.
ü  Graciana Caro Montero.
ü  Benigno Zamorano Franco.
35.- Los caciques, los riquillos y sus lacayos.
36.- Respuesta de Daniel Serrano Recio al alcalde de La Torre E.H.
37.- Comentario sobre la denuncia de 1940 de Antolín Pinel.
38.- Comentarios a la Causa 21.122.
39.- Comentarios de la denuncia  de Valentín Recio.
40.- Historia particular de Pablo el Perdigón.
41.- Las peleas con piedras.
42.- El 20 de julio del 2010, ante el monumento de Thorens (Alta Saboya) a los resistentes y deportados, a los guerrilleros españoles des Glières (entre ellos Avelino) de la guerra de 1939-45.
43.- Extraordinaria y sorprendente defensa de la Señora Asunción Valdés  García en contra de la mezquina denuncia de Valentín Recio.
44.- El cambio de nombre de calles franquistas es rechazado en el Pleno municipal. LATRIBUNADETOLEDO.ES, 6 julio 2011, La Torre de Esteban Hambrán.
45.- La película No darse por vencido.
a) El sentido profundo de “No darse por vencido”. Comentario de Paco de Tena.
b) “No darse por vencido“. Artículo de Elena Rueda Galán.
46.- Aleçon, Alta Saboya, La Baule, Madrid (cementerio de la Almudena y monumento a los Brigadistas en la Ciudad Universitaria), Brunete, Talavera de la Reina y París (el 25 de agosto del 2012).
 
Documentos y comentarios
 
47.- ¡Eudaldo, Aurelio, Pedro y todos los demás!
48.- Las mujeres de La Torre de Esteban Hambrán (Toledo), víctimas de la represión franquista.
Silviana Villegas e Isabel Gómez Sánchez.
49.- Comentarios de un torreño a la Causa General de Toledo-Cáceres.
50.- Contestación a un escrito anónimo que ensalza la sublevación fascista de julio de 1936 en La Torre de Esteban Hambrán (Toledo) fechado del 21-11-2009, publicado en el blog del P.P. de dicho pueblo.
51.-La Torre de Esteban Hambrán, gran foco de la rebelión marxista según la sentencia de la plaza de Talavera de la Reina, del 27 de agosto de 1937.
52.-Datos extraídos del Archivo del Tribunal Militar Territorial 1º (Madrid). Paseo de Moret, 3. Pabellón 4.
53.- Relación de asesinados naturales de La Torres de Esteban Hambrán. Lista de Emilio Sales Almazán.
54.- Víctimas “sepultadas“ del fascismo español y/o naturales de La Torre de Esteban Hambrán (Toledo).
55.- Lista de los represaliados de izquierdas de La Torre de Esteban Hambrán.
Comentario a la “Lista de represalidos de La Torre de Esteban Hambrán del 19 de mayo de 2012”
56.- Causa 11.277 “El Navarrito“, consejo de guerra.
57.- Causa 11.277 contra Mariano Serrano Sánchez Navarrito. Denuncias y cárceles.
Otros documentos proporcionados por Manuel Serrano Maroto, nieto de Mariano Serrano Sánchez.
a)  Resumen de Manuel sobre sus abuelos Mariano y Mercedes.
b) En el primer documento se trata del matrimonio de sus abuelos, registrado por Vicente Santana en 1922 (secretario del juzgado, era republicano de izquierdas, fue represaliado, lo que consta en documentos de la guardia civil de Méntrida).
c) El segundo atestigua que el abuelo de Manuel fue carabinero.
58.- Vergüenza ajena  de Emilio Sales Almazán
Comentario de Manuel Serrano Maroto al articulo Vergüenza ajena de D. Emilio Sales Almazán.
59.- Causa Sumario 7.071 seguido conra Aurelio Serrano Martín.
Recuerdos de Emilia Serrano, hija de Aurelio, concejal socialista de La Torre, víctima del franquismo.
60.- Comentario sobre la denuncia  de 1940 de Antolín Pinel.
61.- Artículo de Emilio Sales Almazán: “la injusticia histórica”.
62.- Falta documentación sobre la II República y sobre el Frente Popular.
63.-  La República en la Torre de Esteban Hambrán.
64.- Historia verdadera de los individuos santificados de la Torre de Esteban Hambràn (Toledo).
65.- Juicio sumarísimo 15.054.
66.- Respuestas de Daniel Serrano a Danilo Albín y a Elena Llave.
67.- Carta a Eudaldo Serrano Recio de su hermano Daniel.
68.- Mi  querido tío Eudaldo, una entre tantas víctimas de la “represión fascista“.
69.- Informe sobre las Escuelas de la Torre de Esteban Hambrán (Toledo), por Daniel Serrano Recio.
70.- Carta de Emilio Sales al Defensor del Pueblo.
71.- Carta del Defensor del Pueblo, 15.6.2011.
72.- Carta de Daniel Serrano Recio al Defensor del Pueblo, Toledo.
73.- Carta de Emilio Sales al Alcalde de Talavera.
74.- Carta de Emilio Sales a Santiago Moreno González, Consejero de Presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.
75.- Cementerio de La Almudena, Madrid, 12-4-2008.
76.- "Venimos a demostrar nuestro compromiso con los ideales que les quitaron la vida" NUEVATRIBUNA.ES 20.06.2010.
77.- Poema desde París a Eudaldo Serrano Recio.
78.- Estimados amigos, compañeros y camaradas (invitación al homenaje del 11 de abril de 2009).
79.- Pedro Caballero Bermùdez.
80.- Seis de Marzo del 41.
81.- Setenta años después.
82.- Poema a Francisco Humanes del Olmo.
83.- Poema a Aurelio Serrano Martín.
84.- A la generosa vecina de Eudaldo Serrano Recio.
85.- Marcelino Zamorano Piñero.
86.- En Honor a Rafael Pérez Plaza.
87.- Daniel Serrano Recio, a la atención del Sr. Juez Baltasar Garzón.
88.- Elegía por Eudaldo Serrano Recio.
89.- Hommage à Eudaldo Serrano Recio, un républicain espagnol (homenaje a un republicano).
90.- Los barbechitos republicanos del Monte Alamín, (Les semis républicains du Mont Alamín, Tolède, Espagne), proyecto fílmico de Rose-Marie Serrano.
91.- La familia Escudero, de la Torre de Esteban Hambrán.
92.- Breve historia de los progresos y beneficios ocasionados por la República en el pueblo de La Torre de Esteban Hambrán, en el aspecto cultural y agrícola.
93.- Una definición del fascismo español (Por Rose-Marie Serrano).
94.- Dividir para reinar o la perversidad del fascismo.
95.- Eudaldo Serrano Recio, un républicain espagnol (articulo en francés para Wikipedia).
96.- Homenaje catalano-bretón a Lluis Companys.
97.- Memorable viaje a España de un republicano español y el alegre mes de abril.
98.- ¿Qué es la Memoria Histórica? Repuestas a una militante.
99.- “No darse por vencido“ en el Instituto Cervantes de París y un apasionante debate histórico.
100.- Nota de prensa. La Torre de Esteban Hambrán, un caso, desgraciadamente, bastante común.
101.- Texto para la TV3 de Catalunya, 25 de agosto de 2012.
102.- ¡No quieren recordar!
103.- Somos víctimas del fascismo de La Torre de Esteban Hambrán (Toledo), escrito para el Congreso de las Victimas del Franquismo de 2012.
104.- “No darse por vencido“, película de Henri Belin y Susana Arbizu proyectada en París el 10 de noviembre 2012, con Solidaridad sin Fronteras y los Amigos de los Republicanos Españoles de región parisina.
105.- Parecer de Monique Roumette sobre “No darse por vencido“ y su protagonista (escrito a Rose-Marie Serrano el 11 de noviembre del 2012).
106.- Proyección de No darse por vencido en Madrid.
107.- Conclusiones.


Prólogo a Los Barbechitos Perdidos
de Daniel Serrano Recio

Desde pequeña siempre sentí gran admiración por nuestro padre, Daniel Serrano. Desde mucho antes de que le viera encargar los cinco tomos de Guerre et Révolution  en Espagne  (Guerra y Revolución  en España) de Georges Soria  por las fechas cercanas a la muerte del dictador y leerlos apasionadamente día tras día, después de volver del trabajo y los fines de semana.
 
Le tenía gran admiración por verle levantarse tan pronto sin jamás quejarse, feliz de trabajar, por verle irse a reuniones algunos sábados con los camaradas, por oirle echar discursos políticos a los camaradas y amigos que venían a nuestra casa (como el que echó el 14 de abril del 2009 en el barrio de Ciudad Lineal con Blanca Rivas y sus compañeros, grabado por Henri Belin, y que fue muy aplaudido por los presentes). Por fin comprendí que nuestro padre, de mi hermana mayor y mío, no era un español cualquiera, que era un republicano, que había combatido contra el franquismo, que admiraba la Revolución Francesa, La Comuna, la Revolución de Octubre, que  me animó ilusionado a que estudiara el ruso, que soñaba con un mundo mejor, con que pusieran calles  a los republicanos en su pueblo toledano, entre ellos a su hermano Eudaldo, teniente alcalde del Frente Popular.
 
En 1985 firmamos la petición que le hizo al alcalde de centro de La Torre de Esteban Hambrán pero  fue en vano. Con la Ley de Memoria en 2009 hicimos unos cuantos intentos y trámites más con correos y peticiones pero al no obtener tampoco reparación (pedimos que se quitaran los nombres de fascistas y se pusieran calles a los republicanos), les propuse a los directores Henri Belin y Susana Arbizu que recopilaran la historia republicana del pueblo contada por nuestro padre en un documental y les salió una larga y genial película pero no podían narrar en ella in extenso toda la sublevación ni hablar de todos los republicanos, como a mí me parece imprescindible, y al constatar que las derechas ensalzan en Internet a los sublevados, sentí la necesidad de volver a escribir todos los datos contados día tras día por nuestro padre (o casi todos) para recopilarlos en su libro de memorias titulado Los Barbechitos Perdidos.
 
Él escogió ese título porque siempre recordó con entusiasmo, con pasión los barbechos republicanos de la Reforma Agraria en el Monte Alamín, perdidos para los republicanos en octubre de 1936 (y las escuelas públicas construidas por el Frente Popular), las grandes reformas revolucionarias del Frente Popular, las que provocaron la sublevación de las derechas.
 
Nuestro padre jamás ha olvidado ni podrá olvidar aquel período inaudito y esperanzador de la Historia española.
 
Habrá que volver a dar auge a las reivindicaciones republicanas. Los Barbechitos Perdidos del Monte Alamín son la semilla republicana fecunda que acabará por germinar: por todas partes hubo muchos barbechitos perdidos, que un día venidero se recobrarán. No nos damos por vencidos.
 
Rose-Marie Serrano
París, 25 de octubre de 2012.

Agradecimientos

Les agradezco su ayuda a Emilio Sales Almazán, presidente del Foro por la Memoria de Toledo, a Manuel Serrano Maroto, nieto de Mariano Serrano Sánchez, a Eladio Martín, a Christophe Bayard (“Vive la Résistance“ de Alençon), a Carmen Cid, a Ludivina García Arias, de la Asociación de los Descendientes del Exilio Español, al Col.lectiu Republicà del Baix Llobregat, en particular a María José Bernete, a Floren Dimas, a Beatriz Sainz de Republicanos de Cantabria y a Jesús de Cos Borbolla, a los parientes míos y de los demás represaliados de la Torre, a todos los amigos, quienes firmaron una o las dos peticiones para los republicanos del pueblo, a Pedro Romero de Castilla, a Henri Belin y a Susana Arbizu por su genial película sobre la memoria republicana de La Torre de Esteban Hambrán, a la alcaldesa de Bobigny por poner una calle a los republicanos españoles y organizar una tarde de la memoria en el cine local con la película, a Francisco González de Tena, a Elena Rueda Galán, a Felisa Salinas, a Geneviève Dreyfus-Armand, a Angeles Alcalá, a Enriqueta Chaín, a María Armonía de Charbonnier, a José y François Camacho, a Juana y Valentín Martínez, a Christina Crevillén, a Victorina Rada y a Salvador Cantero, a  Severiano Montero y la AABI, a Francisco Morilla, a Miguel Vera y a la Asociación de la Resistencia Española  de  Alta Saboya, a Geneviève Besson, a Solidaridad sin Fronteras de París, a Michel Carré, a Hubert Chémereau, a Telmo Cosmesaña, a todos los que firmaron nuestra petición en Francia, España y otros países para que pusieran la bandera republicana en París el 25 de agosto, a todos los que me apoyaron en mi lucha para que se recuerde a los republicanos españoles, a todos los que nos animaron, a mi esposa, quien me acompañó hasta el 2006, y a mis hijas.
 
Gracias a los inolvidables y nobles Brigadistas Internacionales, para siempre amigos de los republicanos españoles, ya que vinieron del mundo entero a defender y dar su vida por la República Española, gracias a la ACER y a la AVER, a Claire Rol-Tanguy, a Jean-Paul Chantereau.
 
Gracias a la Unión Soviética, sin el apoyo de la que no hubiéramos resistido casi tres años al fascismo, gracias a Don Juan Negrín, al general Enrique Líster, a los guerrilleros, a México y a Chile por haber acogido a los exiliados y niños de la guerra.
 
Gracias a todos los que les pusieron calles y placas a los republicanos españoles, a las víctimas del franquismo, en las ciudades de Francia, lo que aún no se logró en mi país.
 
Daniel Serrano Recio
Bobigny, 16 de octubre de 2012
.
1
Las  tierras en la Torre de Esteban Hambrán

En la Torre de Esteban Hambrán eran muy importantes las tierras. Mi abuelo materno les dejó menos hacienda a sus tres hijas que a sus tres hijos. Eudaldo Recio Lobón (militar) murió en Barcelona, Francisco Recio Lobón murió sin tener hijos, Tomás Recio Lobón recibió dos mandas, la de Francisco y la suya, las hijas (Mercedes, mi madre, Rosa y Elvira) recibieron menos fincas que los varones. Las mujeres, aparte de casarse, de ir  a  recoger aceitunas, de ir a la vendimia o de meterse a monjas, allí no tenían porvenir. El destino de la mayoría de las mujeres jóvenes era Madrid, a lo que se llamaba el servicio doméstico. En los años sesenta sólo había una mujer que puso un comercio, la modista.
 
Mi padre, Pedro Serrano Merchán, huérfano joven, con unos diez años, se quedó con sus dos hermanas, Petra y Blasa, primero fue su tutor un tío, Francisco Serrano. Vivían en la Barrera. Después se las valió sólo y  fue adquiriendo tierras.
 
Mi madre, Mercedes Recio Lobón, era también de familia de labradores. La Casa Canal era una gran finca de mi abuelo materno, lindando con Santa Cruz del Retamar. Las tres partes de la Casa Canal (de secano, de trigo) serían unas doce hectáreas. La viña fue plantada en 1928, los saltamontes se comían los pámpanos de los injertos, se soltaron pollos, que se comían los saltamontes, pero un perro mató a los pollos. Se cultivaron los vallados donde ponen los huevos los saltamontes.
 
La Platera (con diez higueras) era tierra de Mercedes, detrás del convento, con higueras y olivas.
 
Recuerdo los nombres pintorescos de nuestras tierras: La Zorrera (una viña y tierra de secano, una hectárea), las Vegas (tierras de secano), Valdetejuela (una viña), Valle La Casa, cuya viña (con cinco higueras, entre ellas una borriqueña que yo planté) le tocó a mi hermana Elisa, y donde abrió los hoyos, en 1934, con mi hermano, Emiliano Alvarez Merino, el hermano mayor de mi compañero de clase Joaquín (quien sigue apasionado de poesía y de refranes, como lo constatamos en abril del 2011) y quien murió, dice Joaquín, durante la guerra, en 1937, de pulmonía en Murcia (fue voluntario en la Sierra e hizo cursillos de tanques en la comandancia de las fuerzas armadas de la República). Los Chopos estaban cerca del reguero de Bartoledano (finca de una hectárea de tierra de secano y con olivas), la Corredera (cerca del arroyo de Fuentesaúco, con ocho a nueve olivas). Labrar las tierras suponía disponer de brazos, cuantos más varones se tenía, mejor.
 
La filoxera arruinó las viñas de la Torre, menos en los valles pantanosos, en invierno. Las cepas en pantanos quedaron. Muchos se ahorcaron, uno cerca de la era de Pedro Serrano. Los dueños de las bodegas tiraban la mitad de los racimos de los serones diciendo que no valían.
 
Una tal Práxedes pidió dinero prestado, no pudo devolverlo y le embargaron la casa, donde se encerró, la guardia civil la desalojó, desesperada.
 
Mis padres tuvieron siete hijos, tres varones. Mi padre sembró las tierras de trigo, cebada, algarrobas, prosperó, compró algunas fincas: la Buitrera, pegando a la carretera vieja.
 
Las cepas americanas viven con la filoxera, no daban uvas, hubo que injertarlas. Manuel Alonso, en la Torre, trajo la raíz americana y montó una fábrica y una huerta. Los bravíos, los sarmientos, se trasplantaban, se injertaban, pero las cepas injertadas no prosperaban bien. A los tres años se injertaban en la misma tierra. Necesitaban más cultivo, costaba más el cuidarlas.
 
En octubre de 1933 mi padre había plantado cepas americanas, en 1935 había injertado las otras de bravío. En 1942, cuando volvió al pueblo, fue sacando  adelante las tres viñas, que estaban medio perdidas (durante la guerra quienes administraban el pueblo se aprovecharon de los frutos pero no las cultivaron), pensaba plantar más pero estaba solo entonces para cultivarlas.
 
En 1939, las derechas se apoderaron de las tierras de los de izquierdas, las tierras se quedaron en su poder hasta 1944. Mi padre, en Madrid, vendió higos y algarrobas durante la guerra, volvió a la Torre hacia 1942, estando yo en Valencia. Valentín Recio, quien al parecer tuvo algún cargo en la alcaldía después de la guerra, vendimiaba las tierras de su tío Pedro pero se quedaba con todas las ganancias. Eudaldo le salvó y a su hermano Felipe, al que cogieron con armas en la mano.
 
La familia de mi padre era de izquierdas, no la de mi madre, de tradición caciquil y católica. Siempre tuve buenas relaciones con mi tía Rosa, en casa de quien pasaba a menudo al ir a la escuela.
 
Con mis tías Blasa y Petra también nos relacionamos bastante. Blasa tuvo cuatro hijos de su primer marido, tres del segundo, entre ellos mis primas Patro y Eloisa, fallecida en 2008, después de nuestro homenaje a Eudaldo y a Pedro Caballero en el cementerio de la Torre, con Los Descendientes del Exilio español y el secretario del PSOE local, adonde llevé de Francia una placa con el nombre de  mi hermano Eudaldo, para que se le recordara por lo menos en la tumba de sus padres. Patro vive en la calle Juan Aguado, el jefe de Falange, promotor de la sublevación en el pueblo, y ya pidió con nosotros al alcalde (familia de “los Pulgones“, Ángel Marinas, socialista) en 2009, que se pusiera otro nombre a esa calle, por ejemplo el de los republicanos que fueron víctimas del fascismo en nuestro pueblo. Ángel Marinas no hizo caso de nuestra petición, allí sigue el nombre del falangista local, como el del padre de la Falange en España, José Antonio, en la calle donde nacimos, antiguamente calle de Madrid, y durante la República de Los Mártires de Jaca.
 
Petra, la hermana mayor de mi padre, se casó con Eugenio Flores y tuvieron cinco hijos, entre ellos Pedro, quien murió en zona republicana; Teresa (quien se casó con un hijo del cestero Mamerto Guzmán y devolvió a mi padre su casa cuando regresó al pueblo, habiendo permitido, al vivir en ella, que no la destruyeran, como pasó, por ejemplo, con la de Aurelio Serrano); Romualdo, quien cumplió durante cuatro años una condena de treinta años de cárcel y salió en libertad condicional, como yo.
 
Cuando regresé a la Torre en 1949, Romualdo iba al cuartel cada mes, como yo, a presentarse pero yo tuve que ir a la capitanía de Talavera para que no me enviaran al ejército, al servicio militar. Recuerdo nuestras charlas amistosas hacia 1959, con Romualdo, en la cocina de la casa de la calle del Angel, mientras mi hija pequeña iba y venía con curiosidad entre nosotros. Mi prima Teresa se casó con un hijo del cestero de la Torre, Mamerto Guzmán, con otro estuve trabajando en Valencia, en Mislata, durante el destierro. Hace poco dimos con su hija, que vive en Mislata, y que vino muy emocionada al homenaje en el cementerio de la Almudena de Madrid, en abril del 2011 y a hablar conmigo de su padre.
 
La casa familiar de la Barrera era muy grande. La casa pegando a la calle del Regajo la heredó de Francisco Serrano, el tío tutor de mi padre, mi prima Ascensión, una hija de Francisco, casada con Marcelo del Castillo, “el Velillas“, y cuya hija era Gloria, a casa de quien vinieron antes de la guerra las nietas de Mercadal, allí las pilló el 18 de Julio. El nieto de Marcelo sigue viviendo en la Barrera una parte del año, aunque nos dijo en octubre de 2008, que los jóvenes allí no tienen trabajo, aparte de la construcción, cuando la hay. También nos dijo, con humor, que “a Franco hay que dejarlo en el Valle, para que no contamine a los demás“.
 
2
No volveré a hacer novillos

La mañana amaneció lluviosa pero yo había decidido que no iría a la escuela, que haría novillos, como Avelino, quien me lo venía diciendo desde hacía ya unos días: “¡Es estupendo hacer novillos!”. Yo también quería saber qué era.
 
Quise probar y ahí estaba, en la carretera de Méntrida a Santa Cruz, en la orilla izquierda del puente de Santana, metido dentro de un tronco muerto de álamo que bien conocía, tratando de resguardarme de la lluvia primaveral.
 
Así pasaron las horas e imaginaba que Don Juan Antonio Moyano, el maestro, estaría en el aula, mostrando a la segunda división las horas en el reloj de madera, moviendo las manecillas con el dedo y distribuiría las tareas a los grupos de muchachos de la misma edad. Les preguntaría a mis compañeros dónde estaba Daniel y le habría dado a la primera división, la mía, una nueva página del Hombre por leer en corro, cada uno esmerándose en la lectura.
 
Antes les habría dado a los pequeños unas letras de la Cuartilla que copiar, y una página del Catón a la segunda división.
 
Recordaba aquella heroica página en la que una patrulla de franceses andaba perdida por los campos de Zaragoza. El capitán se adelantó a una casa de campo. Llamó a la puerta y preguntó al dueño que salió si sabía el camino que conducía a Zaragoza. El dueño contestó que sí. El jefe  de la patrulla le dijo: “De consiguiente, serás nuestro guía“. A lo que  él  respondió: “Eso jamás“.
 
El capitán le preguntó: “¿Sabes que por eso vas a ser fusilado in continenti?“.
 
A lo que contestó el campesino: “Sí señor, pero yo no puedo ser traidor a mi patria“.
 
Entonces se retiró el capitán; habló con la patrulla y volvió hacia el paisano. Le dijo: “Queda en paz, noble paisano, los hombres como tú no merecen ser fusilados“.
 
No pasaba nadie por el puente de Santana, ni patrulla de franceses, ni arriero de Méntrida, ni labradores, todos estarían ya arando.
 
Mi padre también estaría arando con las mulas en La Casa Canal (1), con Eudaldo, que llevaría la yunta de vacas. Madre estaría preparando el cocido para tenerlo al medio día. Entonces tocaron las campanas en la iglesia de La Torre, anunciando las doce.
 
Salí corriendo hacia el pueblo, harto de haber hecho novillos y procuré que nadie supiera de dónde venía.
 
Nunca volví a hacer novillos, tanto más cuanto que a los pocos días el maestro nos enseñó la canción siguiente:
 
Bolobolondrón, bolondrón, bolondreiro,
Me pegó mi padre, me pegó mi abuelo
Por hacer novillos y no ir al colegio.
Bolobolondrón, bolondrón, bolondreiro.
Ya no hago novillos, ya voy a ser bueno
Para que no me pegue mi padre y mi abuelo.

3
Las escuelas de La Torre

Durante mi niñez (nací en 1920), no existía escuela de párvulos. Hasta los seis años no se podía ingresar en la escuela pública y las madres se veían obligadas a colocar a sus hijos al cuido de alguna mujer. Existían algunas mujeres que recogían a los niños como si fueran maestras. Mi madre me colocó en casa de una señora llamada Beatriz, de sobrenombre “la Terrera“, con domicilio en la calle de la Mina, llamada así porque justamente enfrente de su casa, que nos servía de escuela infantil, había una especie de pozo que llamaban “mina“, que por cierto para nosotros era un regocijo asomarnos y ver el agua y sus dos aberturas, que tenía en el fondo, como si fueran canales. Así pasé mis primeros años escolares, en que esta señora nos enseñaba el alfabeto.
 
Antes de 1925, Vicente Santana, republicano de izquierdas durante la República, acogía en su escuela particular, de pago, sita en su casa, la que después fue la panadería de las izquierdas, enfrente de la casa de Juan Aguado, a los niños, que  por las niñas no pagaban los padres. Las mujeres de la edad de mi madre no sabían escribir, aunque supieran leer.
 
A los seis años, o sea en 1926, ya pude entrar en la escuela pública. El maestro titular se llamaba Juan Antonio Moyano. Vivía en lo alto de la casa de los Alonso, dueños de la fábrica de alcoholes. Las clases se daban en las salas del ayuntamiento, no había escuela. Era un excelente profesor, pero existía el inconveniente de que, al no haber en el pueblo nada más que un maestro para niños y una maestra para niñas, se veían obligados a dividir los alumnos en dos grupos, asistiendo uno por las mañanas y otro por las tardes. Así pasé yendo por las tardes dos años o sea hasta 1928, después pasé a ir por las mañanas. Los que íbamos por las mañanas ya estábamos culturalmente más avanzados. Yo avancé mucho con este maestro, llegué a ser el segundo alumno en todo (lectura, escritura, matemáticas, pues en esto el maestro nos enseñó la operación de las triponas). Así llegó el año 1931 y con la venida de la República, el sistema escolar y los maestros cambiaron profundamente.
 
En mi pueblo se doblaron en número, destinaron un maestro y una maestra más. De esta forma ya los alumnos podíamos ir por la mañana y por la tarde a la escuela y además por las noches los profesores daban clase a los adultos.
 
Para mí todo cambió ya en esta época, pues me encontraba con once años y mi padre me necesitaba en el campo así que la mayoría de los días no podía ir a la escuela. El maestro nos denominaba “los de la lluvia“, ya que cuando llovía íbamos a la escuela, y los demás días, la mayoría, al campo para ayudar a los padres en lo que podíamos.
 
Mi padre disponía de dos varones, mis hermanos Eudaldo y Mariano y un muchacho, o sea yo. Mi hermano Mariano encontró trabajo en Madrid de panadero, lo que tuvo como consecuencia para mí el tener que ayudar a mi padre en muchas ocasiones en los trabajos del campo. Yo tenía mucha afición al estudio y el no poder acudir a la escuela regularmente era para mí un martirio. Mi hermano Eudaldo era un hombre culto, autodidacta, y hubiera sido un intelectual, aficionado a literatura y música, de no haber luchado en La Torre, por el progreso social y ayudando  en todo a nuestro padre.
 
Al llegar el Frente Popular, el gobierno asignó los fondos para construir las escuelas, sitas enfrente de la iglesia, a la derecha del ayuntamiento. Se construyeron de febrero a octubre, mes en que casi estaban terminadas, cuando salimos del pueblo, mi hermano llevándose para Madrid los bonos que sobraron de la construcción, que fueron seguramente recuperados por los falangistas que nos detuvieron en la calle Covarrubias, como se lo dijo Eudaldo a Valentín Recio, quien vino a indagar sobre aquellos bonos estando mi hermano en la cárcel.
 
Hace poco me enteré de que Don Juan Antonio Moyano también ha sido represaliado, aunque no se encuentra ningún expediente, pero un alumno suyo, compañero mío en los años de escuela, lleno de admiración por nuestro inolvidable maestro, estando empleado en la alcaldía, logró que le pusieran una calle.
 
4
¡Ya ha venido la República!
 
Otro abril, un domingo soleado, jugaba a cangreje (2) con unos chicos en La Barrera, enfrente de la casa de mis padres, en el solar que iba del transformador hasta la primera era de pan trillar.
 
Mientras saltábamos unos encima de otros con gran regocijo, pasó el tío Arturo que tenía enfrente de San Roque, la ermita cercana, una finca sembrada de habas ya bien crecidas. Nos dijo, mirando hacia nuestra casa, donde mi hermano Eudaldo, que acababa de proclamar la República con otros concejales, estaría al fondo de la boyería o de la cuadra: ¡Hala, muchachos, ya podéis ir a comer habas, que ya ha llegado la República!.
 
No entendimos la invitación del tío Arturo y seguimos brincando y aprovechando la radiante mañana dominical.

5
El crucifijo

Unos días después, en la clase, en medio de la resolución de una tripona descabellada, de ésas que a veces Don Juan Antonio Moyano nos daba de castigo, llegó un grupo de mujeres vestidas de diario y con moño. Al entrar las mujeres, los alumnos nos levantamos como de costumbre, dijimos buenos días a las señoras, como nos había enseñado el maestro, pero ellas no nos dijeron que nos sentáramos.

El maestro nos los dijo y las señoras expusieron en voz alta y autoritaria, hablando al maestro como enfadadas, que tenía que volver a colocar  en su sitio el crucifijo que siempre había estado por encima de su mesa, colgado en la pared y que había quitado hacía unos días.

Don Juan Antonio Moyano, con voz amable y serena, como cuando nos explicaba algún problema de álgebra, de conversiones de áreas y hectáreas, arrobas, litros o quilos, alguna regla gramatical enrevesada, con gerundios que se parecían a monstruos que no se relacionan con personas, les contestó que había recibido la orden del Ministro de quitar el crucifijo y que no podía desobedecer sus órdenes. Las mujeres agacharon la cabeza y se fueron refunfuñando.

Siguió la clase y recitamos la poesía semanal aprendida de memoria, que tanto nos gustaba y en la que rivalizábamos de entusiasmo.

6
El catecismo

Al proclamarse la República, la enseñanza religiosa no era obligatoria. La República le retiró la paga al clero, lo que los curas no pudieron soportar. Pero no era un régimen dictatorial, y los padres que querían que sus hijos siguieran estudiando el catecismo, lo podían.

Mientras unos estudiaban catecismo y eran después interrogados por Don Juan Antonio Moyano, el maestro, los otros estudiábamos las otras asignaturas. Muchos estaban a disgusto al ver que los demás escapábamos de los Evangelios y nos divertíamos con cuentas, poesías y canciones.

Un día, mientras los compañeros de catecismo repasaban el credo, nosotros cantamos con el maestro:

Ya se van los pastores a la Extremadura
Ya se quedan las sierras tristes y oscuras.
Ya se van los pastores, ya se van marchando.
Más de cuatro zagalas quedan llorando.
Al volver los pastores cañada abajo,
Ya se ponen las gentes el traje majo
Ya se ponen las gentes el traje majo.

Los de religión nos miraban con envidia. Poco a poco se iba notando el progreso en matemáticas y escritura de los que no estudiábamos religión. No obstante por Navidad, los niños solíamos ir a pedir a las casas y cantar:

A esta puerta hemos llegado
Con deseo de cantar
Denos usted la licencia
Para poder empezar
En medio de este portal
Hay una fuente que mana
Donde se lava María
La hermosura de su cara
En medio de este portal
Hay una escalera redonda
Donde puso Dios los pies
Para subir a la Gloria
Tengan ustedes buenas noches
Con  alegría y placer
La que tuvo la Virgen María
Y el divino San José
¿Hay algo?
Cholas de galgo, (nos contestaban a veces)
Despedida (si no daban nada):
Cholas de galgo
La despedida te echo
La que echó Dios a Perrinches
Permita Dios que te llenes
¡De pulgas, de piojos y chinches!
(si daban algo):
La despedida te echo
La que echó Dios a la cepa
Permita dios que te encuentres
Un bolsillo de pesetas.

7
El baile de las izquierdas y el teatro Arniches




El pueblo toledano de la Torre de Esteban Hambrán, a unos cincuenta kilómetros al suroeste de Madrid, es un pueblo agrícola por excelencia donde domina el cultivo del viñedo. Se encuentra a la derecha de la carretera principal Madrid-Mérida llamada de Extremadura, y a partir de aquí, el nivel del terreno empieza a bajar de forma tal que las aguas van encaminándose hacia el Río Alberche, situado al norte del pueblo a una distancia de cuatro kilómetros. Esto hace que toda la jurisdicción del pueblo se encuentra en una hondonada, lo que ocasiona unas temperaturas en verano muy altas llegando a treinta grados. Este calor produce en el viñedo unos efectos muy favorables a la graduación del fruto, pues se dan vinos de más de veinte grados de alcohol.

Existe lindante con su jurisdicción un gran latifundio, de miles de hectáreas, al que le rodean siete pueblos (Santa Cruz del Retamar, Quismondo, La Torre, Méntrida, Villa del Prado, Almorox, Escalona), el Monte Alamín, que venía de feudales, duques, condes y marqueses, aunque daban a cultivar algunas parcelas a los labradores del pueblo. La finca en sí servía (sirve) para recreo de sus propietarios y amigos, quienes se divertían (se divierten) con ir a cazar toda clase de animales que allí se crían.

Hubo gran lucha política desde antes de 1808, con los negros (liberales) y los blancos (conservadores). Mi padre leía El Liberal. Recuerdo que mi madre se apiadaba, pasando por ciertos sitios, de los que fueron matados en los alrededores en las guerras carlistas, cuya memoria se conservaba vívida. Rezaba en las retamas, en el campo, y ataba un nudo en la retama para el alma de los que murieron con el general Espartero,  que combatió a los sublevados que luchaban contra Isabel II. El grupo de facciosos de las cuevas fue muy importante, escondido en las cuevas del arroyo que pasa por el Monte Alamín. Se dice que cuando alguien iba al monte le robaban la ropa. También se decía que los franceses de Napoleón llegaron al pueblo y que algunos de ellos fueron tirados a los pozos del Convento.

En la calle Mariano García, Rosa y Nicolasa las Pasteras tenían un gran solar. En la calle de San Roque (en la carretera vieja de Madrid), Rosa la Pastera alquiló una gran nave a la Unión Artesana, el baile de las izquierdas.

La compañía teatral Arniches, fundada por Luis Santana y los socialistas (mi hermano Eudaldo, Pedro Caballero, Aurelio Serrano, Marcelino Zamorano, Higinio el panadero), Julio Escudero, el gracioso Caracuca, se instaló allí hacia 1930. Se empleaba a las mujeres del pueblo, como Silviana Villegas, Margarita y otras, para los papeles, a los Grilleras que tenían muy buena voz para cantar.

Yo iba a escuchar las obras porque mi hermano era uno de los directores con su amigo Luis Santana, secretario del juzgado. A veces me daban los papeles de los artistas que copiar y me los aprendía. Recuerdo cuánta gracia le hacía a Eudaldo, en los ensayos, que Luis, con gran don de improvisación teatral, cuando olvidaba una réplica, inventara otra y siempre le salía bien lo que se le ocurría.

Se echaron varias obras, se daban las representaciones en el salón de la Unión Artesana, con mujeres y hombres del pueblo, que en invierno divertían a la gente: Don Quintin el Amargado, El alma de la copla, Juan José de Dicenta, entonces muy de moda entre los intelectuales de izquierdas. Mi hermano hizo de Juan José,  obrero preso en la cárcel por culpa de su amor loco por la coqueta Rosa, como después lo estaría Eudaldo, pero por “adhesión a la rebelión“, o sea por defender la República.

El baile de las izquierdas fue una gran suerte para aquel pueblo, ya que por una peseta al mes se podía entrar los días de baile y beneficiar, si uno se casaba, del baile gratis. Había un piano manubrio y después se puso una gramola.

Antes, el baile de la tía de la O costaba cada sábado una peseta, por eso los jóvenes se organizaron.

Echaron Juan  Simón. Recuerdo la trágica canción del enterrador.

Era Juan Simón en el pueblo el único enterrador.
Soy enterrador y vengo de enterrar mi corazón. 

El alma de la copla, con mucho flamenco, tuvo mucho éxito. Cantaba uno de los Grilleras con magnífica voz, cuya hermana, Paula, novia de Eudaldo, murió de pulmonía por haber dormido en verano en el suelo.

Nos aprendíamos las canciones de los dos rivales que quieren a una mujer:

Con la ventana entreabierta, estás tumbada en tu cama
si estás durmiendo en tu cama
despierta, mujer despierta
que en el umbral de tu puerta
hay un querer que te llama
despierta, mujer, despierta

El rival (en el patio):
¡Qué me gustas, Mariquilla,
con el pelo alborotado
la falda por las rodillas
y ese juego arrebatao
del color de tus mejillas!

También se cantaba la canción de Los segadores, no recuerdo si sacada de Don Quintín, el amargado, que también se echó:

La espigadora, con su esportilla,
Parece la sombra de la cuadrilla.
Sufre espigando tras los segadores
Los mismos sudores
Que el que siega y que trilla.
Y cuando suenan las caracolas,
Por esos campos van ellas solas
Y se engalanan con amapolas,
Con abalorios y engaricolas.
¡Ay, ay, ay, ay! Ten piedad de mí segador,
No rebañes los campos de mies,
Que detrás de las hoces voy yo.

En Juan José, Eudaldo hizo el papel del humilde albañil, Juan José. Recuerdo cómo declamaba al escapar de la cárcel donde le echan por enamorarse su novia de un rico: 

Ya está mi prisión abierta
Y yo no me atrevo a salir
Porque en el umbral de la puerta
Canta un centinela así
¡Centinela alerta, alerta!

Todas esas obras, dirigidas por Luis Santana y Eudaldo trajeron una época de auge cultural para la gente humilde del pueblo, que aprendía y se divertía.

También venía de Novés, por Cuaresma, días en que no se celebraban bailes, un forastero que con una máquina de cine proyectaba películas del cine mudo en el salón de la Unión Artesana, entre ellas las que nos hacían mucha gracia, la del llamado en el pueblo Tomasín, en realidad Charlot. Los muchachos, a quienes nos dejaban entrar gratis, nos sentábamos en el suelo cerca de la pantalla.

La casualidad quiso que en la cárcel de Yeserías en 1939, nos encontramos con él, mi hermano, quien le contrataba en el pueblo para echar las películas, y yo.

Hacia 1933 el comerciante Lobato alquiló su local en la calle Real, con un escenario, a la Unión Artesana. El se reservó un palco.

Las derechas construyeron otro baile-teatro en un solar de Paco Escudero, la Alegría Torreña, cerca del álamo, a la izquierda, viniendo de Madrid.

Así se iba al baile con los de su afiliación, ya que las derechas no querían mezclarse con los demás de clase humilde.

A la vez que se formaron estas agrupaciones artísticas, fueron organizándose asociaciones obreras, como la Defensa, sindicato afecto a la UGT y un grupo político afecto al PSOE. Todos los componentes o en su mayoría eran trabajadores y obreros, por este motivo los que se creían riquillos no adherían a ellos. Formaron pues otro baile y asociaciones de diversión, y sus partidos políticos, lo que trajo como consecuencia la división total y adversa.
8
La Panificadora obrera

La panadería o cooperativa creada por los de izquierdas, durante la República, llamada Panificadora Obrera empezó a regirla como panadero Higinio, socialista y músico, que vivía en la carretera nueva, a orillas del puente de San Sebastián  (sito sobre un reguero profundo que va al arroyo, frente al camino de Toledo).  Fue un gran éxito porque los obreros llevaban la leña, todos abastecían de leña el horno y todos los obreros compraban allí el pan. El pan se traía a un establecimiento cerca de la iglesia, propiedad de la familia Santana. Al cambiar de  domicilio el horno, por haber comprado los socios una casa adecuada en la calle del Angel, entró como panadero Servando Zamorano Alonso, al que se consideraba de izquierdas. Al estallar la sublevación, la otra panadería, la de Sabas Escudero, regentada por su hijo Rufino, que participó en la sublevación, fue incautada por el Ayuntamiento y pusieron de regente en ella a Servando. Debido a esto al terminar la guerra, Servando fue acusado de haberse apoderado de la panadería de Sabas y condenado a pena de muerte. Fue indultado. Estuvo en Yeserías y en Valladolid encarcelado, lo que consta en el expediente 9.925, el nuestro. Con él estuve en Yeserías, antes de que me trasladaran a Porlier, a Cuéllar y Segovia. No le volví a ver.
9
No quería ir al Monte
 
Pasaron unos años. Yo iba para los trece. Una mañana tenía que salir con mi padre al Monte Alamín, con las mulas para tapar abarcones (3) con el azadón mientras él y Eudaldo, mi hermano mayor, araban y sembraban . Mi presencia les evitaba parar de  arar.
 
Mientras mi padre sembraba yo llevaba las mulas arando para tapar los granos. Mi padre sembraba quince surcos; yo iba tapando los abarcones de esos quince surcos.
 
Pero aquella mañana, hacia las nueve yo tenía unos deberes que entregar al maestro y no quería faltar. Se me había pasado el gusto por los novillos. Me apasionaba el estudio.
 
Me escondí detrás de la ermita de San Roque y desde allí oí a mi padre que me llamaba: ¡Daniel! ¡Daniel! ¿Dónde estará este muchacho?“.
 
No salí de mi escondite y los vi salir a mi padre y a Eudaldo, camino del Monte Alamín donde mi padre tenía arrendada una parcela de terreno, cada año en un quinto distinto: el quinto de Montrueque (que linda con el arroyo que dividía lo que cultivaban Santa Cruz y La Torre), el quinto de Valdejudíos (Umbría, Solana y Los Llanos), el quinto de Valdeparras (que linda con el arroyo de Mazalba, que dividía lo que cultivaba Méntrida a la derecha y La Torre a la izquierda) y el quinto del Castillo que pega con el río Alberche. Todo ese latifundio pertenecía a duques, condes y marqueses. Con la Reforma Agraria, todo se repartió entre los pueblos porque el latifundio fue expropiado pasando a disposición de los labradores. Pero entonces, antes del Frente Popular, se sembraba un año de trigo y cebada un quinto y al año siguiente se dejaba de eriazo.
 
Por la noche, cuando mi padre y mi hermano Eudaldo volvieron del Monte, al ver mis lágrimas y al oírme contar lo de los deberes, mi padre no me riñó. Amaba el campo pero en su tiempo también le había gustado la escuela y sabía mucho de cuentas y de joven se las había valido para administrar su hacienda al quedarse huérfano con sus hermanas, mis tías Petra y Blasa.
 
Siempre me pesó aquel engaño a mi padre tan noble y tan generoso.

10
Damián y las vacas amaestradas.
 
Damián Plaza Fernández, quien vivía entonces, antes de la guerra, en la cuesta de San Roque, amigo de mi hermano Eudaldo, quien le enseñó a leer y contar,  había amaestrado a las vacas. Se las vendió a Eudaldo, cuando se fue al servicio militar hacia 1932, con la condición de que le trajera mieses del campo aquel verano. Una vaca, “Golondrina“, negra, tuvo dos o tres crías;  otra, “Urraca“, blanca y negra, era machorra, no tuvo descendencia. Con una vara, la “llamadera“, se las guiaba.
 
Algunas viñas de la Torre, en valles pantanosos también fueron atacadas por la filoxera y allí los cereales no prosperaban, pedazos quedaban perdidos, cuajados de hierba para vacas. Esta situación facilitaba el sostenimiento de las vacas, pero cuando prosperó la viña americana, la filoxera no aniquilaba la cepa, esas tierras ya no tenían hierba, y había más dificultades para mantener las vacas, las mulas prosperaron, comiendo paja y granos.
 
Mi padre, Pedro Serrano, vendió las vacas teniendo yo unos trece años, yo solía ir con el carro y las vacas, a los doce o trece, delante del carro cargado, con la llamadera al hombro; al estar vacío el carro, las vacas iban solas y, desde el carro, yo las guiaba  pinchando a la que estaba al lado opuesto al que se quería ir y obedecían.
 
Recuerdo que al poner el yugo horizontal delante de ellas en el corral de nuestra casa, las vacas perfectamente amaestras, venían solas a meterse debajo.
 
11
El incendio
 
Al año siguiente, con catorce años, y envidiando a los chiquillos que seguían yendo a las clases de Don Juan Antonio Moyano, ya estaba trazado mi porvenir de labrador, aunque soñaba con ser aviador, como lo intentamos después, con dieciséis años, escribiendo al ministro (o a un coronel) de la aviación yo y un compañero que compartía mi pasión.
 
También tocaba la bandurria en casa con Eudaldo, quien tocaba el laúd. Un día salimos a tocar por la calle, con un grupillo de músicos aficionados y causamos la alegría de los paisanos al pasar por la calle Real tocando: “Por la calle de Alcalá, la florista viene y va.
 
Era época de reivindicaciones campesinas. En Asturias arreciaban huelgas y movimientos sociales. En el pueblo la cooperativa “La Panificadora Obrera“, de la cual eran socios mi padre y sus amigos, estaba en auge. La formaron los labradores de izquierdas  que le vendían el trigo para el pan consumido por obreros y trabajadores. A cada uno de los obreros de izquierdas les compraba la panificadora obrera una carga de leña para el horno, por unas tres pesetas, casi un jornal.
 
Higinio, el panadero, gran conocedor de música, enseñó a las organizaciones obreras y al Partido Socialista, (fundado por mi hermano Eudaldo, con sus amigos Pedro, Aurelio, Marcelino e Higinio) a cantar la Internacional. La cuota pagada servía como seguro médico. Si caían enfermos el médico los asistía sin cobrar. Eran tiempos de gran solidaridad.
 
Fue entonces cuando, una noche cerrada, ardió una hacina de trigo enfrente de San Roque, iluminando las eras circundantes, la ermita, la carretera vieja de Madrid, con la cuesta por la que subían los carros que venían a por vino al pueblo, antes de que se vieran camiones de ruedas macizas.
 
Esa cuesta era tan costosa de subir que los vinateros usaban  también de gran compañerismo con sus carros de vara, unciendo los animales de un carro al otro para culminar la cuesta llegando a la famosa Oliva del Trago, así llamada porque allí solían descansar echándose un trago de “ese vino cristalino criado entre verdes matas, que a los hombres más valientes los hace de andar a gatas“, según reza el dicho torreño que ensalzaba el sabroso vino, dicho oído mil veces en boca de mi madre y de mi padre.
 
Al alboroto causado por las fieras llamaradas que cundían por doquier, acudió el vecindario empezando a llevar cubos de agua de los pozos más cercanos. El propietario de la era, un cacique y terrateniente, Felipe Lobón, andaba gritando y acusando a los obreros del siniestro.
 
Nos acusaba a nosotros también, aunque llevábamos cubos de nuestro pozo para salvar su trigo.
 
Mi madre casi desfalleció, herida hasta el alma por las malvadas afrentas del personaje: “¡Ahí tienes –vociferaba- de lo que son capaces los amigos de tu hijo el socialista!“. De tener unos años más, no sé si mis puños hubieran resistido las ganas de defender a mi pobre madre inocente y a mi hermano que acababa de salir al Monte a trabajar.
 
12
La autopsia
 
La fábrica de alcoholes, cerca del arroyo, donde las mujeres lavaban las sábanas y las tendían al sol con una piedra en cada esquina, aún en los años sesenta, empleaba a una docena de obreros. Entre ellos, Cesáreo, marido de María, tuvo la desdicha de que se le cayera encima una  peña de casca, del orujo de las uvas, rompiéndole una pierna. Se le gangrenó y murió. El médico del pueblo certificó que la muerte no tenía que ver con el accidente. María se quejó al sindicato “La Defensa“, el cual, dirigido por Eudaldo, recurrió hasta que se determinó la autopsia. El equipo médico siguiente confirmó la opinión del médico local.
 
María no obtuvo ninguna pensión y malvivió gracias a la ayuda de sus hermanos.
 
Nosotros, unos cuantos chiquillos del pueblo, llenos de curiosidad, presenciamos la autopsia escondidos detrás de una tapia del cementerio, ya que fue donde se hizo. Pero es apenas si pudimos distinguir el cadáver desde donde nos encontrábamos.
 
En honor a la lucha llevada a cabo por mi hermano Eudaldo por la justicia, María  registró a su hijo, del que estaba embarazada desde antes del accidente, con el nombre de “Eudaldo“, pero al morir su padre, se le llamó corrientemente Cesáreo.
 
13
La  lucha política
 
Las mujeres obtuvieron el derecho de voto, gran progreso de la República, en noviembre del 33, lo que muestra lo avanzada que estaba ideológicamente nuestra República española, si se compara con la Francia de la Revolución, de la Comuna y de tantas revoluciones, donde ese derecho no se consiguió hasta 1945.
 
En Madrid las derechas sacaron canciones burlonas como la siguiente, de la que se vendieron coplas en el pueblo:
 
¡Ay qué guasa! ¿pues qué pasa? Que a votar se ha marchao la Tomasa,
Y no se sabe cuándo volverá,
Y mientras yo voto a Pepe o a Luis, le coses el roto que lleva el mandil.
Y él cuida  el puchero,  y le echa la sal
Y  cuida al pequeño  que de purga está.
¡Ay qué lío ! dice el tío, este mundo le han vuelto al revés,
Ahora  sí que estoy  perdido ¡que no sé si soy hombre o mujer!
 
Ya no era obligatorio el casarse canónicamente, ni el entierro religioso, que no era (ni es) gratis.
 
Esas ventajas que trajo la República, además de la jornada de ocho horas, los maestros doblados con el Frente Popular, la Reforma Agraria aplicada en el Monte Alamín con la donación de tierras al pueblo, no fueron entendidas y fueron combatidas por los “riquillos“. No contrataban para los trabajos agrícolas a ningún jornalero que simpatizaba con las izquierdas. El Primero de Mayo lo saboteaban llevando al trabajo a los jornaleros de su preferencia. Esto dio lugar a que cuando las izquierdas pudieron hacerlo, abrieron una especie de “bolsa del trabajo“ en la cual estaban anotados todos los jornaleros con su especialidad y era obligatorio acudir a esta “bolsa“ para contratar a un peón, así pues el que estaba en cabeza de lista era el que tenía que ser contratado. El saboteo y la lucha de éstos “riquillos“ fue enorme, hasta que en julio de 1936 llegaron a sublevarse con las armas en la mano.
 
14
Los barbechitos del Monte Alamín y la sublevación
 
En febrero de 1936 en el latifundio del Monte Alamín, los braceros, provistos por primera vez  de ganado y aperos de labranza facilitados por el gobierno, podían cultivar las tierras de secano. ¡Qué gran esperanza germinó entonces! Empezaron los barbechos a últimos de febrero.
 
En el pueblo algunas personas bien informadas de lo que se fraguaba en el país decían a los braceros cuando volvían del trabajo: “Ya veremos quién siembra esos barbechitos“. Se corrió la voz del dicho por el pueblo. Los braceros de la cooperativa extrañados y sin entender la indirecta, contestaban: “¿Pues quién los va a sembrar sino nosotros?“.
 
En efecto, se tenían que sembrar a últimos de octubre con trigo y cebada aquellos barbechos preparados gracias a las facilidades concedidas por el gobierno pero fueron perdidos debido a la  entrada de los rebeldes en el pueblo a mediados de octubre.
 
Abandonar las eras repletas de mieses por trillar, montones de trigo por limpiar aventándolos, era impensable para cualquier labrador. Dio qué pensar en el pueblo que eso sucediera en algunas eras, el 18 de julio de 1936 y se pensó en la posibilidad de que tuviera relación con los acontecimientos de Madrid y de Toledo.
 
El 22 de julio, día de la Magdalena, fiesta del pueblo, las autoridades constataron que los propietarios de las eras abandonadas estaban parapetados en sus casas. Fue el principio de la sublevación en el pueblo.
 
Hubo varios focos de sublevación, como se lo conté a los directores de cine Henri Belin y Susana Arbizu, en su película, No darse por vencido, que expone mi lucha por la memoria republicana en La Torre y su visión de la llamada Transición.
 
Uno en la casa del Jefe de Falange, Juan Aguado López, cuyo nombre fue dado en 1937 a las escuelas construidas por el Frente Popular y a la calle donde vive mi prima Patro. Mis hermanos y yo nacimos en la calle de los Mártires de Jaca (antigua calle de Madrid), que hoy sigue llevando el nombre de José Antonio y atraviesa el pueblo. La han alargado y han puesto otra placa con dicho nombre más allá de la Barrera.
 
Juan Aguado se parapetó en su casa con varios y le tiró una bomba artesanal cuando mi hermano vino con otro concejal a decirle que “abrieran puertas y ventanas, que nada les ocurriría“. Juan Aguado salió por el corral de mi prima Juana quien se asustó y gritó al verle barbudo y desgreñado tratando de escapar varios días después.
 
Otros focos fueron el de la casa de Marcial, el de la casa del médico don Pablo, el de la del Roquito.
 
En la calle de las Cruces que sube hacia el convento, desde la casa de Marcial, “Peralta“ mató a dos de izquierdas, Román Rueda y “Lesnas“. Román era de Santa Cruz, donde reclamaron venganza.
 
También disparó desde el ventanal de la casa de los Alonso el hijo del chófer hiriendo a un paisano, (el Cañero, quien también fue represaliado).
 
Las autoridades organizaron la defensa del pueblo y se consiguió sofocar la sublevación con ayuda de unos veinte milicianos de Valmojado y Madrid. Se llevaron a varios presos pero llegados a Madrid a muchos los soltaron. Se ajustició a Juan Aguado y a algunos de sus secuaces, miembros de Falange y de Acción Católica, quienes encabezaron la sublevación en contra de unas autoridades a las que sólo podían achacar el haber puesto en marcha las reformas del Frente Popular.
 
Así fue el caso de la Reforma Agraria, que se aplicó a rajatabla en el Monte Alamín.
 
Además existía en la Torre, una hacienda muy grande, heredada de un tal Gerardo Valdés Flores, por Asunción Valdés, la Señorita. Los que la cultivaban antes de la guerra no le pagaban o mal el arrendamiento. Para cobrarse, tuvo que incautarse de las cosechas y encontró como solución ponerse de acuerdo con los labradores de izquierdas para que recogieran la cosecha con la que se cobraría. Después les dio toda su hacienda en renta, con Mariano Serrano Sánchez, el Navarrito, como administrador. Debido a esto al terminar la guerra, las derechas volcaron su odio en contra de la Señorita y de su administrador.
 
En la Torre, sofocada la sublevación, se hizo la recolección de mieses, la cooperativa que se había formado de jornaleros se ocupó de recolectar las cosechas de los sublevados y mi padre y yo nos ocupamos de nuestra recolección.
 
Al llegar el mes de setiembre de 1936, cuando de Talavera llegaron los facciosos a Santa Cruz del Retamar, en vez de seguir hacia Madrid, cambiaron los mandos de Yagüe por Varela y siguieron por la carretera hacia Toledo para liberar a los parapetados en el Alcázar. Yo estaba entonces en la cañada entre Santa Cruz y La Torre, viendo cómo los aviones Junkers trimotores daban vueltas en Santa Cruz del Retamar, a una altura de unos trescientos metros, para con el ruido asustar a los churregos. De allí  siguieron hacia Toledo.
 
De haber ido directo para Madrid, se puede pensar que hubieran entrado en Madrid porque la República entonces no tenía armas para defenderse.
 
Por eso también retrasaron la entrada en La Torre hasta octubre, en que tuvimos que salir del pueblo.
 
15
El cuartel de las milicias
 
Se puso el cuartel de las milicias  en la casa que le incautaron, en la Cruz, a Felipe Lobón Valdés, sublevado, (casa heredada de Pepe Recio). Había sido alcalde durante la dictadura de Primo de Rivera, y en una ocasión, en que mi hermano le habló de una carretera mal adecuada para los carros, le contestó que ya se vería, cuando él fuera alcalde, si las haría mejor. Era un tirano con los trabajadores, odiaba a los socialistas.
 
16
Las Casillas de Méntrida y de Santa Cruz
 
Estaban en el término de La Torre. Un casillero se ocupaba de ellas para la Torre, otro para Méntrida.
 
Para guardar las carreteras, de cantos machacados, con tierra y piedra arenosa, con una cuneta para el agua, los camineros cuidaban la carretera y dormían en la casilla de Méntrida o de Santa Cruz. Había un pozo más bajo, ya en la Torre. Al venir de la Casa Canal yo les daba de beber allí a las mulas, en la casilla de Santa Cruz.
 
Los hijos de los casilleros iban a  la escuela a La Torre. Un hijo del casillero de Méntrida puso una peluquería en La Torre. Venía en bicicleta desde la casilla hasta que un día salió a la carretera (simpatizaba con las izquierdas), era ya de noche y le dispararon un tiro. No se supo quién fue. Quedó oculto. Cuando la sublevación, unos días antes del 18 de  julio del 36, uno de derechas que participó en el atentado estaba segando en Madrid y del pueblo le escribieron que ya todo estaba arreglado.
 
La carta fue interceptada por interrumpirse el correo. Se descubrió que el hijo del peón caminero de la casilla de Méntrida fue agredido y herido por un hijo de Justo “el Manguero“, quien había disparado, unos meses antes, hacia enero, Juan Aguado Merino. Le detuvieron, le juzgaron y fusilaron, de lo que se vengó el padre, de las derechas.
 
17
La huida
 
Nací el 3 de enero de 1920, día de San Daniel, por lo que Daniel me bautizaron. Crecí entre labradores y aquella aciaga mañana de octubre del 36, tuvimos que salir del pueblo, mis padres, una hermana y yo, con paja y granos para las mulas, un pan y un botijo de agua para el camino. Las autoridades del Frente Popular, entre ellas Pedro Caballero, alcalde, y mi hermano, teniente de alcalde, se quedaron en el pueblo unos días más.
 
Ibamos hacia la cercana Méntrida.
 
Dejábamos atrás media vida nuestra, la casa de nuestros antepasados, con el granero lleno del trigo recolectado durante el verano, cabras y gallinas, dos mulas viejas.
 
A mis padres les causaba gran desazón aquella huida ante las hordas fascistas que ya ocupaban el vecino Santa Cruz.
 
Cada rincón del pueblo, sus caminos, sus fuentes, sus olivares y veredas desfilaban ante nuestros ojos perplejos hasta que llegamos a la casilla de los camineros, al final del término de La Torre. ¿Cuándo los volveríamos a ver? 
 
Aunque nos embargaba una infinita tristeza esperábamos volver pronto. No obstante, al llegar a Méntrida, nos dijeron que había que seguir sin mirar atrás. Así llegamos a Villamanta donde dormimos en el carro cubiertos con las mantas que llevábamos, acurrucados unos junto a otros, interrogándonos sobre nuestro incierto porvenir.
 
Al día siguiente, mi padre fue al ayuntamiento donde le ordenaron que siguiera hacia Villaviciosa de Odón. Allí pasamos otra noche. La gente se extrañaba de vernos deambular y explicamos que los facciosos ya habrían entrado en La Torre, avanzando por la carretera de Extremadura. Pasamos por Brunete y llegamos a Sevilla la Nueva, donde hicimos noche de nuevo y nos aconsejaron ir hacia Cuatro Vientos, población de las afueras de Madrid con cuarteles y campo de aviación.
 
Encontramos a paisanos que traían poco más o menos el mismo recorrido y nos dirigieron hacia Carabanchel Alto. Estábamos cansados pero nos alimentábamos en las poblaciones por las que pasábamos, comiendo fiambre: chorizos y quesos con pan. Llegamos a Carabanchel Bajo. En el ayuntamiento nos encaminaron a una finca del puente de Vallecas.
 
Era una casa abandonada por unos marqueses con una finca. Allí estaban unos paisanos de La Torre. Vivimos juntos unos veinte días, transportando ladrillos a las obras que seguían. Los camiones ya no transportaban y los constructores nos contrataron para el transporte.
 
Entretanto los facciosos habían entrado en el pueblo, de donde tuvieron que salir las autoridades. Marino, el taxista del pueblo, proporcionó a mi hermano Eudaldo, que había salido con el alcalde, los concejales y el juez, un alojamiento en un edificio incautado por la CNT, calle Covarrubias, 34, 2°, izqda. Allí nos encontramos con gran alegría a la vez que con gran pesar.
 
18
Madrid
 
Cobijamos el carro y las mulas en un garaje vecino, también incautado, cerca de la Glorieta de Bilbao.
 
Entonces mi padre cambió el carro de pértigo usado en La Torre con excelentes ruedas, fabricadas en Santa Cruz, por un carro de varas como los que usaban los vinateros que venían a por vino al pueblo. El carro de varas era más práctico para las calles de Madrid donde las mulas iban en reata y no resbalaban como con el otro carro.
 
El carro de pértigo que habíamos usado desde toda la vida, en el que íbamos al Monte Alamín mi hermano Eudaldo y yo, en el que él cargaba la mies que yo me traía solo a la era, allí se quedó.
 
Nos juntamos en las cinco habitaciones del piso de la calle Covarrubias, piso dejado vacante por unos señores que en julio estaban veraneando en San Sebastián y que allí se quedaron, dejando en Madrid sus alfombras y piano. Allí vivimos con otra familia de tres personas, evacuada de La Torre. Mi madre y mis hermanas (una estaba sirviendo en Madrid y se juntó con nosotros en aquel piso lujoso con ascensores) iban a hacer cola a diario para el abastecimiento.
 
Con el carro y las mulas mi padre y yo transportamos muebles de los evacuados de la Ciudad Universitaria al centro. Después, mi padre traía paja para las vacas de Madrid y víveres de pueblos libres (Alcalá, Aranjuez, Puebla de Almoradiel y otros pueblos de la Mancha) con Eudaldo, su cuñado Mariano y Aurelio, concejal de La Torre. Facilitamos el abastecimiento de la capital sitiada por el fascismo. El gobierno decidió evacuar de Madrid toda la población que no fuera necesaria para la resistencia y nosotros pudimos justificar que estábamos siendo esenciales  para la supervivencia de sus habitantes. Así a mi padre, que ya tenía más de sesenta años lo querían evacuar, pero al justificar la ocupación que tenía en Madrid no le alcanzó la orden de evacuación y seguimos nuestra labor. A finales del 36 Eudaldo se enroló en los Carabineros, cuerpo de vigilancia y de infantería durante la guerra. Estuvieron en la defensa de Madrid. Su unidad se quedó en Madrid con el cuartel general en Hortaleza.
 
En Madrid había una organización de jóvenes, “Alerta”, creada en julio del 36, para instruirse militarmente, a la que me afilié. Ibamos marcando el paso por la calle, con fusiles de madera, cantando con entusiasmo La  Joven Guardia:
 
Somos la joven guardia
Que va forjando el porvenir
No queremos miseria,
Sabremos vencer o morir.
Noble es la causa de librar
Al hombre de la esclavitud
Aunque el camino hay que regar
Con sangre de la juventud
Joven guardia, siempre en guardia,
Al tirano burgués y cruel
Joven guardia, siempre en guardia
¡No le des paz ni cuartel,
Paz ni cuartel! 
Mañana por la calle
La joven guardia marchará
Ante la joven guardia los poderosos temblarán.
 
Después yo ingresé en transmisiones con diecisiete años, un amigo de La Torre me lo facilitó.
 
Me las valí para que me admitieran en el cuerpo de transmisiones ya que no tenía la edad reglamentaria para entrar en el Ejército.
 
Dejé a mis padres con mis hermanas para ayudar al Ejército de la República que luchaba contra los sediciosos. Después de la ofensiva de Brunete fuimos a Belchite. Mi compañía, dirigida por el capitán Ródenas, fue integrada en el 20 Cuerpo de Ejército, dirigido por el Comandante Trigueros y nos destinaron a la ofensiva de Teruel.
 
19
Brunete
 
En Brunete conocí al teniente-coronel Modesto, jefe del Estado Mayor del Quinto Cuerpo del Ejército. Era un hombre de unos cuarenta años, que defendió la República con gran energía. Me llevó al telescopio, del que yo sería responsable.
 
Me dijo: “Tú vigilas el movimiento del enemigo por las carreteras de Brunete, Villanueva de la Cañada, Sevilla la Nueva y Navalcarnero y me comunicas el número de vehículos que pasan. Recuerda que de noche cada faro cuenta por dos vehículos, uno alumbra al otro.“
 
Yo estaba orgulloso de tal responsabilidad y me esmeraba en el cuido del aparato flamante instalado en una trinchera en la cúspide de un montículo pelado, Pico y Pala, entre Quijorna y Villanueva de la Cañada.
 
Allí estaba cuando salía el sol después de desayunar un vaso de café caliente y un pedazo de pan.
 
En aquella ofensiva de Brunete, el cuerpo de zapadores del Quinto Cuerpo de Ejército abrió trincheras y se estableció en aquel cerro el Alto Mando, dirigido por el teniente-coronel Modesto.
 
Navalcarnero era un pueblo que yo bien conocía por los recorridos que solía hacer hasta allí en bicicleta desde La Torre para pasear por el pinar de aromas embriagadores.
 
Observé y conté los camiones militares del enemigo que venían desde Navalcarnero, tan evocador de deleites juveniles, hacia Sevilla la Nueva.
 
Por la noche cada luz se contaba por dos, cada camión alumbrando el de delante, en una treta falaz del enemigo.
 
En Brunete hubo mucha resistencia pero vencimos y llegamos hasta cerca de Sevilla La Nueva. Tampoco llegamos a Navalcarnero, que era nuestro objetivo para cortar la carretera de Extremadura a Madrid.
 
Los hombres que componíamos el cuerpo de transmisiones eran de todas las profesiones. Uno era abogado. Un día le dije, como solíamos decir en mi pueblo, que “había dado un faró“. Él me contestó pensativo: “Estoy pensando de qué origen vendrá esa palabra y qué significará“. Me quedé sorprendido porque lo decíamos a diario por “resbalar“. Otros eran obreros, panaderos, mecánicos, electricistas. Estos eran muchos en transmisiones. Sólo uno era de mi edad, el “italiano“, así apodado porque conocía a brigadistas italianos.
 
20
Belchite
 
En Belchite fuimos a Velilla, cerca de Zaragoza. Después de pasar unos días en la reserva, fui destinado a una compañía de transmisiones mandada por el capitán Ródenas, a últimos de agosto de 1937 y el capitán, al informarse de mi participación en la batalla de Brunete, me nombró cabo de escuadra, éste fue mi primer ascenso.
 
Fuimos a tender una línea hacia Quinto, ocupado por el enemigo. Pasamos cuatro el Ebro en barca pero en el río dispararon desde Quinto. Los que sabían nadar se tiraron al agua. Mientras mis compañeros regresaron nadando, yo dirigí con la mano la barca hacia la orilla. De allí volvimos al cuartel, en una casa abandonada.
 
Fuimos a comprar melocotones y no nos querían cobrar porque la CNT había abolido el dinero. Contestamos: “Nosotros cobramos nuestro sueldo, así que ahí tienen cinco pesetas“ y regresamos al cuartel cantando: “Guerra de la Independencia, Belchite no se tomó, lo hemos tomado nosotros, con energía y valor“.
 
Belchite se tomó, cosa extraordinaria, pero a los pocos días el enemigo lo recuperó, lo que demostraba que el fascismo tenía mucha fuerza.
 
21
Valencia
 
Después de Belchite fuimos a Valencia, a Cullera a descansar. Pusimos el cuartel en un almacén de naranjas, donde estuvimos hasta noviembre del 37.
 
Cullera era un paraje nuevo para nosotros, casi todos castellanos, con naranjos y arrozales y el puente colgante en la desembocadura del Júcar. Este paisaje me impresionó tanto que quise vivir el destierro, al que fui condenado después por los vencedores, en aquella región y allí fue donde me enamoré de una joven valenciana de bellísimos ojos verdes, de la que sólo pudo separarme la muerte.
 
Se formó un batallón de transmisiones, destinado para la ofensiva de Teruel, en el 20 Cuerpo de Ejército mandado por el Comandante Trigueros.
 
El tren de mercancías que cogimos en Sagunto para subir para Teruel iba suministrado con carbón de Puerto Llano porque Asturias estaba ocupada por Franco. Como era largo, iba despacio y nos apeábamos del tren y volvíamos a cogerlo, así hasta Mora de Rubielos.
 
22
Teruel
 
En Mora de Rubielos nos incorporaron al 20 Cuerpo de Ejército y entramos en la provincia de Teruel.
 
El éxito de la operación de Teruel causó un gran entusiasmo en el Ejército de la República. Llegamos cerca de Castralbo, en cuya ermita resistía el enemigo paralizando nuestras fuerzas. El Comandante Trigueros estudió una operación para tomar la ermita: cortar las líneas de transmisión del enemigo, empalmar nuestro teléfono y darles la orden de retirarse.
 
¿Quién iba a poner el cascabel al gato? Nos presentamos como voluntarios un sargento y yo, entonces cabo desde la ofensiva de Belchite. Trigueros nos dio las instrucciones, que consistían en ir al estado mayor de la 19 Brigada que estaba en primera línea y el Comandante nos indicaría el camino para encontrar el teléfono del enemigo.  Al salir del puesto de mando a las tantas de la noche, en que no se veían ni los dedos de las manos, para efectuar el trabajo, el Comandante Trigueros nos despidió con estas palabras: “¡Animo teniente Fernández y sargento Serrano!“.
 
Las líneas iban por tierra pero empezó a nevar y en poco tiempo un espeso manto de nieve cubrió las líneas que comunicaban a los de la ermita con su mando. No las  encontramos y volvimos para nuestras posiciones. La nieve de Teruel nos venció, la naturaleza se ligó contra la República. A algunos soldados se les helaron los pies. Dormíamos en casas abandonadas encima de una manta por grupos de cuatro o cinco cubriéndonos con las mantas restantes. Desde aquel tiempo rehuyó la nieve y su espectáculo me trae a la memoria nuestra odisea.
 
Cuando fracasamos en el corte de las líneas Teruel fue cercado por el Quinto Cuerpo de Ejército y las posiciones de Castralbo y la ermita ya no recibían refuerzos. Los enemigos se retiraron y nosotros avanzamos hasta llegar a Teruel.
 
En la carretera de Valencia en un banco pusimos nuestro cuartel. Encontramos billetes de banco italianos y alemanes y algunos de Franco, con los que encendíamos el fuego.
 
Dentro de Teruel se hicieron fuertes los franquistas en el Seminario. Tal vez pensaban hacer un nuevo Alcázar. La artillería rodeó el Seminario con cañones del 15 y del 30 y se rindieron. Había entre ellos bastantes guardias civiles, pues en un camión que evacuó los presos vi a varios. Nuestro entusiasmo fue enorme. Pero, como en otras ocasiones, Teruel fue de nuevo perdido.
 
23
De Manuel a la ofensiva de Peñarroya
 
Después de la ofensiva de Teruel, a muchos nos dieron vacaciones para ir a ver a nuestras familias y las aproveché para ir a Madrid, donde residían mis padres. Al incorporarme de nuevo a mi unidad, ésta la encontré en las posiciones que existían antes de la ofensiva de Teruel, nidos de ametralladoras retirados de  la capital. Allí pasamos bastantes días  y a mí me comenzó a picar en los brazos, fui a la visita del médico y me diagnosticó comienzo de sarna, así que me mandó al hospitalillo.
 
Cuando salí de allí  a mi unidad la habían trasladado. Me incorporaron en el estado mayor de la 19 Brigada. Estando en esta unidad salió un decreto para los que quisieran ser pilotos de aviación, con lo que siempre soñé. Si me incorporé a los diecisiete años en el Ejército fue justamente porque para intentarlo había que justificar tres meses como mínimo en el frente. Recordé que cuando era un muchacho escribimos una carta un amigo y yo a un coronel de aviación en Cuatro Vientos,  pero como es de suponer no nos hizo ni caso.
 
Ya estábamos a últimos de 1937 y yo disponía de todos los requisitos que se exigían. Hice mi solicitud por vía reglamentaria y el primer paso fue un examen médico por el que teníamos en la unidad en la cual yo estaba, fue favorable y me hicieron los papeles necesarios para presentarme en los Alcázares, donde se empezaban las clases para ingresar en la aviación. Allí me presenté a mediados de 1938. Pero se me formó una otitis con fiebre y todo y al presentarme al médico del establecimiento que era el que examinaba a los aspirantes a pilotos, fue suficiente para que el informe fuera negativo, con lo que se acabó mi examen. Me mandaron para mi unidad de origen.
 
Al llegar a la posición que ocupaba mi unidad me mandaron a la reserva a la provincia de Valencia, en Catarroja, donde pasé una semana.
 
Fuimos a parar en descanso a Valencia, a Cullera, y desde esta plaza me enviaron a Manuel, donde había una academia para estudiar y elevar mi grado de cabo a sargento.
 
Era una estación ferroviaria de Madrid a Valencia, nos alojaban en un pequeño cuartel y dormíamos en un colchón en el suelo, en una nave, unos cincuenta jóvenes de diecinueve o veinte años. Yo era de los más jóvenes, con dieciocho.
 
Aprendimos a organizar un pelotón, dieciocho hombres entre cabos y soldados. Además de la instrucción militar nos enseñaban cómo extender una línea de transmisiones, el alfabeto Morse, instalación de líneas telefónicas y estudio de aparatos telefónicos.
 
Salíamos a dirigir las guardias por las calles del pueblo, sobre todo a lo largo de la línea férrea. Allí oímos un rumor de que en un pueblo llamado Barig, arriba en la montaña, rodeado de cuevas naturales del Mondúver, había grupos fascistas camuflados en las cuevas, sin que la población interviniera y estuvimos a punto de subir a desalojarlos.
 
Al  terminar el curso con el grado de sargento, me destinaron al Ejército del Centro.  Fui a parar a Almagro, Ciudad Real. En mis funciones de sargento en el cuartel de Almagro permanecí un mes.
 
Después de pasar esa temporada en esta plaza ejerciendo de sargento, fui destinado a Almadén. La aviación fascista venía a bombardear y el electricista, que no era militar, algunas veces descuidaba apagar las luces de la población. Me destinaron a ocuparme del servicio eléctrico de Almadén y de las poblaciones servidas por esa central, para que cortara el suministro cuando vinieran los aviones de Franco a soltar su metralla. Nos encontrábamos ya a primeros de marzo de 1938.
 
Después ocupé un puesto en el Ejército de Extremadura participando en la última ofensiva que se dio para contrarrestar el avance que el enemigo realizaba sobre Barcelona. Este frente extremeño lo mandaba el general Antonio Escobar Huerta, un militar de carrera que había servido al mando de la Guardia Civil antes de la guerra pero que fue fiel a la República y por esta razón Franco le fusiló en febrero de 1940, a pesar de que el Cardenal Segura le defendió.
 
Nuestro pelotón extendió líneas del puesto de mando de Almadén a Peñarroya.
 
Durante esta última batalla (donde yo estaba en las trincheras, sin armas los de transmisiones) que se dio en Peñarroya ya se produjo el golpe de Casado apoyado por las unidades que componían las brigadas de Mera. Este golpe ya se venía preparando con acuerdo de Besteiro y otros, pues justamente por mi pueblo, la Torre de Esteban Hambrán, donde había una central telefónica, pasaban parte de las conversaciones que tenía Besteiro con el enemigo.
 
A nosotros implicados en la última batalla en Extremadura, nos sorprendieron los absurdos rumores de lo que en Madrid estaba sucediendo, que si “se habían sublevado los comunistas“ y en realidad, lo que pasaba es que éstos no admitían el entregarse al fascismo, así como así, pues Franco dijo claro y alto que no había condiciones, como así fue. Cometió todos los asesinatos que le vino en gana, cosa que se puede achacar a que en realidad era un “monstruo“ pues se pasó toda la carrera y vida matando.
 
Aquí se dio la guerra por terminada, se disolvieron todas las unidades que estaban con el general Escobar. Cada uno salió por donde le pareció, mientras el enemigo avanzaba.
 
Llegué a Almadén, de allí me fui para Ciudad Real, no recuerdo cómo, pero al llegar observé que la fachada del edificio donde estaba instalada la oficina del Partido Comunista estaba ametrallada, de lo que deduje que alguien había dirigido el ataque. Cabe preguntarse si fue el general Escobar el que se unió con los traidores Casado y Besteiro por no creer ya en nuestra victoria. En efecto, su cuartel general estaba en Ciudad Real.
 
El gobierno que se encontraba en Francia después de la caída de Cataluña regresó a España y al producirse estos acontecimientos fue el fin de la guerra y se vio obligado a exiliarse en Francia. Vino al poco tiempo la dimisión de Azaña de la presidencia de la República –cosa lamentable- y que ocasionó mucho mal a la causa republicana.
 
24
De Ciudad Real a las cárceles de Franco
 
Yo en Ciudad Real cogí el tren que iba para Alcázar de Sanjuán. Fui al Toboso a buscar a una hermana, quien estaba en casa de un amigo de mi hermano Eudaldo, que estaba con él con los Carabineros en Madrid. Al coger los dos el tren hacia Aranjuez, pude observar que un vagón venía lleno de prisioneros y nos contaron que a ellos les habían detenido a consecuencia de lo que ocurrió en Madrid, porque eran comunistas. Algunos estuvieron luego presos en Porlier con nosotros. Al llegar a Aranjuez el tren no circulaba más y pasamos la noche allí, cerca de la estación de trenes, en un garaje abandonado. Se nos juntaron otras dos muchachas, que se dirigían a Madrid. Como era todavía invierno hacía frío, pero en el garaje, ocupado por soldados de Franco que tenían una lumbre fuera en la calle, nos acogieron y nos sentamos en unas piedras al calor del fuego a esperar que se hiciera de día. Yo aún llevaba las insignias de sargento. Me advirtieron que era peligroso y me aconsejaron que me las quitara.
 
Andando las tres mujeres y yo hacia Madrid por la zona ya ocupada por los franquistas llegamos a la capital, a Carabanchel Bajo. Las que venían con nosotros se fueron hacia Ventas y nosotros a casa de nuestros padres en el barrio de Chamberí.
 
Cuando llegamos, mi hermano Eudaldo no había vuelto porque en Madrid habían concentrado a miles de hombres del ejército republicano en los campos de fútbol. Unos días después los soltaron.
 
En esos días no había abastecimiento en Madrid. Mi padre se encargó de encontrar algo de comida para mi madre y nosotros tres (dos hermanas y yo). Al llegar Eudaldo con el amigo del Toboso, quedamos sorprendidos y pensamos que ya no habría persecución. En realidad el plan sería detener a la gente en sus casas y a los pocos días me encontré a un paisano de la Torre, quien me contó que habían detenido a varios del pueblo. Comprendí que teníamos que salir de casa pero ¿adónde irnos? Cogí un cubo para limpiar una casa abandonada en Carabanchel. Al salir del metro un soldado de Franco me detuvo y me ordenó que le acompañara. Le pedí que me dejara llevar el cubo a la casa, por suerte me dejó y me escapé.
 
Volví a casa. El once de abril, con mi hermano fuimos a visitar a Josefa Aguado, hermana del jefe de Falange del pueblo, quien vivía en la calle de la Bola, distrito del Palacio, porque mi hermano le había salvado la vida llevándosela a Madrid cuando querían ajusticiarla en el pueblo al ser detenida con armas en la mano, como los demás sublevados, entre ellos su hermano. “La  Pepita“, que así la llamaban en el pueblo, le aseguró que “no le pasaría nada“ pero el trece de abril de 1939 a las diez de la noche se presentaron en nuestra casa, calle Covarrubias, n° 34, cuatro individuos que se decían policías, pero que eran falangistas. Subieron por los dos ascensores, el de cargas y el otro.
 
Al oír llamar a la puerta, yo fui a abrir pero no abrí al ver de quienes se trataba. Pero abrió mi hermana mayor. Entraron pistola en mano y ordenaron abrir la otra puerta que daba a la escalera de servicio por la que entraron otros dos. Inmediatamente, pistola en mano, nos hicieron ir al salón a mi padre, a mi hermano Eudaldo y a mí. Pernoctaba con nosotros un compañero de mi hermano que al ser liberado de los campos justamente vino a casa para marcharse al otro día a su pueblo de la provincia de Toledo, el Toboso. A él no le molestaron, pues era claro que venían a por nosotros y así fue. Después de interrogarnos para saber quiénes éramos los de la Torre, nos llevaron a mi padre, a mi hermano y a mí, dejando al amigo del Toboso allí. Supimos después que le detuvieron en su casa y le fusilaron. Por cierto su hijo vino a verme mucho después en la Torre.
 
Nos llevaron a la comisaría  de  la calle de  la Bola, al pie de donde vivía en casa de un familiar “la Pepita“ justamente. Y Josefa Aguado nos estaba esperando en dicha comisaría.
 
Allí nos presentaron a esta señora y a Nieves Lobón, hija del cacique Felipe Lobón, otro sublevado. Las conocíamos de sobra. Si no mataron a la Pepita, fue porque mi hermano se opuso, por ser mujer (según sus nobles principios, las mujeres sólo eran seguidoras de maridos o hermanos, no culpables), llevándosela a Madrid, donde pasó la guerra.
 
Allí nos encontramos con varios torreños a los que seguramente también habían denunciado ellas, como aparece en todos los sumarios y expedientes de la Causa General hallados en el Paseo de Moret. Allí estaban Guillermo Caro Montero, su mujer Isabel Gómez Sánchez, el hermano de ésta, Mariano, Venancio y su padre Juan Hervias Plaza.
 
Después de sufrir varios días de interrogatorios a mi padre le dejaron libre y a mi hermano, a mí y a los otros torreños nos trasladaron a los hombres a la prisión de Yeserías (donde se encontraban unos cinco mil detenidos), a Isabel a Ventas. La hija de Aurelio nos dijo hace poco que su madre Juana, encarcelada también en Ventas, vio cuando se llevaron a Isabel a fusilar, y cómo ambas lloraban. Todos fueron fusilados el seis de marzo del 41, menos Venancio, su padre y yo.
 
Supe hace poco gracias a las investigaciones del nieto de Mariano Serrano Sánchez, que a mi padre también habían intentado despojarle de sus fincas, multarle, arruinarle y desterrarle, acusándole de todo lo que quisieron. Pero un abogado madrileño le salvó.

 
 
25
De cárcel en cárcel
 
A la cárcel de Yeserías, antiguo albergue para indigentes durante la República, nos llevaron hacia el 20 de abril de 1939, quedando detenidos en la comisaría hasta entonces. En la comisaría pegaron a varios, entre ellos a mi hermano.
 
Estando en Yeserías fuimos convocados a juicio en las Salesas, sala quinta y también convocaron a “La Pepita“, quien estaba medio escondida. En el juicio de urgencia todos, excepto yo y el padre de Venancio, fueron condenados a la pena de muerte. A mí me echaron doce años y un día, encontrando el atenuante de que en julio del 36 yo sólo tenía dieciséis años. Al llegar de regreso a la prisión de Yeserías y declarar las sentencias que nos habían echado, toda la prisión se quedó en silencio unos minutos.
 
La sentencia definitiva del 18 de noviembre de 1939 reza que diez torreños fueron condenados a pena de muerte por “adhesión a la rebelión“ y seis fueron ejecutados, de nuestro expediente, que hubo muchos más, el 6 de marzo de 1941 en el cementerio del Este de Madrid o de la Almudena. Dos fueron condenados a la pena de veinte años y un día, yo lo fui a la de doce años y un día. A los pocos días después, el director de la prisión, que por cierto había estado detenido durante la guerra, ordenó la separación de los condenados a pena de muerte de los otros presos. Así pues destinó una de las salas para ellos. Por lo tanto fuimos separados desde ese día, pero como el director de la rondalla buscaba quien supiera tocar un instrumento de cuerda, aproveché la ocasión, pues poseía un laúd, guardado por una hermana, y sabía tocarlo, cosa que mi hermano me había enseñado, pues él tocaba la bandurria, en la pequeña rondalla de La Torre, con Higinio.
 
Estuve en Yeserías con mi hermano hasta que le trasladaron a Porlier en 1940. Después de que le fusilaran el 6 de marzo del 41 me trasladaron también a Porlier. La confirmación de la sentencia de doce años y un día vino allí y me trasladaron a Cuéllar. Al poco tiempo de estar en Cuéllar, reclutaron a unos cuantos jóvenes, de los que yo era, para ir a trabajar al hospital asilo de Segovia. Allí estuve trabajando hasta diciembre de 1942.
 
En Yeserías estábamos unos trescientos por sala y nos asignaban unos treinta y siete centímetros para cada uno: no podíamos dormir de espaldas. Las comidas eran un poco de caldo por la mañana, unas patatas y unas judías blancas al mediodía, otra sopa de arroz por la noche. Quien no tuviera familia que le trajera paquetes se moría de hambre. Mis padres y hermana mayor nos traían un paquete de comida semanal. A mi hermano le trajo a veces comida una vecina de la calle Covarrubias, gallega de su edad, que tenía amistad con él. Recuerdo unas sardinas riquísimas que le cocinó y que compartió conmigo. Se suscribió a Redención para poder visitarle dos veces por semana. Creo que trabajaba de cocinera. Al salir de la cárcel en 1942 fui a darle las gracias por su ayuda.
 
Para lavarse había un lavabo, hacíamos cola. Había un retrete para los trescientos. Para hablar con las familias, dos veces por semana, había un locutorio, con una distancia de metro y medio por medio, separados por rejas. Había que dar voces para oírse. Los domingos había que ir a misa en el patio. Salíamos dos o tres veces al patio por semana un par de horas. Los de la Torre estábamos distribuidos en distintas salas.
 
Había una orquesta, un orfeón, una rondalla compuestas de presos. Un día vino el director de la rondalla, Repila, y contrató a los que supieran tocar un instrumento de cuerdas, guitarra,  laúd o bandurria. Yo tocaba el laúd y me contrató y me mudaron de sala. Allí, estábamos más anchos y salíamos con una chapa en el pecho al patio durante las horas de patio. Así pude ver a mi hermano, que estaba en otra sala, la de  los de pena de muerte. Tocábamos el Sitio de Zaragoza, piezas de Chopin, Beethoven, el Ave María de Schubert, Los de Aragón del maestro Serrano, cantando cada mañana el himno de la Falange. Había guardianes feroces, al menor descuido le pegaban una guantada a cualquiera, a mí también me tocó por llegar tarde a misa.
 
Cuando se llevaron a todos los condenados a muerte a Porlier, porque desde allí era más fácil llevarlos a fusilar al cementerio del Este, sólo sabía de mi hermano por mediación de la familia, sobre todo de mi hermana Carmen y es por ese medio que supe de su asesinato junto con los compañeros de La Torre el seis de marzo del 41. Grande fue mi desconsuelo, porque Eudaldo, mi hermano mayor, era para mí como un segundo padre, desde siempre, desde que vigilaba mis pasos en la escuela, desde que me guiaba por la vida y le tenía gran cariño a  la vez que gran admiración.
 
En Porlier, adonde llegué después de que fusilaran a Eudaldo, me encontré con sus compañeros. Me dijeron que a mi hermano le denunció, como a otros, “la Pepita“, pero que no había pasado nada, que mi hermano no se había vengado agrediendo a los guardianes, como hacían algunos condenados antes de morir. No supe por qué me habían trasladado allí. Al cabo de una semana, con el mismo régimen que en Yeserías pero sin rondalla, vino la confirmación de la sentencia y me trasladaron a Cuéllar.
 
Lo primero fue una sala de aislamiento, durante una semana. Después salimos y me cogieron para tocar en la misa el Ave Maria de Schubert. Cuéllar era un castillo abandonado, donde estuvieron presos los italianos de Mussolini que “chaquetearon“ en Guadalajara. Al poco tiempo nos reclutaron a varios jóvenes para ir a trabajar al hospital asilo penitenciario de Segovia. Barríamos las salas donde estaban los presos enfermos, metíamos los paquetes de sus familias, ayudábamos a los cocineros, íbamos a llevar a los enfermos al locutorio cuando venían a visitarlos.
 
Tuve suerte: a mí no me fusilaron, como a mi hermano Eudaldo y a muchos de sus compañeros, en la tapia del cementerio de la Almudena un seis de marzo del 41, y otros días aciagos, cuyas fechas constan en Consejo de Guerra,  de la historiadora Mirta Núñez Díaz-Balart, como a tantos y tantas que tiraban en cunetas, o que “paseaban“ tras varios años de cárcel. Pasé tres años en las cárceles de Franco por “auxilio a la  rebelión“.
 
 
Daniel Serrano, con su hija Marie-Rose en Talavera
 
26
El destierro
 
En diciembre del 42 salí por un decreto de libertad condicional y me dijo un compañero que no salía: “No te hagas ilusión, la libertad consiste en estar en una prisión más grande.“
 
No se equivocaba ya que me prohibieron volver a mi pueblo con mi familia, que bien me necesitaba. Tuve que escoger irme a doscientos cincuenta kilómetros como mínimo y escogí ir a Cullera por haber pasado por allí durante la guerra y convencido de que allí habría trabajo a granel. ¡Qué error!
 
Al salir en libertad del hospital-asilo de Segovia, la superiora de las monjas que vigilaban a los cocineros, a los que limpiábamos (ellas sólo mandaban), me requisó la manta que me había dado el ejército de la República y que llevé consigo toda la guerra. Protesté pero no me la devolvió  diciendo que era del Estado.
 
El billete corría a cargo del Estado y yo llegaba con lo puesto y los papeles de música que tocaba con la rondalla de la cárcel de Yeserías; el laúd lo había cambiado por gramáticas de un cura vasco preso,  excelente linguista, y las traía conmigo como un tesoro.
 
Al salir de la estación de trenes observé con asombro los campos llenos de naranjas caídas por el suelo. Los productores preferían dejarlas perder ya que los alemanes se las llevaban gratis, ya habían pagado su ayuda a Franco.
 
Con recomendaciones de un compañero de la cárcel oriundo de Cullera fui a una empresa de envases de naranjas que me preguntó: “¿No ha visto usted las naranjas por tierra? Mi empresa es de fabricar cajas para transportarlas y ahora no hay exportación. No puedo dar trabajo a nadie“.
 
De ahí fui a ver a un empresario que tenía una gasolinera durante la República y me contestó que había sido declarado “desafecto al régimen“ y que le habían incautado la gasolinera.
 
Al ver todas las puertas cerradas de las recomendaciones que llevaba, leí en el periódico “Levante“ una convocatoria para una imprenta de Alcira. Me dirigí a una imprenta en Cullera para practicar en una Minerva. El dueño de la máquina aceptó que estuviera mirando al obrero que trabajaba en ella. Pasé dos días observando y me presenté a la convocatoria en Alcira en la bicicleta que me envió un hermano que estaba en Madrid. Dejé la bicicleta en una casa y fui a la imprenta. Ensayé pero mi nivel técnico no fue suficiente.
 
Al salir, llovía. Me metí en un bar. En esto llegaron dos guardias municipales mutilados de Franco. Unos días antes, los partidos de izquierdas habían puesto unos pasquines antifranquistas en las calles. Me preguntaron si era de allí. Contesté que era de Castilla, a lo que me dijeron: “Véngase usted con nosotros“.
 
Al llegar al ayuntamiento vi que había allí muchos detenidos y me quisieron meter con ellos.
 
Dije que no tenía por qué entrar allí y expliqué a qué había venido a Alcira. Me dejaron en el pasillo. A las doce llegó el relevo y me obligó a entrar con los detenidos, quienes me contaron lo sucedido. Al contarles yo mi historia, fueron algo pesimistas y allí me pasé tres días porque esperaban al alcalde para tomar decisiones. Por fin me subieron a su despacho y comprobó que yo había ido a una imprenta que solicitaba trabajadores y me liberaron.
 
No quise volver más a Alcira, de la que oía hablar a mi mujer valenciana a propósito del estraperlo: allá iban ella y sus amigas a abastecerse de arroz y víveres en los años del hambre que fueron atroces; contaba que buscaron hasta amapolas para hacer caldo y sobrevivir.
 
Por fin encontré trabajo en Cullera en reparación de caminos tapando baches, ensanchando la vía. Me pesó no haber aceptado, al llegar a Cullera, el trabajo que me ofrecía un hortelano sin hijos. A cambio de la cama, la comida, la ropa limpia y un duro semanal, tenía que ayudarle en el cultivo de sus fincas. Me pareció trato digno de esclavos.
 
Tenía razón mi compañero de la cárcel: estaba en una prisión más ancha.
 
En la plaza de Cullera todas las noches, se agrupaba un centenar de obreros valencianos para ofrecerse para trabajar. Allí los contrataban o los dejaban esperando. ¿Qué oportunidad podía tener un castellano?
 
Aproveché la convocatoria del servicio militar de construcciones que construía un hospital militar en Mislata, en las inmediaciones de Valencia. Me admitieron y me pasé dos años haciendo tubos de cemento. Entre los trabajadores de la construcción existía una organización antifranquista de varias tendencias.
 
27
Resistencia antifranquista en Valencia
 
En Valencia cuando los españoles que estaban en Francia atravesaron la frontera por el Valle de Arán, el Partido Comunista organizó una lucha clandestina con los medios que pudo, poniendo banderas republicanas en los árboles, en las fábricas. Me adherí a esa lucha. Me tocó ir a la plaza del Caudillo (en tiempos de la República llamada plaza Emilio Castelar) donde había tres fuentes y allí determinamos teñir las aguas de los colores de la bandera republicana con polvos rojos, amarillos y morados y repartir prospectos por la calle. Yendo por una calle del centro tirando prospectos que llamaban a la resistencia, me cruzó un guardia municipal y recogió un prospecto. Escapé corriendo.
 
Otros hicieron sabotajes en la vía del tren. Así sostuvimos la lucha de los luchadores del Valle de Arán, entre ellos Cristino García, héroe de la Resistencia en Francia.
 
28
La riada de Valencia
 
Mi novia, conocida en Cullera, entonces servía allí por un duro semanal, duro que la mayoría de las veces le entregaba a su madre para ayudar a mantener a sus hermanitos. El pequeño siempre le echó las culpas a Franco de la pérdida de un pulmón,  porque crecía y no había qué darle de comer y no quería comer el arroz sin nada, porque aceite no había. Se trasladó a Valencia, para hacer lo mismo por el mismo sueldo.
 
Ya casados logramos tener unos ahorros. El alojamiento era muy difícil de conseguir para los trabajadores. Compramos una casita en el cauce del río seco, en el paseo de la Pechina.
 
Allí fuimos felices, nos gustaba cantar juntos tangos de Gardel y zarzuelas de moda. Nació nuestra hija en el sanatorio de José Antonio. Al tener la niña dos años, una riada arrasó con nuestra felicidad y con las viviendas del río, la nuestra inclusive. Nos dejó con lo puesto; se llevó los ahorros que tenía en una maleta, unas cuarenta mil pesetas preparadas para comprar un piso, las partituras de música tan valiosas para mí y las gramáticas del cura vasco (gran lingüista)  de la cárcel,  que le cambié por el laúd. Desde entonces recuerdo el refrán: A la voreta del riu, no faces el niu. (4)
 
En Barig, pueblo de donde era mi mujer, pasamos una temporada, pero el pueblo agrícola, no ofrecía porvenir ni siquiera a sus vecinos.
 
A los valencianos les dieron facilidades para albergarse. A los que no lo éramos -y aunque lo fuera mi mujer- nos facilitaron el viaje a nuestra tierra y una manta, regalo del Caudillo a los damnificados. Regresé a Toledo con mi mujer e hija.
 
29
Vuelta a las raíces

 
Mis padres se alegraron de mi regreso. Ayudé a mi padre en sus tierras recobradas, pero sin su hijo mayor, el joven labrador teniente de alcalde del Frente Popular, fusilado en el cementerio del Este de Madrid, y cuando murió trabajé solo las heredadas. Solo tuve que arar, trillar y vendimiar. Los conocimientos adquiridos de joven antes de la guerra fueron valiosísimos para mi oficio de labrador.
 
Al llegar de vuelta a La Torre, constaté que de nuevo, como antes de la República, venía a varias casas, entre ellas a la de mis padres, un monjero del convento de Toledo a ver qué podía sacar (comida y dinero). Era costumbre arraigada en la dirección de ese convento el enviar al pueblo monjeros para colectar fondos y alimentos.
 
Pero, al ver que le puse mala cara y que no pudo sacar nada, ya no volvió más.
 
Nunca olvidé las luchas de mi hermano y de la República por la justicia social y la educación, pero hubo que callar. No pude explicar a mi hija quién era su padre, la chiquilla creció siendo la primera en catecismo en la escuela, donde de nuevo era obligatoria la religión. Yo le enseñé  todo lo que podía y se extrañaban sus amiguitas de lo que sabía. Les decía que su padre se lo enseñaba. Vinieron los padres a pedirme que les diera clases. Además vinieron los padres de unos pastorcillos a rogarme que les diera clases de aritmética porque apenas si sabían sumar con catorce años. Les dije que me lo pidieran por escrito ya que me lo prohibieron una vez por hacerle concurrencia al maestro, que ya no era nuestro admirado Don Juan Antonio Moyano.
 
Por segunda vez, aunque me lo pidieron por escrito los padres, vino un sereno a escuchar debajo de nuestra ventana lo que les enseñaba a las chiquillas y a los pastorcillos, que olían demasiado a borrego y eran rechazados de las clases particulares del maestro.
 
Como me prohibieron “tener una escuela“, dije que “enseñaba por caridad porque enseñar al que no sabe es obra de caridad“. Me contestó el alcalde que cesara mi enseñanza si no quería tener problemas.
 
Los chiquillos de unos catorce años me esperaban en mi casa y les anuncié que no podíamos seguir. Se despidieron llorando y me causó mucha pena la escena.
 
Durante la República, los labradores eran libres de declarar los kilos de trigo que recolectaban. Al no declarar los cerealeros la cantidad exacta producida, el gobierno tuvo que importar trigo para que el precio del pan no aumentara. Por lo tanto, los kilos no declarados fueron empleados en piensos, de ahí vino la hostilidad de los cerealeros hacia la República.
 
Durante el franquismo, los labradores estaban obligados a entregar una cantidad de trigo con arreglo a la tierra que poseían. Los que no lograban cosechar el trigo exigido tenían que comprarlo de estraperlo, a unos precios a veces triplicados. Mi padre se vio en esta situación y yo tuve que comprar trigo para entregarlo al representante de Abastos que venía al almacén sito en el convento.
 
Al llegar el mes de mayo la vida de los labradores en ese pueblo era muy dura. Nos levantábamos a las cinco de la madrugada para ir a labrar viñas y al llegar los primeros días de junio empezar las recolecciones de cebada, algarrobas y más tarde trigo.
 
Sin parar un solo día en las recolecciones ni siquiera el domingo. Arar el domingo estaba prohibido. Me denunciaron dos veces.
 
Un domingo, estando recogiendo sarmientos en el sitio denominado Las Loberas, pegando al término de Valmojado, llegaron dos guardias civiles. Me preguntaron si no sabía que estaba prohibido trabajar en domingo. Les contesté que aquellos sarmientos tenía que recogerlos para al otro día lunes poder ir a arar la viña. Uno de los guardias me dijo que mi hija podía venir a recogerlos. Su hija era compañera de clase de la mía. Le contesté: “mi hija va a la escuela como la de usted el lunes“. Me pusieron una denuncia y una multa.
 
Estas y otras razones motivaron mi emigración a Francia, de donde estoy recordando aquella vida.
 
30
Marcha a París
 
Salí para París el 23 de julio de 1963, en autobús, de los que iban a Talavera y pasan por las Bolas, en la carretera de Extremadura. Llegué a Hendaya el 24 y a París el 25, el día de Santiago, como dicen en La Torre, hablando por refranes como el de “por Santa Ana y Santiago pintan las uvas y por la Virgen de agosto, ya están maduras“. Pero no volví a cultivar viñas, aparte de mi parra de mi casa de Bobigny.
 
En París me encontré con algunos que estaban del otro lado del Ebro y pasaron a Francia. Entre ellos vi a Miguel Salvador (“El Pajarero“ porque cazaba ya que al ser un significado socialista del sindicato La Defensa Obrera no le daban trabajo de jornalero;  terminó la guerra de capitán); a uno de los Villegas, comisario político durante la guerra. Era uno de los hermanos de Silviana Villegas (que hizo papeles en el Teatro Arniches y fue represaliada, como muchos miembros de su familia, de la que conocimos en abril del 2012 a un joven en Talavera, al echar allí la película de Henri Belin y Susana Arbizu). Ambos estuvieron en las milicias durante la sublevación y se vinieron a Madrid. El gobierno de Felipe González no reconoció el cargo de comisario político.
 
Llegué a París en julio, con sombrero de paja pero con clima lluvioso, tan diferente del de la meseta castellana, pero lo extraordinario fue que al cabo de unos meses podía leer cualquier periódico que se me antojaba. Viví en la rue du Faubourg du Temple hasta que vinieron, en septiembre, mi mujer y mis hijas.
 
Mi hija la menor recuerda que en el pueblo, a los pocos días de que me marchara, (había una procesión religiosa, era Día de Santiago, circulaban por las calles los penitentes con sus altos capuchones negros puntiagudos, que asustaron a la chiquilla), un empleado del ayuntamiento, un franquista redomado, le había dicho a mi mujer que yo ya  estaba viviendo con otra mujer y no intentaría que vinieran ellas, lo que apenó a mi esposa, aunque no lo creyera. Sabían y saben los fascistas torturar, incluso moralmente, a la gente que no tenemos sus malas entrañas porque “se nutren de nuestro desaliento“, como bien lo dicen nuestros amigos del Col.lectiu Republicà del Baix Llobregat.
 
En París entonces, Edith Piaf, cuya voz de pájaro cantor embelesaba a mi mujer, enamorada también de Gardel y de Yves Montand,  cantaba aún con gran éxito,  aunque ya estaba muy enferma. Se cantaba: “Les feuilles mortes se ramassent à la pelle, les souvenirs et les regrets aussi“.(5)
 
Voy  recopilando los recuerdos de aquel pasado, como las hojas muertas barridas por el viento otoñal. Ya estoy en el invierno de mi vida y se fue mi flor querida, la que me acompañó desde Cullera, “sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando“. Tendré que volver a ver los sitios de nuestro amor. Menos su ausencia no me entristece ningún pesar.
 
El PCE tenía mucha fuerza entonces hasta que hacia 1977 Santiago Carrillo fue diputado y no podía poner la bandera republicana y pusieron la de Franco bicolor, (impuesta por él, que Mola no estuvo de acuerdo). En el bar de los españoles en la Fiesta de l’Humanité, adonde yo iba a ayudar, alguien me dijo: “si no estás de acuerdo, te puedes marchar“. Así lo hice. Además, en el octavo “Congreso“ o reunión, ya que no fue un congreso, se discutió y muchos, entre ellos Líster y yo, no estuvimos de acuerdo, se formó el PCOE (Partido Comunista Obrero Español), seguimos juntos la lucha hasta que Líster volvió con el PCE. Nosotros disolvimos nuestra organización. (6)
 
31
Las calles de la Torre  de Esteban Hambrán (Toledo).
 
La calle hoy llamada de José Antonio se llamaba en tiempos de la República calle de los Mártires de Jaca, que eran Galán y García Hernández, fusilados por Alfonso XIII en 1930.
 
La calle llamada hoy de los Mártires se llamaba calle de Valdefuentes de toda la vida.
 
Los facciosos le han puesto calle de los Mártires porque en ella vivían dos de los sublevados (el secretario de los Alonso y “Emigdio“, parapetados  en casa de Marcial Domínguez en la calle de las Cruces, donde hubo dos muertos de izquierdas)  y  que por este hecho fueron fusilados y otro estuvo toda la guerra preso en Madrid en la cárcel  de San Antón (era el apodado “el Run“).
 
Hay que mencionar que José María Serrano, de la familia de los “Runes“ dijo en el pleno que se celebró  a raíz de nuestra petición de 2009  para aplicar la Ley de Memoria en La Torre, que aceptaba que “se quitaran los nombres de los falangistas pero con la condición de que no se pusieran nombres con connotaciones políticas“.
 
La calle llamada hoy  de la Inmaculada se llamaba la Calle Real.
 
La calle llamada hoy de Juan Aguado (el que fue jefe de Falange y sublevado) no tenía ese nombre antes de la guerra, no recuerdo el nombre que llevaba. Alguno de mi edad lo recordará.
 
Hay que subrayar que en la carretera de Méntrida, pasando la calle de Tenería y la calle de la Fuente, existe un monumento a Felipe Aguado Serrano “de 32 años, labrador, 22-23 de agosto de 1936“. 
 
32
Los Mercadales.
 
También los llamaban “las cameras“, porque fabricaban camas. Eran las hijas y esposa de Mercadal, cuya sepultura, cuando murió, fue la mejor del pueblo. El yerno compraba coches, hizo fuegos artificiales, invitando a sus amigos madrileños, derrochando la hacienda; arruinó a su esposa. Embargaron la casa. El hijo, Enrique Mercadal, era de mi edad, y yo como los demás muchachos, íbamos a empujar su cochecito. Compró la casa Teófilo “el Bicho“, casado con una hija de Sabas Escudero.
 
En la casa de Teófilo, en la calle José Antonio, fue a esconderse Dámaso, hijo de Sabas, a casa de su cuñado. Allí le detuvieron por haber participado en la sublevación.
 
Enfrente de la casa de  Teófilo viví yo tras volver del destierro, en una casa pequeña para un labrador, donde nació mi hija la menor. Cuando estuvimos en 2008 la casa solariega de los Mercadales ya no tenía el aspecto señorial que le conocí, como si los malos tiempos también hubieran pasado por su fachada de piedras rojizas. El padre de Teófilo era amigo de mi padre, quien le llevaba a moler sus aceitunas  a su molino y le pidió que su toro suizo cubriera una buena lechera de labor, para tener una cría. Teófilo no prosiguió con las actividades de su padre.
 
33
Las tabernas de la Torre
 
Una de las tabernas de la plaza era la de La Chica, mujer del hermano del padre de mi cuñado Domingo. Yo iba a la escuela con su hijo, Tomás Pinel Serrano. Éste (Tomás de la Chica) en la guerra estuvo en la 152 brigada mixta de carabineros (dicho por él mismo ante notario) ya que fue compañero del abuelo de Manuel Serrano Maroto, quien me informa del dato.
 
En 1934, las derechas habían cerrado los centros de las izquierdas, como el del sindicato la Defensa.
 
Pedro Caballero, alcalde socialista, al triunfar el Frente Popular, cerró el centro de las derechas,  y entonces abrieron una taberna en la calle Real, tres casas más allá de la Cruz, la de “Chico el Ruido“, donde el sublevado Ricardo Pérez, “Peralta“, tras escapar de la casa de Marcial, se escondió en julio, en un respiradero de la cueva, adonde fue mi hermano a detenerle.
 
La de Narciso, quien era de izquierdas (fue represaliado), estaba sita cerca de la casa de Juan Aguado, en la actual calle José Antonio, al principio, a la izquierda, la segunda o tercera casa.
 
Un hijo de Narciso fue guardia de seguridad, detuvo el coche de José Antonio en Madrid, con dos matrículas, y lleno de pistolas,  en 1935;  otro hijo suyo fue sargento.
 
La taberna de Guillermo Caro Montero, (quien fue fusilado en el cementerio del Este de Madrid, con Isabel Gómez Sánchez, su esposa el 6 de marzo del 41, como mi hermano y otros torreños, entre ellos el yerno de Pedro Caballero), sita en la Plazuela. Guillermo y su esposa Isabel tenían tres hijos, que vinieron en una ocasión a la Torre y discutieron con las denunciantes.
 
La de Bruno (Serrano). Era jornalero, hijo de una comadrona, de izquierdas, antes de la guerra llevaba el mostrador del baile de la Unión Artesana, donde vendía bebidas. Su taberna se encontraba en la primera casa, a la izquierda en la Plaza, dando a la calle Santa Ana. Estuvo en la cárcel, su hermana se casó con uno de derechas. Bruno salió de la cárcel.
 
34
Los del Frente Popular y los que lo sostuvieron.
 
El 14 de abril de 1931 se proclamó la República, el gobierno nombró una junta municipal de izquierdas (los republicano-socialistas, Pedro Caballero, Eudaldo Serrano, Aurelio Serrano, Marcelino Zamorano) que gobernaron hasta mayo, en que las derechas ganaron las elecciones (desde entonces Juan Aguado fue oficialmente alcalde, hasta febrero del 36).
 
El 16 de febrero al ganar las elecciones el Frente Popular, fueron elegidos alcalde: Pedro Caballero Bermúdez, teniente de alcalde y tesorero: Eudaldo Serrano Recio. Otros concejales republicano-socialistas fueron Aurelio Serrano Martín y Marcelino Zamorano Piñero.
 
Se empezó a edificar el edificio de las escuelas, se nombraron dos maestros más, entre la junta y un arquitecto se compró un establecimiento en un solar del antiguo molino de aceites para construir a la vez las escuelas. 
 
Se puso en marcha la Reforma Agraria en las mil hectáreas que se incautaron en el Monte Alamín, adjudicadas a la Torre (que concernía también Santa Cruz, Quismondo, Méntrida, Almorox), se formó una cooperativa (con Eudaldo como secretario).
 
Con la República ya se había retirado la paga al clero, lo que provocó su hostilidad, grande en la Torre; se puso la jornada de ocho horas (antes se trabajaba de sol a sol).
 
Para los obreros manuales, sin ganado, tuvieron que pedir un empréstito: se consiguieron cuarenta pares de ganado y aperos, en marzo se empezaron a cultivar las tierras de secano, se les asignó un salario. Tenían que hacer un barbecho en invierno o en primavera y sembrar en otoño. En el mes de junio ya estaba todo preparado para sembrar en octubre.
 
La huerta del Río Alberche produjo para construir casas para albergar el ganado, en los Llanos de Valdejudíos, las llamadas “Casas de los Socialistas“.
 
Pedro Caballero Bermúdez. Zapatero, socialista, alcalde del Frente Popular. Cofundador con Eudaldo, Marcelino Zamorano y Aurelio Serrano del PSOE de la Torre. Fusilado en Talavera.
 
Eudaldo Serrano Recio. Labrador, socialista, teniente de alcalde del Frente Popular. Fundador del PSOE torreño, de la compañía teatral Arniches con Luis Santana, del sindicato “La Defensa“ (UGT) en el pueblo, con los demás socialistas. Fusilado en el Cementerio del Este de Madrid en 1941. Al no tener mi hermano tumba donde recordarle (ya que en 1961, fallecidos mis padres, no renovamos su tumba en dicho cementerio, al no desearlo los hermanos a quienes se lo pedí) hice el 1° de abril de 1985, al ganar las elecciones un alcalde de centro en el pueblo, familia de Los Dioses (con un hijo de los cuales se casó la hija de una de mis hermanas) una petición para ponerle una calle. Pero si aquella petición para honrarle en su pueblo al teniente de alcalde del Frente Popular, quien tanto hizo por la cultura y el bienestar de nuestro pueblo, fue firmada por numerosos vecinos y parientes, quienes se habían codeado con Eudaldo de jóvenes, no contestó el alcalde de centro.
 
Aurelio Serrano Martín. Labrador, socialista, concejal del Frente Popular. Muerto en la cárcel en 1947. Hijo de Ciprina y  sobrino de Trinidad, matadas por las tropas de Yagüe en octubre de l936, por haberse quedado en el pueblo y ser parientes suyas, sepultadas cerca de la estación de Berciana, cerca de Méntrida, según vecinos de allí. Su esposa Juana estuvo en Ventas y Talavera en la cárcel. Aurelio vivió todo el tiempo de la guerra en Madrid, sin participar en ella, pues se dedicaba, con mi padre y Mariano Serrano, esposo de mi tía Blasa y primo suyo,  a transportar paja y alimentos para el ganado que había en Madrid, especialmente vacas de leche, para que se pudieran alimentar los vecinos que se quedaron en la capital sitiada. Pude ver varios de sus carros de paja transportada de los pueblos.
 
Honorio López Galdeano. Tocaba la bandurria con los socialistas, era del PSOE, muy destacado, no le cogieron, pero cogieron a Efrén, su hermano, de mi edad, el padre tuvo que vender la huerta y la casa, al verse sin hijos; ponían bravíos, yo estuve en esa huerta, la trabajé a medias con Sergio el carnicero.
 
Efrén López Galdeano. Estuvo en las colonias penitenciarias, hermano de Honorio.
 
Mariano Serrano Sánchez. “El Navarrito“, administrador de las fincas de “la Señorita“, daba trabajo a las izquierdas. Pasó por varias cárceles (la de Toledo, en 1940, entre ellas), denunciado por La “Pepita“ y Nieves Lobón.
 
Mariano Serrano Alonso, el Pajarillo. En el sumario 10430, según el resumen que nos proporcionó Manuel Serrano Maroto, Mariano Serrano Alonso ingresó en prisión preventiva en Toledo el 20 de junio de 1940, con auto de procesamiento en Talavera del 7 de diciembre de 1940. Los fascistas del pueblo, entre ellos (por “Oficio alcalde“) Desiderio Pablo Domínguez le confundieron con Mariano Serrano Serrano, empleado en la Panificadora Obrera, mi primo e hijo del primer esposo de mi tía Blasa. Manuel resume con  humor el sumario diciendo que le acusaron de ser “rojo perdido y entusiasta, como todos“ ya que pertenecía a UGT. Le liberaron el 9 de julio de 1941, llevando más de seis meses preso.
 
Marcelo Papell Merino. Labrador de unos treinta años, vecino de la Torre, fue detenido al parecer en Alicante, como Pedro Caballero. Marcelo estuvo en la prisión de Yeserías donde pude comunicar con él en 1940. Le llevaban a la Torre, como a Pedro Caballero, para martirizarle y después a Talavera, donde le asesinaron y donde está enterrado. Me contó que le acusaban de haber disparado contra Amador Yela “el Bodoque“, quien intervino de lleno en la sublevación en el pueblo en julio de 1936, en su casa, casi enfrente de la Casa del Pueblo. Tenía un colchón en el balcón y estaban parapetados varios dentro que fueron detenidos y conducidos al ayuntamiento, donde quedó detenido por rebelión.
 
El “Bodoque“, detenido en el ayuntamiento, le tiró el plato de comida a la cara a Marcelo, quien estaba de guardia. Ya antes había estado en la cárcel y le habían soltado por hacerse el loco. Marcelo le disparó en legítima defensa, causándole la muerte. Fue fusilado en Talavera en 1942.
 
Gerardo Gómez Lobón. Pasó en consejo de guerra en 1941, no quiso firmar la denuncia, retahíla de calumnias. Acusado de  “rebeldía“.
 
Francisco Lobato Cortés. Francisco Lobato Cortés era republicano de izquierdas, tenía un comercio en la calle Valdefuentes (hoy de Los Mártires). Fue saqueado, tenía un horno de ladrillos, con un empleado, era representante del Banco Central. Mi hermano (teniente alcalde del Frente Popular)  llevaba allí el dinero del ayuntamiento. Lobato fue perseguido, detenido en Talavera, sus hijos eran abogados, recuperaron el comercio y la casa. Volvió al pueblo de visita.
 
Damián Plaza Fernández. Damián Plaza Fernández era labrador, pero con pocas fincas. Se casó con una mujer cuya casa hacía esquina a la de Aurelio (concejal del Frente Popular), arruinada. Allí cobijó las vacas. Fue a la cárcel recién casado, no tuvo hijos.  También tuvo pena de muerte, fue condenado a treinta años, pero fue indultado.
 
Su hermano Juan “el Ratón“, era de mi edad. Los hijos de Juan venían a las lecciones que yo daba en los años cincuenta (les ponían libros de literatura y no sabían deletrear, pero eso es historia de la postguerra),  vivirán en el pueblo.
 
Juan Sánchez, el carnicero. Estaba con las izquierdas, era de origen forastero. Tenía un corral grande, el de la casa de las “Cameras“, que le había comprado a Teófilo “el Bicho“, lindando con la calle del Regajo, en la parte de abajo. Allí, hacia marzo de 1936, se cobijó a los cuarenta pares de ganado de la cooperativa del Monte Alamín, antes de que fueran construidas las “Casas de los Socialistas“. Juan Sánchez fue represaliado por haber ayudado a los de la cooperativa con su corral, le prohibieron seguir con la carnicería, pero, cuando yo regresé al pueblo, en 1949, su hijo cogió el negocio.
 
Narciso Zamorano Franco. Era  jornalero (apodado “el Niño“ porque era muy alto, de la familia de los “Pachiches“). Fue medidor. Todos los años era fiesta por mayo o abril y se subastaba el puesto de medidor de vino y granos. Se decía “subastar la media“ porque cada vez medía media arroba de vino. Los medidores cobraban con arreglo a las arrobas que se llevaban los que compraban el vino. Venían de Madrid a por el vino de la Torre, pero se le llamaba “vino de Méntrida“, tal vez porque allí la filoxera no había atacado tanto. Era un buen negocio para el ayuntamiento.
 
Después de la guerra, ya no funcionó el “subastar la media“. En casa de Valentín Recio, quien se acaparó de casi todo el vino de la Torre, no medía el vino sino el que él quería. Murió en la cárcel, en Carabanchel, según una pariente, en 1943 o 1944.
 
Mamerto Guzmán López. Padre de Antonio Guzmán Martín, con quien trabajé en Valencia. Mamerto era cestero de la Torre, con un comercio en una salita del convento. Hacía cestas y canastas para las mujeres, cestos de mimbre blanco pelado. Tendría más de sesenta años en 1936. No se metió en política, por lo tanto no salió del pueblo en octubre del 36. Al no poder coger a sus hijos, le llevaron preso a la isla de San Simón. No sabemos cuál fue su recorrido. Sería de los ancianos que se quedaron en el pueblo y fueron por ello represaliados.
 
Manuel Escudero Peinado. Fusilado en Talavera en1942.
 
Avelino Escudero Peinado. Muerto en Los Glières (Alta Saboya), matado por los de Vichy al bajar de Los Glières, en Thorens. Había sido pontonero en el Ebro. Luchó en “Renfort de Ebro“, con José Caballero, Angel Gómez, Vilches, Miguel Vera. Está en el Memorial de la Resistencia, enterrado en Morette-Glières.
 
Julio Escudero Merino. Padre de los precedentes. Represaliado, condenado a cadena perpetua.
 
Rafael Pérez Plaza. Muerto en Gusen.
 
Eulogio Fernández. Hijo de un molinero de piensos, de izquierdas, que vivían cerca de la fuente de la plaza. Les quitaron el molino de piensos. Cuando regresé a La Torre no estaban en el pueblo.
 
Ginés García Fernández. Su padre se ocupaba del cuido de la carretera nueva (del Alamo a la carretera de Extremadura). Vivían en el Alamo, cerca del actual cuartel. Era jornalero, de izquierdas. Estaba en la cooperativa de labradores. Estuvo preso en Toledo.
 
Francisca la Lumbre. No tenía rencor por lo de su hermano Ricardo “Peralta“, a quien detuvo Eudaldo, después de que matara a dos, en julio del 36, desde la casa de Marcial Domínguez, enfrente de la calle de las Cruces. La mujer de “Peralta“ denunció a su cuñado republicano, el hermano jornalero del cazador (de conejos) apodado como el torero, quien desaprobó la actuación de éste.
 
El marido de  Francisca tuvo un accidente con una  peña de casca que se le cayó encima y le dejó encorvado. Recuerdo a sus  hijos, pero sobre todo lo noble y generosa que fue aquella vecina, ayudando a mi mujer en su segundo parto, ambas siempre fueron grandes amigas.
 
Los “Lumbres“ trabajaban con la casca de la alcoholera, con borricos. La estrujaban y llevaban al cerro a que se secara.  Mateo y Jesús me compraban cebada para los borricos  en invierno.
 
María la Moranta y los Nanahostias. María “La Moranta“, en los años treinta era viuda, tenía un puestecito para vender tostones, almendras, cacahuetes, garbanzos remojados en harina. Tenía hijo e hija, que a veces la ayudaban. Vivían en la fuente de la plaza. Había otro puesto, el de un hombre que vendía tostones y cacahuetes. Yo iba a comprar caramelos a María.
 
En los años sesenta “los Nanahostias“, vivían al lado de nuestra casa en la calle José Antonio. Pedro “el Nanahostias“ trabajó en Barcelona. Era jornalero, con un borrico. Felisa, su mujer, vendía caramelos, enfrente del ayuntamiento en los años cincuenta y sesenta. Pedro hizo hoyos en el Valle la Casa para las viñas de Pedro Serrano. Iba a cobrar a los socios del sindicato “La Defensa  Obrera“. Estaba afiliado al Partido Socialista durante la República. Había sido represaliado.
 
Los Capitanes. Tuvieron un juicio con uno de la Torre y fueron al notario de Méntrida, que los defendió. Pero en julio del 36 los de izquierdas de Méntrida quisieron ajusticiar al notario, de extrema derecha, quien vino a parar al corral de los Capitanes (el corral que se ve desde el de la casa de mis padres, abajo en el valle). Adhiriéndose éstos a las izquierdas, dieron parte al ayuntamiento, que lo llevó a Méntrida.
 
Por eso les persiguieron a los Capitanes, uno de los cuales estuvo varios años en la cárcel con pena de muerte.
 
Juan Atenza y Benito Díaz Díaz en Mortalidad en Talavera de la Reina durante la guerra civil mencionan en las EF (Ejecuciones Franquistas) a Marcelo Papell Merino (16-2-42), Eugenio Martín Aguilar (17-10-42), Pedro Caballero Bermúdez (12-11-40), Venancio Aguilar Pinto (albardero, 11-12-40) y Manuel Escudero Peinado (30-5-42).
 
Manuel Serrano Maroto ha estudiado la Causa 915, sentencia del 27 de agosto de 1937 y ha recopilado  las condenas. Entre ellas, las de: 
 
Graciana Caro Montero. Hermana de Guillermo Caro Montero, “condenada a cadena perpetua“. Vivía en la Barrera, en la calle que hace esquina a la de Mariano García (el que murió en Melilla), que baja hacia la carretera de San Roque, en la segunda casa, ya que en la primera vivía Paula, “La Picona“, de izquierdas, tía de mi amigo Joaquín Alvarez Merino.
 
Benigno Zamorano Franco. “Condenado a muerte, ejecutado en Ávila a las 7 y 10 minutos el 17 de febrero de 1940“.
 
El seis de octubre  de 1936 entraron las tropas franquistas y  marroquíes  en La Torre. La República no trajo sino beneficios a la Torre, pero muchos labradores y caciques eran reaccionarios.
 
35
Los caciques,  los riquillos y sus lacayos.
 
El principal fue Juan Aguado López, hijo de Darío. Se había compuesto una cancioncita a propósito del “tío Darío“ y de lo descuidada que estaba su hacienda por sus hijos, Juan y Josefa (“la Pepita“):
 
Hombres que andáis por el mundo, por el mar y por la tierra
No vayáis en ca (sa de) Darío, que pasaréis las penas negras
Las mulas no tienen colleras…
 
Juan estudiaba para abogado con José Antonio en Madrid y sólo acudía a sus mítines. Fue jefe de Falange del pueblo, como consta en todos los sumarios. También fue alcalde de mayo de 1931 a febrero del 36. Pero descuidaba también las obligaciones de su cargo, dejando (al parecer) los trámites a Valentín Recio, quien firma como alcalde en algunos documentos. Encabezó la sublevación o por lo menos la ideó en el pueblo. Las escuelas públicas construidas por el Frente Popular llevan su nombre desde 1937, a pesar de la Ley de Memoria de 2007 y de la petición que le hicimos al alcalde socialista, en 2010, con apoyo del Foro por la Memoria de Toledo,  recordándole que dicha ley recomienda quitar símbolos que exalten el fascismo. También lleva su nombre una calle.
 
Juan Aguado, jefe de Falange de la Torre de Esteban Hambrán. 
 
En relación con la figura de Juan Aguado, queda acreditado que era el Jefe de la Falange de la Torre y jefe de la sublevación, en base a los siguientes documentos:
 
- Causa General, en la cual se hace constar su militancia y jefatura del partido fascista Falange Española y de la Jons, igualmente según el periódico dominical Padre Nuestro nº 889, destaca la declaración de uno de los amotinados el guardia civil retirado Luis Domínguez Aguado de 92 años, y dice que el líder de los derechistas que se encerraron armados era Juan Aguado y el mismo reconoce que se salvó su padre y él, porque no sabían que también estaban amotinados.
 
- Igualmente en el informe de la Guardia Civil de Méntrida de fecha 1 de noviembre de 1942 el comandante de puestos Silvestre Galán, sobre los hechos ocurridos en la Torre de Esteban Hambrán, reconoce que las autoridades del pueblo eran de izquierdas, las derechas siguiendo el ejemplo del caudillo se levantaron en armas.
 
O sea que queda suficientemente claro que no por las versiones que podamos dar nosotros, sino en la documentación de los vencedores, que Juan Aguado, fue jefe de Falange y dirigente de los sublevados de falange y otros grupos de derecha se alzaron en armas contra el orden constitucional imperante en 1936, con su actuación antidemocrática llevaron a los vecinos de su pueblo a un enfrentamiento que causó tantísimo dolor y muerte en la Torre y en el resto de España, por lo cual no deben figurar sus nombres en el callejero u otro lugar sin entrar en valoraciones morales o éticas, por imperativo legal de la ley conocida como Recuperación de la Memoria Histórica.
 
Manuel Serrano
Madrid, 12/3/11.



 
Historia de Juan Aguado López
 
Juan Aguado López era hijo del llamado y conocido por todo el pueblo de La Torre de Esteban Hambrán “tío Darío“.
 
Esta familia de labradores, compuesta por el padre viudo, y dos hijos solteros, Juan y Josefa (llamada “la Pepita“), se la daba de “riquillos“. Empleaban algún jornalero que trabajaba en sus tierras (una de ellas una era) y cuidaba del ganado (dos mulas). Vivían en una gran casa enfrente de la Iglesia. A Juan le dio por estudiar leyes para ser abogado, a cuyo cargo no llegó.
 
Rumores corrían en el pueblo en los años treinta según los cuales se codeaba con José Antonio en Madrid. Los resultados se vieron: optó por la afiliación a la Falange. Era el jefe de tal organización en La Torre, lo que se puede comprobar en cualquier expediente de los represaliados (en el Ministerio de la Defensa de Madrid, Paseo de Moret).
 
En este pueblo los “riquillos“, o las derechas, siempre gobernaron. Al proclamarse la República en 1931, se impuso una municipalidad de izquierdas, compuesta por republicanos y socialistas. Al celebrarse las primeras elecciones municipales, unos meses después, ganaron las derechas. Juan Aguado fue nombrado alcalde.
 
Era alcalde oficialmente, pero en realidad el cargo lo desempeñaban otros, ya que seguía con sus estudios de derecho.
 
Así continuó hasta las elecciones de febrero de1936, en las que el Frente Popular impuso una municipalidad de izquierdas, nombrando a Pedro Caballero Bermúdez alcalde, y a Eudaldo Serrano Recio, segundo alcalde y tesorero.
 
Los dos puntos más importantes del programa del Frente Popular eran la construcción de escuelas y la Reforma Agraria. Estos dos puntos fueron cumplidos a rajatabla por la municipalidad nombrada en febrero. Tanto es así que en el mes de julio ya estaban preparados los barbechos en el “Monte Alamín“ y las escuelas casi terminadas al entrar los facciosos en el pueblo en octubre del 36.
 
Pues bien, viendo éstos avances, Juan Aguado, Jefe de Falange, apoyado por la Acción Católica, amotinó a las derechas y en julio del 36, en pleno verano, en plena recolección, abandonaron sus trabajos agrícolas de recolección en las eras de pan trillar, se parapetaron en sus casas cerrando puertas y ventanas, bien armados con escopetas y pistolas y hasta fabricaron una bomba. Los cartuchos que les fueron intervenidos estaban cargados con metralla, (no con perdigones para matar perdices). Prueba ésta de que tenían conocimiento de lo que se preparaba en España.
 
La municipalidad de izquierdas al observar todo esto pensó que tendría alguna relación con lo que sucedía en Madrid y Toledo y empezó por formar grupos de vigilancia.
 
Eudaldo Serrano, teniente de alcalde, acompañado por cuatro concejales, fue destinado a la casa del “tío Darío“, donde su hijo, Juan Aguado, así como su hermana, (“La Pepita“), con otros cuantos, estaban parapetados. Al llegar a la puerta, Eudaldo les dijo: “Juan, abrid las ventanas y puertas, que yo os garantizo que no os ocurrirá nada“. La respuesta fue una bomba que no ocasionó heridos, lo cual hizo huir a los visitantes pero, al parecer, era una consigna, pues a partir de esto empezaron a tirotear en otras casas, matando a dos (Román Ruedas y otro apodado “Lesnas“) enfrente de la calle de las Cruces, desde la casa de un tal Marcial Domínguez. Hirieron a otros enfrente de la casa de un tal “Roquito“. Es de suponer que la municipalidad, al ver esta subversión, llamara refuerzos. Así pues, vino de Madrid un autobús de dos pisos con unos quince milicianos y otros cuantos de Valmojado y entre todos sitiaron las casas de los facciosos.
 
Éstos viéndose perdidos cesaron el fuego y empezaron a huir por los corrales. Poco a poco fueron cayendo prisioneros y Juan Aguado, quien huyó por el corral de una vecina (la que, asustada, empezó a gritar al verle, con barba de varios días, en su corral). Acudieron varios milicianos, le detuvieron. Todos los sublevados fueron ajusticiados.
 
Según datos (varios falsos) proporcionados por ficheros de la Guardia Civil de Méntrida (página 456 o 277), Juan Aguado era “Presidente de la Benéfica Católica Humanitaria“ de La Torre.
 
Lo que es cierto es que era Jefe de la Falange local, y que fomentó la sublevación en contra del gobierno legal, en la que tomó parte decisiva.
 
Daniel Serrano Recio
Paris, 9/3/2011.
 
Otro cacique torreño fue Dámaso Aguado García Flores, el farmacéutico, hermano del médico don Pablo. Compró la casa de Carranza, quien había estado en Guinea Ecuatorial y se hizo rico. Era una casa con azotea, de indiano, con la cochera dando a la esquina de la casa de mi prima Juana, en la actual calle José Antonio, esquina a la otra calle pequeña. Juan Aguado el jefe de Falange intentó escapar por el corral de mi prima, quien al verle con barba de varios días, se asustó y gritó. Los que hacían guardia le detuvieron. Juana después de la guerra estuvo encarcelada en Ventas tres años con pena de muerte, por permitir, sin quererlo, la detención del falangista. Cuando salió, su marido (familiar de los Villegas, de los que un hermano estuvo en Francia) tuvo que llevarla a presentarse a Escalona encima del borrico.
 
Pablo Aguado, tío de Juan Aguado. Médico. En su casa, al lado de la Casa del Pueblo, se parapetaron el cura (don Adrián Aguado, primo del médico), Juan Manuel (sobrino del médico), Juan de Dios Blasco padre, Juan de Dios Blasco Merino (hijo), Francisco Blasco Merino (hijo),  Daniel Ventero (de mi edad, dieciséis años). Yo estaba delante de la Casa del Pueblo cuando pasó Juan de Dios (padre) llevando una escopeta. Fueron detenidos por milicianos de Madrid. Menos Francisco (también de mi edad) fueron fusilados.
 
Felipe Lobón, terrateniente y gran tirano, alcalde durante la dictadura de Primo de Rivera. participó en la sublevación.
 
Valentín Recio, Felipe Recio, hijos de mi tío Tomás Recio, labradores de derechas, apoyaron la sublevación. Valentín tuvo un cargo después de la guerra en el ayuntamiento y vino a preguntar a mi hermano en la cárcel dónde estaba el dinero que sobró de la construcción de las escuelas por el Frente Popular. Eudaldo le dijo que lo sabrían los falangistas que nos detuvieron. Se habrían llevado los bonos del Estado.
 
Antolín Pinel, dueño de una posada. Juez municipal y denunciante después de la guerra.
 
Sabas Escudero, panadero, apoyó la sublevación en la que participaron sus hijos. Su hijo Dámaso se refugió en casa de su cuñado Teófilo Sánchez “el Bicho“. Le detuvieron y le fusilaron. Hacia 1933 al casarse una de mis hermanas, se perdió el cuaderno donde mi padre apuntaba los panes que se consumían por día (dos kilos diarios). El panadero, Rufino Escudero (hijo de Sabas) le robó poniéndole más panes de los consumidos. Al encontrarse el cuaderno, tuvieron que ajustar la cuenta con arreglo al cuaderno.
 
Marcial Domínguez, labrador de derechas: en su casa estaban parapetados “Peralta“, “Palojos“ (Tomás Pérez Merino), esquiroles; Emigdio, a cuyo hermano pequeño (que trabajaba en una finca del padre) saludé trabajando en la Corredera en los años 49 o 50, y no me contestó, ya que no quería “reconciliación“; Mariano, el contable de los Alonso (dueños de la fábrica de alcoholes, quienes no participaron en la sublevación, aunque sí lo hicieron sus empleados). Todos fueron fusilados.
 
Justo Aguado Guzmán, “el Manguero. Fusilaron en julio de 1936 a su hijo mayor, porque intervino en el atentado en contra del hijo del peón caminero de la casilla de Méntrida en 1934 o 1935 (Fidel, de izquierdas, herido en una pierna) y no se supo hasta que se interceptó una carta que le escribió uno de los disparadores  al juez, Mariano “el poeta“, en la que se decía que ya pasó, que ya no se sabría. El hijo de Justo el Manguero era tan agresivo que incluso le mordió y le cortó una oreja a Floro Guzmán, campesino cuyo hermano, Mariano Guzmán, de izquierdas, era cabezalero, dirigente de la cooperativa y tenía las listas del trabajo. (Mariano murió en la cárcel). Justo Aguado fue juez de paz después de la guerra. Se vengó denunciando a Eudaldo y persiguió a mi padre en el campo, que para escapar se tuvo que esconder en un reguero. No sé si intervino para que yo fuera desterrado a 250 km de la Torre, aunque en ese momento era alcalde Juan Isidoro López Aguado, primo de Juan Aguado.
 
Los Poetas“: Faustino era el padre, hombre muy religioso, del que se burlaban por dejar el trabajo en la huerta y venirse a misa en abarcas. Solía decir que “en la casa de dios, uno puede venir descalzo o en abarcas“.
 
Mariano “el Poeta“, su hijo mayor, fue juez de paz (de derechas) antes de la guerra y durante el Frente Popular. Siendo él juez, no se supo quién fue culpable del atentado contra Fidel, el hijo del peón caminero de izquierdas. Al ser los Poetas muy creyentes pensaban que el cristianismo era el primer socialismo, por eso Mariano adhirió al Partido Socialista, al fundarse la agrupación de La Torre, pero rápidamente se salió y adhirió a la Acción Católica.
 
Deogracias, hermano menor de Mariano, era  también hortelano, cultivando las huertas de los riquillos en la calle de las Huertas, que seguía (y sigue) el cauce del arroyo y su propia huerta.
 
Se adhirieron a la sublevación en julio del 36 pero, al ver el fracaso, escaparon camino de Almorox, porque los fascistas ya iban ocupando Ávila, Segovia, para atravesar la Sierra de Gredos, pero los detuvieron. Fusilaron a los hijos Mariano y Deogracias en Almorox, tras pedir informes a La Torre.
 
El del estanco: se llevaba mal con Mariano Gómez Sánchez, por la huerta que cultivaban a medias. Desde el estanco se veía la casa de Juan Aguado, sitiada por los milicianos. Al pasar por allí para llevarlos al ayuntamiento, los milicianos fusilaron a Marcial, a Tomás Pérez Merino (“Palojos“) y después a Daniel Ventero. El del estanco le denunciaría, le vio levantar los cadáveres. Pretendió que los pisoteó.
 
Cenón era labrador con vacas lecheras. Antes de la guerra echaba agua en la leche. Le dijo a su sobrino, quien vendía la leche por las calles, por los años treinta: “Si ves al veterinario, haz que te caes y tira la leche“. Mató al veterinario que le denunció, le mató en el ayuntamiento con pistola, en un juicio. Se escapó (nadie pudo detenerle) y en Navalcarnero (o Valmojado) fue a coger un coche y el conductor le denunció, fue a la cárcel. Le incautaron la hacienda. Cuando salió, durante la República (que liberó a muchos presos, por ejemplo a uno que había escupido la hostia durante una misa en la iglesia, denunciado por unas beatas), como no tenía trabajo en el pueblo, se quedó en Madrid, donde acabó afiliándose a FET, (7) que reclutaba asesinos y pistoleros. Durante la guerra los hijos del veterinario le denunciaron y le hicieron matar. Tuve amistad con uno de ellos, casado con una hija de Lobato.
 
El Lute, administrador de los Villarejo, vivía entrando por la calle Real, (viniendo de Madrid, al llegar a la primera calle a la izquierda, su casa hacía esquina a la calle Real): en su casa también se parapetaron. Pero no se supo.
 
El Roquito“, hermano de Julio Escudero Merino (padre de mi amigo Avelino y de Manuel Escudero Peinado (de izquierdas, fusilado en Talavera). En su casa  (en la calle paralela a la calle de la Mina) se parapetaron, el hijo disparó e hirió (mató) a uno de izquierdas. El chófer (tenían un camión) era Teófilo Escudero Salvador.
 
Los Yela. Uno de ellos, Amador “el Bodoque“,  fue matado en legítima defensa por Marcelo Papell, quien hacía guardia en el ayuntamiento.
 
Ricardo Pérez, apodado “Peralta“ por ser aficionado a los toros. Parapetado en casa de Marcial, de donde disparó y mató a dos en la calle de las Cruces. Fusilado con todos los que estuvieron con Marcial. A su hijo le hicieron cura. Su hermano era de izquierdas, también murió fusilado por los franquistas, denunciado por la mujer de Peralta.
 
El traidor. Era jornalero y cazador. Se las daba de socialista significadísimo. Al entrar las tropas de Yagüe en la Torre, a pocos “rojos“ pudieron matar, puesto que todos los simpatizantes de izquierdas habían salido del pueblo, pero se vengaron asesinando a algunas madres y familiares de ellos, que, por ser de edad avanzada, no quisieron salir del pueblo. Fue el caso de la madre y de la tía del concejal Aurelio Serrano Martín, cuyos restos, yacen, según le dijeron a su hija (con quien estuvimos hablando en abril del 2012 en Madrid), cerca del arroyo de Berciana, ya que fueron mal enterradas, según había visto un paisano, después de ser rapadas con “quiqui rojo“, purgadas y paseadas.
 
La sorpresa la proporcionó el traidor, que  bajaba a los pozos para ver si había armas, las que habían tirado los facciosos para esconderlas al sublevarse, subía con las manos vacías y aseguraba que no había armas, hacia el 23-24 de julio. Se quedó en el pueblo cuando llegaron los facciosos. Pensábamos que le habrían matado pero uno que tenían prisionero en el convento, de origen forastero, que pudo pasarse a la zona republicana, en 1937, dijo que era un traidor, que no le hicieron nada. El forastero que vivía en la Torre y pasó por Brunete, ya ocupado, nos contó que el traidor se cachondeaba de que los pozos estaban llenos de armas.
 
Durante la retirada de Talavera (septiembre -octubre de 1936), los republicanos fueron bombardeados y algunos alcanzados en el sector de las Loberas, cerca de Valmojado.  El traidor fue a apoderarse de las botas de algunos, al correr el rumor de que había milicianos muertos.
 
Los Runes“ eran criados en la huerta del boticario. Uno de ellos estuvo preso en Madrid, en la cárcel de San Antón (calle de Hortalezas, Madrid), por participar en la sublevación. Yo le veía asomado a la ventana (en Yeserías, en cambio, al que se asomaba a la ventana le disparaban), al pasar por allí. Después de salir de la cárcel, ayudó a detener a muchos de la Torre, entre ellos a Damián Plaza Fernández. Otro hermano mayor estuvo en el ejército de la República en Teruel. 
 
Los Culolargos cultivaban las fincas de “La Señorita“, pero se las quitó porque no la pagaban. Eran de derechas, enemigos acérrimos del Frente Popular. Nicolasa “la Pastera“, la primera novia de Eudaldo (según una de mis hermanas), se casó con uno de ellos, quien estuvo en la cárcel. Todos estuvieron parapetados en su casa de la actual calle Juan Aguado. El autobús de dos pisos que vino con milicianos de Madrid  los llevó presos pero los soltaron y el padre estuvo toda la guerra escondido en el Escorial.
 
Emitgdio y otros de derechas. Emigdio (cuyo hermano no contestó mi saludo en los  años cincuenta en su finca que lindaba con  nuestra finca de la Corredera)  estaba parapetado en casa de Marcial, en la calle de las Cruces, subiendo al convento. Vivía en la calle Valdefuentes. Se escapó ; le detuvieron y  le fusilaron. Delante de la casa de Marcial, mataron a dos de izquierdas, Lesnas y Román Ruedas.
 
En casa del “Tío Darío“ padre de Juan Aguado, había varios parapetados; a uno, de origen forastero, le cogieron preso los milicianos y les dijo los propósitos que tenían, que se trataba de que a Eudaldo le iban a hacer esto, a Pedro lo otro, o sea que iban a torturar a los de izquierdas.
 
“Palojos“, jornalero con sólo el azadón para cavar, parapetado en casa de Marcial fue detenido con él. Los llevaron a él y a Marcial al ayuntamiento, al llegar a la iglesia, se encontraron con los que sitiaban la casa de Juan Aguado, los que sitiaban los fusilaron.
 
Daniel Serrano Recio
Paris, 9-11-2010

36
Respuesta de Daniel Serrano Recio al alcalde de La Torres de E.H.

(Enviada al presidente del Foro por la Memoria de Toledo, D. Emilio Sales Almazán)

Estimado D. Emilio, amigos del Foro por la Memoria, amigos de Cataluña, Madrid y Francia.

Eudaldo Serrano Recio, como teniente alcalde y tesorero del pueblo en 1936, poseía los bonos canjeables por dinero en los bancos que el Gobierno del Frente Popular facilitó para construir las escuelas, con arreglo a su programa electoral de febrero de 1936, de construir escuelas y al llegar los facciosos a primeros de octubre del 36,  los funcionarios del  Ayuntamiento salieron del pueblo. Eudaldo Serrano se llevó consigo a Madrid los bonos que todavía estaban en su poder porque no estaban acabadas las obras. Estando en la prisión de Yeserias, en 1940, llegó Valentín Recio (que al parecer tenía un cargo en la alcaldía de La Torre entonces) para reclamarle a Eudaldo los bonos que habían sobrado de la construcción de las escuelas. La contestación de Eudaldo fue: " los bonos estaban en mi casa, C/ Covarrubias, 34, Madrid, cuando me detuvieron los falangistas, y desaparecieron con otras cosas más".

Al parecer, de esto Valentín Recio no informó al pueblo. La prueba es que Gabino García Cortés, empleado del Ayuntamiento largos años durante la dictadura franquista, en una reunión de labradores, en la cual estaba presente Daniel Serrano (yo, hermano de Eudaldo Serrano) dijo: "Aquí tenéis que en una obra como las escuelas, sobró dinero, pero no se sabe adónde ha ido a parar".

Las escuelas fueron inauguradas a primeros del 37. Es un absurdo y una mala fe rotunda pretender que el Jefe de Falange pagó las escuelas. Cuando se acabaron de construir ya había muerto. Fueron financiadas por el Frente Popular.

Por otra parte ¿a quién se le va a hacer creer que la calle de "José Antonio" de La Torre, no sea de "José Antonio Primo de Rivera", que durante la República se llamaba "calle de los Mártires de Jaca"? (no "Mártires" a secas. No hablar claramente es querer engañar.)

Daniel Serrano Recio, nacido en la Torre de E. H. el 3 de enero de 1920, en la calle de Madrid, que pasó en 1931 a llamarse de los Mártires de Jaca, en el barrio de La Barrera, con voto electoral actualmente en esa localidad.
París, 4 de noviembre de 2010.
37
Comentario sobre la denuncia  de 1940 de Antolín Pinel.
Antes de la guerra, Antolín Pinel era el dueño de la posada, sita en la plaza, en el edificio de los Alonso, propietarios de la fábrica de alcoholes. Durante la sublevación, que se sepa,  no intervino en nada. En 1940 era juez municipal de La Torre e "informó" a Madrid, sobre la "actuación" de los republicanos.
Para nosotros sus acusaciones de que Eudaldo era "destacado marxista, entusiasta propagandista, presidente de la Reforma Agraria" son alabanzas, y nos enorgullecemos de ellas. En cuanto a las demás acusaciones, encaminadas a dañar y perjudicar a un defensor de la democracia y del régimen legal, callan que los sublevados fueron los fascistas que le ascendieron al puesto de juez, que empuñaron las  armas por derrocar el régimen que estaba estableciendo la justicia social, lo que no pudieron soportar. Su gran enemigo era la Reforma Agraria, que instauraba justicia, dando trabajo a todos los jornaleros, cuando ellos sólo se lo daban a los esquiroles y a gente obediente al caciquismo. De esto atestiguan varias páginas de dicho expediente, en el que se acusa a varios republicanos que lucharon en las huelgas por aumentar el salario de los jornaleros de 3 a 3,50 pts, de que intervinieran frente a los esquiroles. Dichos republicanos, Eugenio Martín Aguilar, su hermana Francisca y Cesáreo López Garrido, cuñado del alcalde Pedro Caballero, fueron fusilados en Talavera y Madrid con muchos más del pueblo. El odio lo sentían los caciques y sus protegidos por los trabajadores honrados y valientes). La Reforma Agraria fue un gran beneficio para La Torre y los pueblos circundantes, distribuyendo las tierras del latifundio más grande de España, el Monte Alamín.
38
Comentarios a la Causa 21.122
Aportaré unos comentarios al resumen de dicha Causa por Manuel Serrano Maroto. No poseo la causa entera, a pesar de los trámites que vengo haciendo desde hace unos años.
Las denuncias de Nieves Lobón son puras calumnias. Las mujeres en la Torre de Esteban Hambrán no intervinieron en nada salvo una excepción, Josefa Aguado (“la Pepita“), a la que se detuvo con la pistola en la mano y fue perdonada por ser mujer, y vivió en Madrid durante la guerra.
Otra mentira es la que se cuenta sobre Francisco Lobato Cortés. Este señor, republicano,  tenía un comercio, era corresponsal del Banco Central y tenía suficientes ocupaciones con esto. Las derechas le odiaban porque sus ideales liberales apoyaban a los obreros y agricultores de izquierdas.
Las declaraciones de testigos a favor de Eudaldo Serrano Recio no sirvieron para nada, sólo sirvieron las calumnias y mentiras para asesinarle. Eudaldo era el teniente alcalde y tesorero del pueblo, de una junta municipal democrática, presidida por el alcalde Pedro Caballero Bermúdez.
La sublevación de las derechas con la Falange entrañó una reacción de defensa de las autoridades municipales, que enviaron una comisión (Eudaldo con tres concejales) a la puerta del jefe de Falange (Juan Aguado), quien les arrojó una bomba de fabricación artesanal, en vez de salir a hablar con sus convecinos. Tal vez fuera la consigna para disparar porque así fue y los disparos de las derechas ocasionaron dos muertos y varios heridos delante de varias casas donde se parapetaron  los facciosos.
De esto no se dice nada. La República estaba en estado de legítima defensa. Propietarios de derechas, que fueron alcaldes (algunos) durante la dictadura de Primo de Rivera, aliados con la Falange y las fuerzas más reaccionarias de la Iglesia arremetieron contra las personas progresistas del pueblo (de España), como la “Señorita“ y su administrador (Mariano Serrano Sánchez, acusado absurdamente de marxismo y de “rebeldía en Francia“, cuando estaba en la cárcel), como Francisco Lobato, dueño del edificio del baile de la Unión Artesana, factor de solidaridad  y progreso para el pueblo, en los años treinta.
La Panificadora Obrera, fundada por los labradores de izquierdas, fue objeto de la envidia que implicó para los panaderos de derechas que prosperara esa obra ejemplar de la solidaridad campesina y obrera.
Bien lo dicen unos testigos, con valor y clarividencia: las denuncias fueron consecuencia de “la envidia y rencillas“ que minaban a  aquellas derechas rancias que se creyeron propietarias para la eternidad de los siglos del sudor y del trabajo de la gente humilde que empezaba a liberarse de su yugo, encabezada por algunas personas esclarecidas y generosas.
Daniel Serrano Recio
París, 1° de mayo de 2010.
39
Comentarios de la denuncia de Valentín Recio.
La denuncia de Valentín Recio Gómez (firmada por él en La Torre de Esteban Hambrán el 2 de septiembre de 1939) contra Asunción Valdés García y su sobrina Asunción Valdés Mogín, “La Señorita“, es un conjunto de mentiras, falsedades y calumnias.
Valentín Recio sería teniente de alcalde  (no alcalde) siendo Juan Aguado López alcalde de  mayo de 1931 a febrero de 1936. En 1930 lo era Felipe Lobón, en abril del 31 la junta municipal de izquierdas estaba compuesta por los que serían concejales del Frente Popular (Pedro Caballero, Eudaldo Serrano, Aurelio Serrano, Marcelino Zamorano, Francisco Lobato, fundadores del PSOE del pueblo).
En el pueblo de La Torre de Esteban Hambrán no existía en 1936 el partido comunista. Otra mentira es que la Panificadora Obrera recibiera dinero de Asunción Valdés García. Pues su situación económica era sobradamente firme para no necesitar préstamos de nadie.
Lo real y cierto ocurrido es lo siguiente: estas Señoras Valdés poseían una hacienda de las mayores del pueblo, heredada de un tal Gerardo Valdés Flores o Flores Valdés. En los años treinta esta enorme hacienda estaba arrendada a una familia que se apodaba “Los Culolargos“, labradores de oficio. Resulta que no pagaban el arrendamiento y debían una suma considerable a la familia Valdés. En la primavera del año 1931, con toda la cosecha en flor y sin pagar los arrendamientos, la Señora Valdés contactó con labradores que eran de izquierdas para ver si querían coger sus tierras en alquiler y hacerse cargo de la cosecha que estaba en marcha pagándole a ella lo que los “Culolargos“ le debían. Así pues llegaron a un acuerdo y los labradores de izquierdas se hicieron cargo de toda la cosecha que estaba en marcha.
Al  llegar el verano se recogió la cosecha y se le pagó lo que se había convenido. Para llegar a este éxito, tanto de los labradores como de la Sra. Valdés, los labradores formaron una especie de cooperativa; se recolectó la cosecha, se trilló en una era de su propiedad que existe en el sector de San Roque y después de la recolección la Señora apodada “La Señorita“ (sobrina de Asunción Valdés García) convino en arrendarles toda la hacienda quedando las olivas en su propiedad y conviniendo que los labradores las cultivasen en un precio convenido con el arrendamiento de las tierras.
Esto sucedió así y ocasionó que las Señoras Valdés adquirieran simpatía por parte de los labradores de izquierdas, cosa natural puesto que todo marchaba a las mil maravillas. Lo demás son todos embustes.
Daniel Serrano Recio
15 de junio de 2012.
40
Historia particular de Pablo el Perdigón
Era un pequeño labrador  al que con sus propiedades no le bastaba para vivir. Un hijo suyo llamado también Pablo, evacuó el pueblo de la Torre de Esteban Hambrán al entrar en él los franquistas, debido más bien a que su novia, hija de Baldomero el electricista, también abandonó el pueblo yendo a Madrid.
Como sus propiedades no le bastaban para vivir en la Torre, se asoció con un tal Gerardo, el chófer, y pusieron un camión para hacer transportes. El tal Gerardo era de izquierdas y el Perdigón no tenía significado político, pero más bien simpatizaba con las izquierdas.
Me parece que era algo familiar de Justo “el Manguero“ y por este motivo, al ser fusilado un hijo de éste por su comportamiento criminal fascista, simpatizó con las derechas durante la guerra y después.
Hay un caso particular que voy a mencionar. Al estar asociado con Gerardo el chófer, su negocio era el transporte de todo lo que se presentara.
En el verano de 1936 antes de la guerra se presentó en mi casa y pidió a mi padre que le facilitara unas treinta fanegas de trigo para transportarlas a Torrijos a la fábrica de harinas  y que después se las abonaría. Mi padre cedió a su demanda y cargaron el trigo (treinta fanegas). Estalló la guerra, pasó el mes de julio, agosto y septiembre y el Perdigón no abonó a mi padre en estos meses el importe del trigo que se llevó, el cual esperaba con paciencia que se lo abonara.
Llegó el mes de octubre y los franquistas entraron en el pueblo siendo nosotros obligados a evacuar a Madrid.
El chófer Gerardo también evacuó pero “el Perdigón“ se quedó en La Torre. En Madrid nos codeamos con Gerardo el chófer y con el hijo del Perdigón, pero naturalmente mi padre dejó pasar el tiempo. Una vez pasada la guerra y al regresar mi padre al pueblo con las manos vacías y lleno de necesidades fue a reclamar al Perdigón el dinero del trigo que le prestó. La respuesta fue que era Gerardo el que tenía que pagar.
El hijo regresó a La Torre, puso el cine a medias con un asociado. El padre se ocupó de sus tierras.
41
Las peleas con piedras. 
En los años 20 a 30, los muchachos de la Torre jugábamos a tirarnos piedras. Por una parte los que vivían en el Regajo (zona más baja del pueblo) y por otra los de la Barrera (zona alta donde yo vivía, así llamada porque habría una barrera para defenderse de los toros, en las cuatro esquinas). A eso nos dedicábamos por las tardes, después de salir de la escuela y los domingos. Nunca ninguno fue tocado por una pedrada, éramos expertos en evitar las piedras que recogíamos por el suelo. Seguramente la Torre habría sido un pueblo montañoso. Además allí el nombre de Serrano es corriente. Supongo que por eso, recordando esos juegos callejeros de los niños (las niñas eran más tranquilas), el jefe de Falange local (Desiderio Pablo Domínguez) en octubre de 1939 “informó“ a Madrid de que yo era el tira-piedras número uno del pueblo en mis mocedades.
Pioneros no llegó a haber en la Torre. No apedreamos a los adultos de ninguna tendencia política en nuestras peleas. Seguramente Desiderio Pablo, de los del Regajo, intervendría en nuestras peleas, ya que supongo que en 1939 tendría más de los diecinueve años que yo tenía, al ser víctima de tales acusaciones, falsas como todas las demás,  por las que me condenaron a doce años y un día de cárcel.
42
El 20 de julio del 2010, ante el monumento  de Thorens (Alta Saboya) a los resistentes y deportados, a los guerrilleros españoles des Glières (entre ellos Avelino) de la guerra de 1939-45

 
Con la presencia de miembros de la Amical de la Resistencia española de Annecy, presidida por Miguel Vera y José Caballero, de los abanderados de numerosas asociaciones de resitentes y deportados, de la vice-alcaldesa del pueblo (la Sra N. Bernard-Granger), celebramos un bonito homenaje a Avelino Escudero Peinado, torreño, llegado allí  en 1940, para el Trabajo Obligatorio, después de pasar la frontera en 1939, pero que como 57 otros jóvenes españoles se unió a la Resistencia, organizados los guerrilleros  por Miguel Vera (padre). Avelino fue asesinado en ese pueblo en marzo del 44, al bajar del Plateau des Glières, por orden del capitán Anjot, después de que fuera asesinado el gran amigo de los guerrilleros españoles, del Comandante Vera, el famoso militar Tom Morel. Además del nombre de Avelino constan otros nombres, como el de Paulino Fontova, también asesinado allí, según dicen, por milicianos de Vichy, despiadados, verdaderos fascistas, que respaldaban a las fuerzas nazis. Los aliados confiaban en los guerrilleros y resistentes allí organizados, y les tiraron armas con paracaidas en los pastizales nevados, a unos  1500 metros de altura del Plateau (meseta), pero no lograron recuperarlas, y tuvieron que bajar antes de que nazis y colaboradores subieran, con fuerzas numerosísimas, a aniquilar a los resistentes, entre los que había 57 españoles (dos otros toledanos más, según José Caballero, andaluz), agrupados en las secciones llamadas de modo simbólico Ebro y Renfort de Ebro. Una historia de valor y heroísmo, de esperanza y de fe en el porvenir de Libertad. Nuestro paisano Avelino, como unos diez que allí se quedaron, "supo morir para seguir siendo un hombre", como dice un filósofo, en el cartel de las inmediaciones del Plateau.
Primero Miguel Vera explicó que el homenaje se debía a la voluntad del torreño Daniel Serrano Recio, amigo de infancia de  Avelino (como lo fue de lucha de José Caballero y de Serafín González, brigadista francés), venido a Annecy con ese propósito, además del querer conocer a José y a Carmen Caballero, a Jeanne García, esposa resistente francesa del guerrillero Fernando García, y ver lugares llenos de heroísmo y de monumentos de la memoria contra el fascismo, como se necesitan en algunos sitios de España.
Dio la palabra a Daniel, después de pedir el saludo de los abanderados, que agacharon sus magníficas banderas, que llevan con esmero y orgullo. dijo  con mucha emoción, que venía de París, tras haberse enterado de que allí en Thorens mataron a un paisano suyo, que yacía en la necrópolis de Morette, con tantos resistentes franceses, brigadistas y guerrilleros españoles, con el capitán Anjot, Tom Morel, al que tanto admiraban y querían. Al no poder asistir al homenaje que se les rindió el 14 de abril, vino este 20 de julio a honrarle y ponerle flores, como quisiera que se hiciera en su pueblo, la Torre de Esteban Hambrán, de Toledo, donde quisiera que hubiera un monumento a las victimas del fascismo, y se les pusieran los nombres en las calles, como lo exige el Deber de Memoria en las leyes  de las Naciones Unidas, desde Nuremberg.
Después Miguel  Vera leyó  con emoción el poema de Valente titulado Cementerio de Morette-les Glières, 1944 (se tradujo primero al francés para los no- hispanohablantes), donde se dice que "murieron por nuestra Libertad" y donde se mencionan los nombres de los guerrilleros, sus pueblos, como nos lo dijo hace unos meses, al firmar la petición de Daniel (para que pongan calles a las víctimas del fascismo en  la Torre EH) el periodista sevillano Francisco Morilla, gracias al que de todo esto supimos.
Rose-Marie Serrano
43
Extraordinaria  y sorprendente defensa de la Señora Asunción Valdés  García en contra de la mezquina “denuncia“ de Valentín Recio.
Es un placer leer  setenta y tres  años después de que la escribiera  su propia defensa  por  La Señora Asunción Valdés García, hacendada de la Torre de Esteban Hambrán,  en contra de la “Denuncia“ de Valentín Recio, hecha en contra suya  en septiembre de 1939.
Es una carta original en este tipo  de “literatura“ de la Causa General, tan burda y llena de machacona fraseología antirrepublicana. Se nota la cultura de la autora, con su hábil pero no servil alabanza del régimen, encabezada por un pertinaz análisis político. Esto es muy sorprendente.
Hoy en día, sabiendo que los intelectuales apoyaron en gran mayoría a la República (su sobrina era maestra) y sus justas e imprescindibles reformas, podemos dudar de que la culta hacendada torreña no escribiera su hábil defensa, apoyada y aconsejada por abogados madrileños, con segundas intenciones, imposibles de vislumbrar por los burdos censores del régimen, del cual es fiel ejemplar el codicioso Valentín Recio, quien denuncia tras denuncia y cobardía tras cobardía, logró  acumular una de las mayores haciendas de la Torre de Esteban  Hambrán. Ya se sabe que las razones de la guerra desencadenada por los franquistas y sus secuaces fueron  antes que nada una operación de recuperación del poder económico. Bien se ve, por ejemplo,  en la película de Christian Caroz, Aurora.
No sólo, como lo precisa  Asunción Valdés, acusándole de ingratitud, no ayudó a su primo Eudaldo Serrano Recio, quien le salvó de las furias justificadas de los de izquierdas por formar parte de los sublevados, sino que estando ya Eudaldo preso  en Yeserías vino a reclamarle los bonos sobrantes de la construcción por el Frente Popular de las Escuelas del pueblo, como lo cuenta Daniel Serrano Recio, su hermano, encarcelado con él en la prisión madrileña.
Fue servil  instrumento de la venganza de la hermana del jefe de Falange (Juan Aguado), “la Pepita“, quien envidiaba sus fincas a su tía y a su  prima Valdés. Así vemos que los odios políticos de las derechas  estaban basados en la Torre, como en toda España, en el afán de apropiación de los recursos y riquezas, que el Frente Popular se esforzó en distribuir.
Ya pasaron muchos años, no quedarán parientes vivos de las señoras Valdés, ojalá los hubiera, pero les doy las gracias a posteriori por la defensa implícita de mi tío Eudaldo. En cuanto a Gerardo Gómez Lobón, me parece haber leído que en efecto, éste apela a Valentín Recio como testigo a descargo en un sumario, y nunca acudió el codicioso personaje a defenderle.
En la Torre de Esteban Hambrán un lejano pero inolvidable verano de 1974 0 75, estuve en la bodega de Valentín Recio, del que entonces, adolescente, ignoraba  el pasado. Su extraña mirada se me quedará grabada para siempre en la memoria. Valentín Recio sí que sabía el pasado de mi padre y de mi tío teniente alcalde del  Frente Popular.
Rose-Marie Serrano
París, 15 de junio de 2012.
44
LATRIBUNADETOLEDO.ES, 6 de julio 2011, La Torre de esteban hambrán
La petición realizada por el Foro por la Memoria de Toledo de retirar aquellos elementos franquistas que aún perduran en las calles, plazas y edificios públicos en la localidad de La Torre de Esteban Hambrán ha sido debatida y finalmente rechazada por el Pleno municipal.
Según ha comunicado en nota de prensa el Foro por la Memoria, se ha negado la petición en el Pleno del Ayuntamiento, celebrado el pasado 26 de abril, por el voto del por aquel entonces alcalde del PSOE, Ángel Marinas, y la oposición del Partido Popular, ahora en la alcaldía. El Foro de la Memoria asegura que la petición recibió un gran apoyo por parte de los ciudadanos, que aprueban la retirada de dichos homenajes, no siendo un hecho aislado al tener lugar en diferentes pueblos de España.
Desde el Foro por la Memoria se han emprendido gestiones a través de diferentes administraciones, pidiendo amparo ante la actuación del Ayuntamiento de la localidad. La asociación denuncia la ausencia de atención recibida por parte de dichas partes.
El Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha, José Manuel Martínez Cenzano, ha sido la única institución que ha respondido, al abrir un expediente y hacer recomendaciones al Ayuntamiento para tomar las medidas pertinentes. Sin embargo, la actuación ante competencias ejecutivas de las administraciones no son potestad del Defensor del Pueblo.
Las calles cuyo cambio se solicitó fueron las denominadas ‘Jose Antonio’ y ‘Mártires’, nombres que el Ayuntamiento no creyó procedente modificar.
Rose-Marie dijo (comentario)
Se solicitó quitar los nombres de los fascistas José Antonio (se contestó que no era Primo de Rivera obligatoriamente, ya que no lo ponía), se mentó también al jefe de Falanje, Juan Aguado, cuyo nombre está desde 1937 en las Escuelas construidas por el Frente Popular a partir de febrero del 36, pero los concejales escurrieron el bulto, diciendo que de quitar el nombre (del jefe de la sublevación en el pueblo), también habría que quitar el de una calle (también llamada de Juan Aguado), y en cambio los concejales mencionaron la calle de los Mártires, porque se podía decir que podían ser cualesquiera, de cualquier "bando", omitiendo que la calle Valdefuentes (ahora de los Mártires), fue cambiada de nombre durante el franquismo. Nosotros no mencionamos a mártires algunos, pero se sintieron aludidos, con ese nombre religioso que les dieron a los sublevados, enemigos de la democracia.
Como lo dijo Daniel Serrano, hermano del teniente alcalde Eudaldo Serrano Recio, fusilado en la Almudena en 1941 (por denuncias de Pepita Aguado y de Antolín Pinel y demás fascistas, quienes denunciaron a medio pueblo, como lo pusimos en el blog de las víctimas del fascismo de la Torre,) como ocurrió en otros pueblos, por no decir en todos, no soportaron la organización de las izquierdas para llevar a cabo la reforma agraria, ni tampoco el auge de la cultura con construcción de escuelas por fin a partir de febrero del 36, como diría Almudena Grandes, no soportaron la alegría del pueblo en febrero del 36.
Los descendientes de los sublevados siguen llevando la batuta en aquel pueblo, siguen el caciquismo, la complicidad con los privilegiados, que no tiene más ideología que los privilegios, el catolicismo acérrimo y buena dosis de xenofobia. Las fiestas del pueblo sí que ocupan toda la atención de los concejales, el cambio de nombres y lo que simbolizan no interesan, no interesa la Ley de Memoria, no interesa la II República, menos aún el Frente Popular, no "interesan" por no emplear el vocablo grosero que me dirigió hace poco alguien. Sólo interesan el nivel de vida (bajo, claro está ¿cómo podría ser de otro modo?), las bodas y los bautizos, el veraneo, la vida diaria, el tener y el mostrar que se tiene, el presente. Emilio Sales y el foro por la Memoria tienen razón, se trata de un pueblo español bastante común, donde olvidaron a sus héroes del Frente Popular, los mejores hombres que hubo en generaciones allí, por eso repito quienes fueron: Pedro Caballero Bermúdez (alcalde, fusilado en 1940 en Talavera), Aurelio Serrano Martín, concejal socialista, Marcelino Zamorano Piñero (concejal socialista), Mariano Serrano Sánchez, (encargado de la "Señorita", quien contribuyó a la aplicación de la reforma Agraria), y muchos más, (además de mi tío Eudaldo, fundador en el pueblo con los demás, del PSOE), todos convencidos de la razón y de la justicia que representaba aquel gobierno democrático. ¿No es justo que se los recuerde a todos ellos, como lo intentamos en nuestra petición, que se puede leer en http://victimasfascismolatorreestebanhambran.blogspot.com/ en vez de recordar a los sublevados?
Rose-Marie Serrano
45
Comentarios a la película No darse por vencido
a) El sentido profundo de “No darse por vencido”
El visionado de este emotivo documental, dirigido por Susana Arbizu y Henri Belin, no habría sido el mismo sin la presencia del codirector y el protagonista, Daniel Serrano. Cuando ya estamos tocando el fondo, como susurrase Gabriel Celaya y cantara Paco Ibáñez, y sumergidos en un mar insondable de porquería reencontrarnos cara a cara con nuestra memoria más reprimida, la colectiva y silenciada durante decenios, supone un serio aldabonazo a las conciencias, incluso las más adormecidas.
Se trata de una charla en frío, descarnada sacando a la superficie recuerdos familiares dolorosos pero imprescindibles. Daniel hace un recorrido lleno de rabia contenida y sentimientos de antigua impotencia por el triste final, no por presentido menos sangrante, de su hermano. Desde su representación municipal en el pequeño pueblo toledano de La Torre de Esteban Hambrán intentó hasta el final mantener la coherencia y la dignidad de su cargo, pero la furia incontenible de los facciosos y sus cómplices sólo podía tener un final. Causaun enorme respeto, más que otros sentimientos, seguir la descripción sencilla y directa de Daniel. Éste no adopta en ningún momento la pose de protagonista ya que de forma intuitiva sabe que es sólo vehículo de un drama infinitamente repetido por toda la geografía española.
La descripción del contexto rural y agrario que rodeaba lo cotidiano de los ciudadanos republicanos, ajenos a la inmensidad de la agresión sin motivos de que eran objeto, que Daniel hace es, a mi modesto entender, lo más humano del documental. Transmite, posiblemente sin saberlo, un relato lleno de ternura directa y sin artificios, una relación fraternal que hunde sus  raíces en la vida del pueblo. La voz de este protagonista obligado suena natural, consiguiendo una empatía necesaria y lógica. No hay innecesarios trucos: ahí está una parte sustancial de nuestra memoria colectiva. Y eso significa una lección para todos los que, abrumados por las barreras que la incompetencia, la incomprensión y la maldad humana levantan en nuestro camino por rehabilitar la dignidad perpetua de los nuestros, sentimos en algún momento la tentación de tirar la esponja. No darse nunca por vencidos. Ellos no lo habrían hecho, pues demostraron que, con la evidencia de estar luchando sin armas contra un enemigo muy superior en medios traidoramente robados al pueblo que les mantuvo, no desfallecieron ni se rindieron. Esa es la mejor lección de “No darse por vencido”.
Francisco González de Tena.
Madrid, 1° de julio, 2012.   
b) No darse por vencido
El pacto político de "la transición" nos robó la memoria colectiva. Tras la espantosa guerra que asoló nuestro país y que terminó con la victoria de las tropas fascistas. Sobre las cenizas de esa debacle se construyó un estado a la medida de los vencedores. Los vencidos fueron exterminados o expulsados fuera de nuestras fronteras. Tras la muerte del dictador se perdió la oportunidad de hacer justicia. El miedo, siempre el miedo, que recorría como un estertor todos los rincones del país. Ese miedo atávico a que volviese otra vez la guerra es lo que explica el olvido de las víctimas y su descendencia.
La modélica transición a la democracia, exportada como modelo de cambio político fue ampliamente aplaudida dentro y fuera de España. Pero ¿fue tan modélica como se pinta? ¿Se enfrentó la sociedad española con el fascismo?. Las víctimas de esa dictadura atroz aún esperan la reparación histórica y el consuelo del reconocimiento de su sufrimiento. Desaparecidos, fosas comunes en los cementerios, cuerpos perdidos en las cunetas. Nos escandalizamos cuando nos informan de crímenes contra la humanidad al ver imágenes de otros lugares del planeta, pero no nos rebelamos contra nuestra propia infamia.
Hemos construido un nuevo sistema que hunde sus raíces en la injusticia y la falta de reconocimiento a los que lucharon por mantener la II República, legítimamente constituida. Otro motivo para indignarse. Las calles y plazas de nuestras ciudades deberían llevar cientos de nombres de estos hombres y mujeres.
Esta noche se ha presentado en Talavera un documental que recoge la lucha de Daniel Serrano Recio por recuperar la memoria de su hermano, teniente alcalde socialista de la Torre de Esteban Hambrán durante la II República y que fue detenido y ejecutado en 1941. Henri Belin y Susana Arbizu han querido recoger la lucha de Daniel por rehabilitar su memoria en este pueblo de la provincia de Toledo. El documental reivindica el combate por la dignidad de todos los que han sido despojados de su memoria.
Eudaldo Serrano Recio fue fusilado únicamente por defender un ideario político. Está enterrado en Madrid en una fosa común y en su pueblo no existe ni una triste placa que le recuerde. Sin embargo, el colegio público del pueblo lleva el nombre del falangista que se sublevó contra la corporación municipal legítimamente constituida. Es el mundo al revés.
En nuestros pueblos, en el mundo rural aún queda el miedo. Quedan ya muy pocos testigos oculares de aquellos días. Se ha preferido olvidar, pasar página, no remover el pasado porque duele. Pero hay que ser valientes y recoger los testimonios orales de aquellos que vivieron las penurias de la posguerra, la humillación de ser despojados de sus familias y de sus bienes. Se vieron obligados a marchar de sus pueblos, algunos a ciudades grandes donde difuminarse, otros no tuvieron más remedio que exiliarse. Algunos contaron sus vivencias e historias a sus descendientes, otros las guardaron en un rincón de su ser, sus muertos se convirtieron en fantasmas, nunca pudieron enterrarlos. Hemos cambiado de siglo, las generaciones se renuevan y cuando ya llevamos más de treinta años de democracia se les niega el derecho de recordarles con una simple placa. Una vergüenza. 
María Elena Rueda Galán
46
Aleçon, Alta Saboya, La Baule, Madrid (cementerio de la Almudena y monumento a los Brigadistas en la Ciudad Universitaria), Brunete, Talavera de la Reina  y París (el 25 de agosto del 2012).
Gracias a los Descendientes del Exilio español y a la asociación Vive la Résistance, en Alençon echaron en 2011, La película de Henri Belin y Susana Arbizu, No darse por vencido.
Fue un gran éxito, con una reunión amistosa después con los asistentes, entre ellos Carmen Negrín, con quien tuvimos ocasión varias veces de visitar y florecer en París la tumba de su inolvidable y valiente abuelo, el historiador Angel Viñas, Carmen Bustamante, familiar de republicanos, Valentín Martínez, hijo de un fusilado de Cuenca, el cineasta Emilio Navarro y su amigo Francis.
En Annecy, en Thorens, Miguel Vera y la Amical de la Resistencia Española de Alta Saboya organizó para mi amigo torreño Avelino Escudero Peinado, muerto combatiendo heroicamente en los Glières, un magnífico homenaje, en julio del  2010, del que quedamos deslumbrados mi hija y yo, al ver las ceremonias y las banderas tricolores y entre ellas, la bandera republicana española, por la que luchamos Avelino, pontonero en el Ebro, y yo, en varios frentes hasta llegar al de Extremadura.
En la Baule, adonde fuimos a continuación en agosto del 2010, constatamos con alegría que se puso una placa al Presidente Luis Companys, de lo que se alegraron y enorgullecieron los compañeros acudidos de Barcelona, entre ellos el gran luchador Pere Fortuny.
Menos suerte tuvimos en abril del 2011 en el cementerio de la Almudena de Madrid, donde según los organizadores, no había tiempo para que yo pudiera mencionar a los fusilados de mi pueblo, cuya relación fue establecida por la historiadora Mirta Núñez Díaz-Balart. Se dio la palabra a historiadores, juristas y estudiantes de varias nacionalidades, pero se me la negó, con mis noventa y un años. Hicimos un acto espontáneo con las fotos y nombres de fusilados, se nos juntaron entre muchas personas, Emilio Silva, protagonista también, conmigo, de No darse por vencido, doña Mirta, Aurore Ducellier. Cantamos la Marsellesa Pacífica, la de los socialistas de mi pueblo y regresamos a París.
En abril de 2012, invitados a Talavera (de la Reina) por el presidente del Foro por la Memoria de Toledo, Don Emilio Sales Almazán a ver allí la película del director francés, pasamos antes por Brunete con Severiano Montero, vice-presidente de la Asociación de los Amigos de las Brigadas Internacionales (AABI). Alli le conté mis recuerdos entre algunos restos de metralla que quedan en el cerro Pico y Pala, las flores malvas salvajes, las piedras que acumulamos aquel verano de 1937, que allí siguen, testigos de nuestra tragedia. También asistimos al homenaje de la AABI a los brigadistas en la Ciudad Universitaria de Madrid, el 25 de abril y pude dar las gracias a los Brigadistas delante del monumento que les edificaron. 
Por fin el 25 de agosto pasado, gracias a la petición emprendida por mi hija menor, (deslumbrada por los homenajes al torreño heroico de los Glières, mi amigo Avelino Escudero Peinado, en Thorens en julio del 2010 y frustrada de no ver bandera republicana española alguna en París el 25 de agosto del 2010)  y seguida por un millar de personas del mundo entero de mayo a julio de 2012 y por muchas asociaciones españolas y francesas (entre ellas la de ASEREF (8) cuyo presidente Eloi Martínez fue, por primera vez desde hacía sesenta y ocho años, nuestro abanderado de la II República en París), el alcalde de París aceptó la presencia de nuestra, de mi bandera roja, amarilla y malva en los homenajes de la liberación de la capital francesa, para representar a todos los españoles republicanos que lucharon con franceses y con los demás combatientes de todas nacionalidades en contra del fascismo monstruoso, del nacismo salvaje y feroz.
Estuvimos muy felices y orgullosos ese día glorioso, con nuestras banderas, la de la IIª República, la de la AVER, (9) al lado, como lo estuvieron en España en tantos frentes y combates de la esperanza.
Hace poco estuvimos limpiando con las amigas republicanas españolas de región parisina, que somos un grupito fraternal y solidario, la tumba de la fotógrafa Gerda Taro en el cementerio del Père-Lachaise, que visitamos a menudo en París por los monumentos que tiene a deportados, resistentes y brigadistas, que florecemos a menudo también. Esperamos que le pongan una calle o plaza por Brunete a la genial y audaz fotógrafa enterrada en París, y visitemos algún día el museo de la batalla de Brunete, con la grabación de mis recuerdos y las películas que ruedan a cada marcha que hacen desde hace unos años con familiares de brigadistas que acuden desde lejos.
Mantendremos vivo el recuerdo de nuestros republicanos españoles y de sus amigos, los nobles brigadistas. Les llevaremos flores también a la avenida Mathurin Moreau de París donde en octubre del 2011 pusieron una espléndida placa recordando su hazaña y su generosidad por los ideales de la República. Nada es demasiado para agradecerles a los brigadistas su fraternidad.
Aparte de los Brigadistas, de la Unión Soviética, de México, del Chile que acogió al Winnipeg ¿quién se solidarizó con energía y determinación con los republicanos españoles?
Bien lo dice José Marfil, autor de Sobreviví al infierno nazi, el monstruo puede volver a surgir, y los republicanos españoles fueron los primeros que se le enfrentaron, hay que recordarlos como un ejemplo valioso e imprescindible. 
Sólo quisiera que en aquel pueblo toledano de mis antepasados, con huertas feraces, olivas y trigos abundantes que yo cultivé como mis mayores, brillaran de nuevo  las luces de la República, a la que fieles sirvieron nuestro querido maestro Moyano, mi hermano Eudaldo, (10) “líder del pueblo“ bien llamado y sus compañeros republicanos, a los que un día se rendirá, no cabe duda, un solemne y sonado homenaje. Ese día volveré o volverá mi hija, la que desde aquí lucha por nuestros republicanos.
Daniel Serrano Recio
París, 29 de septiembre de 2012.
Documentos y comentarios
47
¡Eudaldo, Aurelio, Pedro y todos los demás!
 
Erase un noble caballero toledano, “líder del pueblo” bien llamado,
Y en la Magdalena de su pueblo “Eudaldo” bautizado.
De trigos y viñas gran experto, de joven sin tregua araba, trillaba y sembraba,
Para total contento de su padre y familia.
Culto, valiente, en ratos libres y ocios, teatros y funciones musicales,
Discursos y luchas campesinas,  sin descanso allí animaba,
Apasionado por Artes y Justicia.
 
¡Llegó aquel verano de brasa, y malhadado,
En qué tan largas y revueltas fueron las vacaciones!
 
Eudaldo, el noble caballero de rubios trigos nutrido, con letras y poemas embelesados,
En Porlier recluso hasta el año 41,
Con sus amigos torreños de rebelión convictos,
Por las tardes soñaba con la era de trigo, la trilla y La Barrera,
Con su casa con el granero lleno.
¿Quién llevaría los granos a moler?
¿Quién  llevaría las vacas a pacer?
¿Volverían su madre Mercedes y su hermano Daniel, recluso en Yeserías, a tirar a los vientos en el corral chinitas, otra vez, para conjurar funestas tempestades?
Volvería a oír sus cantos y refranes, de su pueblo riqueza inaudita?
¿Volvería a hacer de “Juan José”, con Rosa, su enamorada, el romántico y trágico papel, volvería a reírse al oír a su amigo improvisar papeles cuando se le olvidaban, en el teatro “Arniches”?
¿Qué sería de España fuera del siniestro Porlier?
“¡Tú, Daniel, tú, saldrás! Tú, ¡nos vengarás¡”
Amigos, hermano, no os vengué.
Por eso llevo esa deuda con vosotros todos, la llevo hasta el final.
No sé escribiros poemas ni pedir amnistías. Nada tenéis que haceros perdonar.
Sólo pido y digo a los jóvenes: “¡Recordad¡ ¡No murieron en balde, recordad¡”
¡Eudaldo, Aurelio, Pedro y todos los demás!
 
Daniel Serrano Recio
París, 30-10-2009


48
 
Las mujeres de La Torre de Esteban Hambrán (Toledo), víctimas de la represión franquista

No sólo fusilaron, de 1939 a 1941 (en Madrid y en Talavera), a los hombres que defendieron la legalidad republicana; no sólo murieron en la cárcel concejales como Aurelio Serrano Martín, sino que se ensañaron los fascistas con las mujeres, familiares de los defensores de la legalidad, en La Torre de Esteban Hambrán, Toledo.
 
Fueron fusiladas, en el cementerio de La Almudena de Madrid en marzo y abril del 41, Francisca Martín Aguilar, hermana de Eugenio Martín Aguilar (fusilado en Talavera), Isabel Gómez Sánchez, hermana de Mariano Gómez Sánchez, esposa del tabernero Guillermo Caro Montero (fusilado con ellos el 6-3-41).

La casa de Mariano y Blasa, (tía de Eudaldo Serrano Recio), fue arrasada, no se pueden encontrar fotos de Ramona Serrano Alonso, quien mucho padeció para criar sola a sus dos hijos pequeños, tras ser fusilado su marido Mariano Gómez Sánchez, dice una familiar de Ramona y Mariano.

Isabel Gómez Sánchez y Guillermo Caro Montero tenían tres hijos. Si nos leen, sepan que estamos dispuestos a rendir homenaje a sus padres.

La hermana del alcalde del Frente Popular, Pedro Caballero Bermúdez, Nicolasa Caballero Bermúdez, estuvo en la cárcel varios  años, tras ser condenada a muerte (mismo expediente que los demás, n° 9.925) e indultada  después.

Nicolasa cuando quedó viuda, tenía tres hijos (Carmen, Cesáreo y Piedad), después de que fusilaran a Cesáreo López Garrido, su marido (y cuñado del alcalde), fusilado también con Eudaldo Serrano Recio, Guillermo Caro Montero (el 6-3-41).

Carmen, su hija, estuvo muchos años en un colegio de monjas, mientras Nicolasa tenía que presentarse todos los días en el cuartel de la Guardia Civil, cuentan ella y su nieta.

Emilia Serrano Rodríguez (86 años) padeció mucho con padre (Aurelio) y madre (Juana) encarcelados; con su hermana Isabel, ambas chiquillas de 15 y 14 años, llevaban dos cestas de comida semanales a sus padres, a Yeserías y a Ventas.

Cipriana (de 75 años), la madre de Aurelio Serrano Martín, fusilada con su hermana, Trinidad (de 73 años), yace en una cuneta con ésta, cerca de Méntrida, según Emilia, su nieta, quien quisiera recuperar sus restos para darles una sepultura digna. Las dos ancianas fueron cruelmente humilladas antes de ser fusiladas y abandonadas en una cuneta, como cuenta Emilia.

Juana Serrano, la prima de Eudaldo Serrano Recio, también estuvo en la cárcel varios años, por haber visto saltar al Jefe de Falange (Juan Aguado) a su corral.

Mucho silencio, los expedientes casi inasequibles (dos años para poder “verlos”, actualmente, en el Ministerio de Defensa, Paseo de Moret, donde los pedimos en junio del 2008 y si se pide copia en cd se paralizan durante 9 a 12 meses), no permiten revelar otros crímenes cometidos en aquella localidad toledana, donde fascistas anónimos nos acusan de querer abrir heridas casi cicatrizadas, las suyas.

Pero de estas víctimas, las nuestras, sí que sabemos y queremos hablar.

No olvidemos a las mujeres de La Torre de Esteban Hambrán:
 
  • Fusiladas: Francisca Martín Aguilar, Isabel Gómez Sánchez, Cipriana y Trinidad (madre y tía de Aurelio Serrano Martín), cuyos restos siguen en cunetas por los alrededores de Méntrida, según testigos bien informados.
  • Encarceladas: Juana (esposa de Aurelio), Nicolasa (hermana de Pedro Caballero), Juana Serrano (prima de Eudaldo Serrano Recio).
  • Esposas viudas y niñas huérfanas: Juana (esposa de Aurelio), Ramona (esposa de  Mariano Gómez Sánchez), Carmen, Piedad y Cesáreo (hijos de Nicolasa y de Cesáreo López Garrido), Emilia e Isabel (hijas de Aurelio).
Tantas víctimas del fascismo de La Torre de Esteban Hambrán, mujeres sencillas y valientes que no se merecieron suerte tan despiadada ¡Rindámosles homenaje, recordémoslas!
Daniel Serrano Recio y Rose-Marie Serrano
París, 15-12-2009
Silviana Villegas e Isabel Gómez Sánchez
Silviana era de una familia de labradores y jornaleros de la Torre, trabajadores honrados, sin cargos políticos, que simpatizaban con las izquierdas. Se mantuvieron fieles a la República. Ella trabajaba en su casa pero algunas veces representaba papeles en el Teatro Arniches, creado por las izquierdas en los años veinte a treinta. Hizo un papel en la obra Juan José de Dicenta, que tuvo mucho éxito en el pueblo por aquellos años.
Se dice en las acusaciones que limpió en el Cuartel de las Milicias, o sea la casa del sublevado Felipe Lobón, pero en el cuartel de las Milicias no entraban las mujeres, son acusaciones falsas. 
Un industrial atestiguó su respeto por la religión y su falta de ideas comunistas. En La Torre las mujeres en los años treinta no tenían educación política, se conformaban con adherir, la mayoría de las veces,  a las ideas de sus hermanos, padres, maridos. El testigo la salvó. Le concedieron la libertad condicional.
En los años sesenta me codeé con su hermano en París. Me dijo que su hermana vivía en Madrid.
En cuanto a Isabel Gómez Sánchez, ayudaba a su esposo Guillermo Caro Montero, en la taberna de la Plazuela, pero vivían cerca de nosotros, en la Barrera, con sus tres hijos, uno de ellos de mi edad. Por las calumnias, éstos se quedaron huérfanos. No sólo fueron fusilados los padres, Isabel y Guillermo, sino también el hermano de Isabel, Mariano, por rencillas y envidias. No sé qué habrá sido de los tres hijos, que no volvieron a vivir a La Torre, pero que un día (de visita) discutieron con los acusadores.
Daniel Serrano Recio
22/12/2010.
49
Comentarios de un torreño a la Causa General de Toledo-Cáceres
Como testigo de los acontecimientos acaecidos en La Torre de Esteban Hambrán (Toledo) en julio de 1936 y tras descifrar algunos de los datos proporcionados por el Archivo Histórico Nacional, Causa General de Toledo-Cáceres (1048, Expe.31), puedo señalar que varias afirmaciones del escribano/alcalde/juez (Justo Aguado) apuntadas en 1939-41 son dudosas o falsas.
A los sublevados contra la República y la Municipalidad, que fueron ajusticiados, se les incautaron los bienes. No hubo Comité rojo.
Desde 1932 el Cardenal Segura declaró la guerra a la República. A partir de entonces la Iglesia abandonó sus postulados espirituales (caridad, humanidad…) y colaboró con el fascismo e intervino en la sublevación de1936.
A consecuencia de esto el Estado despropió a la Iglesia de todos sus edificios públicos, que se utilizaron como mejor le convino al pueblo.
La Colectividad Agraria del pueblo de La Torre de Esteban Hambrán aprovechó la Ermita de San Roque para meter paja incautada de los sublevados que serviría para alimentar el ganado facilitado a los braceros.
No fue ningún delito como consta en la página 13 del Archivo, sino la sofocación de la rebelión, sofocación llevada a cabo por el alcalde Pedro Caballero Bermúdez, Eudaldo Serrano Recio (teniente alcalde) y personas de izquierdas.
Peralta fue uno de los sublevados, hizo fuego contra personas de izquierdas.
El sacristán Gerardo Papell Sáinz también formaba parte de los sublevados (p.9)
Si fue para la Juventud Católica un sacrilegio  el desalojar la Iglesia y la Ermita para fines agrícolas, ¿No era un sacrilegio de lesa humanidad mantener al pueblo en la miseria, no lo fue la sublevación contra un régimen democrático que emprendió establecer justicia social, no lo fue que casi todos los sublevados pertenecieran  a Falange Española y a la Juventud Católica, encabezados por Juan Aguado López, jefe local de Falange y sostenido por los jefes de Escuadra mencionados en el Archivo?
Se ignoraba en el pueblo que los sublevados pertenecían a Falange.
En la página 9 pone: personas sospechosas de participación en el crimen. No hubo crimen. El pueblo se movilizó para defenderse y enfrentar a los sublevados, los primeros en ocasionar muertes en el pueblo.
Se apuntó en 1939: Todos los socialistas… directa o indirectamente y se menciona a muchos miembros del PSOE, al que no pertenecía ninguna mujer.
Nicolasa Caballero, hermana del alcalde Pedro Caballero, no pertenecía al PSOE.
El crimen lo cometieron los apuntados en la columna “Nombre y apellidos de la víctima, de los cuales se da la filiación política en la columna siguiente: todos pertenecían a Falange Española o Juventud Católica (menos, al parecer, Rufino Escudero Piñero, cuyo hermano Casimiro era también jefe de Falange).
En la página 8 (Estado N° 1) noto que Daniel Ventero Plaza también pertenecía a Falange Española y de las JONS y a Juventud Católica.
Según la columna Si fue encontrado su cadáver…“, varios sublevados habrían sido encontrados en el Monte Alamín. No fueron enterrados en fosas ni cunetas como los republicanos, sino en el cementerio, aunque fueran fusilados en el Monte. 
Varios propietarios y caciques fueron verdaderos tiranos con los trabajadores. Los fascistas solían (suelen) achacar a sus enemigos sus crímenes.
Según se señala en la página 12: Juliana Merino Plaza poseía una pistola. A las mujeres no se las intervino en nada a pesar de cogérselas con armas.
En la columna: personas sospechosas de participación en el delito se menciona a varias mujeres. No participaron en nada las de izquierdas.
Puedo mencionar los lugares del pueblo donde hubo focos de sublevación. (Lo expliqué tanto a Federico Calabuig París de Arte contra la Violencia en abril de 2008, como en octubre de 2008 en la Agrupación Socialista de Chamartín ante unas cien o más personas, algunas venidas expresamente de La Torre para la ocasión).
La casa de Marcial Domínguez fue uno de esos focos.
La página 13 pone que Eudaldo Serrano, José García Plaza y otros se incautaron de las posesiones (lista a la izquierda) de Antonio Ventero Sánchez, lo que es absolutamente falso.
Amador Domínguez Yela murió en el Ayuntamiento tras agredir a un vigilante que se defendió.
En la página 14 pone: sucinta relación del hecho delictivo. No hubo tal delito. A la hermana del Jefe de Falange (Josefina Aguado López, llamada “La Pepita”) le incautaron los bienes por ser su casa centro de la sublevación. El padre no fue asesinado sino que, desesperado por el comportamiento de su hijo y el desastre que ocasionó tanto en su casa (circulaban cancioncitas de burla sobre la dejadez y el descuido de la hacienda por el hijo), como en el pueblo, se suicidó. Juan Aguado López, dirigente de la sublevación, fue ajusticiado por las autoridades del pueblo, no por un supuesto Comité rojo.
Sí se apuntaron mentiras y calumnias, llamando Comité rojo y hordas marxistas a las autoridades legales y al pueblo que las sostenía en su gran mayoría al ser agredido por las que se podría calificar de hordas fascistas que esperaban refuerzos de Toledo (concentrados en el Alcázar), el documento archivado por el juez Justo Aguado (de la Torre) y el fiscal llamado (por azar) La Torre (ver expediente del juicio sumarísimo nuestro celebrado en noviembre del 39 en Madrid, también firmado por dicho fiscal de nombre predestinado), atestigua la consabida realidad histórica española: la complicidad rotunda de la Iglesia (Juventud Católica) con la Falange en la sublevación. Pocos no pertenecían a una o a ambas instancias.
¡Yo no dudo en llamarlas “hordas fascistas”!
Daniel Serrano Recio

París, 29 de noviembre de 2009.
50
Contestación a un escrito anónimo que ensalza la sublevación fascista de julio de 1936 en La Torre de Esteban Hambrán (Toledo) fechado del 21-11-2009, publicado en el blog del P.P. de dicho pueblo.
El autor parece ignorar que el Tribunal Supremo Europeo, al cual se adhirió España, condenó las sublevaciones fascistas, dictó la desaparición de sus simbologías y determinó la imprescriptibilidad de sus crímenes. En España mismo se ha promulgado una Ley llamada de la Memoria Histórica que recomienda la anulación de estos símbolos.
Si no se contesta este anónimo, su autor pensará que todas las mentiras, insultos y calumnias que cuenta o como él dice que “le han contado“ son ciertos.
Empecemos por contar los sucesos acaecidos en La Torre constatando la verdad, estrictamente la verdad.
Primera página: antes de la guerra, la hacina de trigo que ardió en la era de Felipe Lobón, frente a San Roque, fue obra de un obsesionado –tal vez por venganza-, que no tenía que ver en absoluto con la política ni con las ideas de las organizaciones obreras. El autor de este hecho no pensó que su acto no beneficiaba en nada al régimen republicano. (El pozo de Eudaldo Serrano Recio, cercano a la era, estuvo abierto hasta que se agotó el agua para apagar el incendio).
El autor anónimo echa fuego y llama en su escrito, cuando habla de “hostigamiento y execrables e injustificables atrocidades“ que cometían los obreros contra los de derechas. La verdad es que con el advenimiento de la República, las organizaciones obreras en La Torre llamadas “La Defensa“, tenían libertad para defenderse declarando incluso la huelga si a ello les obligaban, así pues el salario de los obreros en los años treinta era de tres ptas. Les daban un poco de vino como propina. Ellos pedían el aumento hasta tres cincuenta –catorce reales se decía- y los propietarios se negaban rotundamente. Así pues para conseguir este aumento no tuvieron más remedio que recurrir a la huelga, pero ¿a qué atrocidades se refiere el valiente comentarista embozado?
Llegamos así a julio de 1936 y según “le han contado“ al autor anónimo, quien todo lo da por verdad, los derechistas llenos de pánico se metieron en sus casas para protegerse. Veamos: algunos de los que formaban la facción de derechas conocían lo que en España se fraguaba. Lo demuestran las indirectas que lanzaban a los obreros que preparaban las tierras de barbecho en el Monte Alamín, que la Reforma Agraria les había designado, a saber: “Ya veremos quién siembra esos barbechitos“. Los obreros lo tomaban a guasa y contestaban: “¡Qué gracia! ¿Quién los va a sembrar sino nosotros?“ Es de apreciar la importancia de esto pues es verdad que nadie sembró dichos barbechos.
Otra demostración: cuando se encerraron en sus casitas, como dice, lo hicieron con buen número de escopetas, pistolas y bombas, cargados los cartuchos con postas y metralla para matar personas, no perdices. Cabe preguntarse ¿para qué esta preparación de armas?  Todo estaba preparado para una sublevación. Tal vez era el arsenal de armas que dice encontraron las tropas facciosas al entrar en el pueblo, compuestas del 50 % de marroquíes, que él denomina “los nacionales“. Hay que constatar que los republicanos en todo contarían con unas cuatro pistolas. Escopetas, nunca los obreros las poseyeron. Analicemos el gran insulto lanzado del “allanamiento de morada“. En la casa de Juan Aguado tiraron una bomba a una comisión que las autoridades enviaron para pedirles (casi rogarles) que abrieran las puertas y ventanas. En la casa de Marcial Domínguez, por una ventana frente a la calle del Calvario dispararon y mataron a dos, a Román Ruedas y a “Lesnas“ (que me perdonen si uso el apodo, no recuerdo el nombre); en la casa de “Los Roquitos“ dispararon hiriendo a otros dos. Quien se atreve a soltar tales insultos creo sabe que en tiempos normales, si en una casa disparan matando o hiriendo a alguien que pase por la calle, las autoridades, recurrirán a las fuerzas armadas que por lo corriente era la Guardia Civil. En este caso concreto las Autoridades no pudieron llamar a este cuerpo porque se encontraba en el Alcázar, así pues, tuvieron que recurrir a otros medios. ¿Es por ello que cometieron el delito de “allanamiento de morada“?

No diré nada de esa imbecilidad de los corderos colgados en los pozos, sólo apuntaré que los soldados marroquíes se apoderaron de cabras de los republicanos y las vendían por la calle. 

En la página dos cuenta o le cuentan otros disparates. Es “hipotético“ el que Juan Aguado y compañía “hubieran cometido algún delito“. Pues, al parecer para el autor, el tirar una bomba a la comisión que las Autoridades enviaron a su casa y el disparar acto seguido en otras casas matando e hiriendo a varias personas no es delito y el hecho de que a Aguado se le detuviera en una fecha y se esperase para ejecutarle el 2 de agosto no indica nada sobre su juicio y condena. La demora en el fusilamiento del Jefe de Falange demuestra que hubo un juicio.
En todo lo referente a la Iglesia y a la religión, el autor parece ignorar que la Iglesia apoyó la Rebelión y que por esta causa, el Estado decretó la incautación de sus bienes públicos, de ahí que en La Torre se empleaba la ermita de San Roque para meter paja, pues los trabajadores de la colectividad no tenían otro sitio adecuado.
Otra anécdota que narra es que si los facciosos estaban encerrados en sus casas no podían haber asesinado ni enterrado a nadie en el campo. La verdad de esto es que cuando las tropas rebeldes entraron en el pueblo, mataron a varias mujeres del pueblo de edades avanzadas y las enterraron en las inmediaciones de Verciana, cerca de Méntrida.
En la página tres dice otra sandez el autor desconocido del blog del PP de La Torre: las Autoridades, Pedro Caballero y Eudaldo Serrano Recio, no cumplieron con sus obligaciones. Justamente es lo que hicieron, cumplir con sus obligaciones, sofocar la sublevación fascista. Para ello se vieron obligados a pedir refuerzos a Madrid y a Valmojado de donde acudieron grupos de milicianos armados de fusiles y sitiaron las casas de los sublevados. En los pueblos de alrededor, la obligación de las Autoridades fue distinta porque no hubo sublevación fascista.
Otro punto: según le “han contado“ Juan Aguado, con dinero que al parecer le facilitó la C.E.D.A. (Gil Robles), construyó las escuelas. Si esto fue así ¿cómo es que la Junta Municipal del Frente Popular, más bien su tesorero, Eudaldo Serrano, poseía el dinero en bonos del Estado? También ignora este individuo –no se lo han contado- que Valentín Recio  se presentó en 1940 en Madrid en la prisión de Yeserías, donde estaba su primo Eudaldo Serrano Recio, acusado de rebelión, a preguntarle dónde estaba el dinero que había sobrado de la construcción de las escuelas.
Eudaldo que era el tesorero y por eso guardaba los bonos del Estado facilitados por el Gobierno del Frente Popular le contestó: “Hasta abril de 1939 los bonos estaban en mi casa para ajustar las cuentas cuando se pudiera, pues las escuelas aún no estaban del todo terminadas, pero a partir del 13 de abril en que los falangistas entraron en mi casa y me detuvieron, los bonos desaparecieron, así es que tú puedes averiguar que es lo que hicieron con tales bonos.“
Otra ignominia de este anónimo (que por ser vecino de La Torre lo sabe todo cuando los demás no saben nada): la calle hoy llamada de José Antonio de Primo de Rivera, durante la República se llamaba de “Los Mártires de Jaca“, en honor a Galán y García Hernández, fusilados en el período del reinado de Alfonso XIII. Pedimos que se la cambie de nombre.
En efecto, José Antonio Primo de Rivera se sublevó contra el régimen democrático antes que el mismo Franco y el pueblo no debe nada a este promotor del Fascismo. Y si este individuo no hizo nada por el pueblo, ¿qué es lo que hizo su amigo Juan Aguado?
Así pues, según la idea de este valiente historiador anónimo, los vecinos que defendieron la democracia y fueron por ello asesinados “no son merecedores“ de que se ponga ninguna calle a su nombre, pero sí lo son los que se sublevaron contra el régimen instaurado con la mayoría de los españoles.
En la página 4 se atreve el anónimo historiador a amenazar a las autoridades actuales, instándolas, colmo del cinismo, a que no hagan caso alguno a nuestra petición o lo que es lo mismo, a que se burlen de la Ley de Memoria Histórica y de los dictados del Consejo de La Unión Europea.
Daniel Serrano Recio
París, 21-12-2009

51
La Torre de Esteban  Hambrán, gran foco de “la rebelión marxista“ según la sentencia de la “plaza de Talavera de la Reina“, del 27 de agosto de 1937

Esa sentencia, según los documentos hallados en Madrid, sacados de la Causa 915, concierne a Tomás Bermúdez Cortés, a Benigno Zamorano Franco, a Ascensión Galdeano Martín, acusados con otro torreño, de “adhesión a la rebelión militar“ y según lo que leemos en la página 67, fueron condenados a la pena de muerte en el párrafo A).

En el párrafo B) aparte de otros dos torreños, fueron condenados a reclusión perpétua Julio Escudero Merino, (padre de Avelino, Manuel y Domingo Escudero Peinado), Graciana Caro Montero, hermana de Guillermo Caro Montero (fusilado en la Almudena en 1941 con seis otros torreños)  e Inocenta Recio Martin.

Por fin en el párrafo C), se condena a doce años y un día de reclusión a Victorio García Merchán, Andrés Fernández Rivera por “auxilio a la rebelión militar“. 

Los renglones del “Resultando“ de esta página 67 y del “Considerando“ se refieren a la susodicha “rebelión marxista en España“ y a los “asesinatos  de que fueron víctimas varias personas dignas del pueblo de Torre de Esteban Hambrán“.

Benigno y Ascensión no firmaron “por negarse a ello“ pero firmó toda la administración penitencial y después sale el acta de ejecución, en Ávila, a 17 de febrero de 1940 de Benigno y Ascensión.

No sabemos nada de Ascensión, del que se dice que era “propietario de un bar donde se reunían los rojos“.

Pero sabemos que Benigno Zamorano  Franco dejó  a una viuda y  a tres hijos, que siguen viviendo en la Torre, y a los que deseamos contactar.

Narciso Zamorano Franco, que aparece en otra Causa, murió sin descendencia,  en la Cárcel de "Carabanchel" en 1943 ó 1944, aunque no se sabe cómo pues parece que fueron a visitarle la familia y ya había muerto.

El texto de esta causa 915, lleno de calumnias y embustes como las demás, de ésos que suelen tramar los fascistas y en los que son expertos, se basa en una tergiversación completa de la Historia, ya que no hubo más “rebelión militar“ que la de los franquistas y de sus aliados. La Torre de Esteban Hambrán (Toledo) fue un gran foco de rebelión fascista, encabezada por Juan Aguado López y sus secuaces.

Manuel  Serrano Maroto y Rose- Marie Serrano
8 de enero de 2012

52
Datos extraidos del Archivo del Tribunal Militar Territorial 1 (Madrid) 
Paseo de Moret Nº 3. Pabellón 4
 
NOMBRE
Nº LEGAJO
Nº SUMARIO
Nº CAJA
AURELIO SERRANO MARTÍN
2.918
7.071
 
PEDRO CABALLERO BERMÚDEZ
1.262
32
 
PEDRO CABALLERO BERMÚDEZ
6.176
1.122
 
PEDRO CABALLERO BERMÚDEZ
4.178
15.087
 
JULIO ESCUDERO MERINO
2.877
915
 
RAFAEL PÉREZ PLAZA (EL QUE MATARON EN GUSEN)
2.204
15.036
 
DIONISIO PÉREZ PLAZA
1.705
970
 
JUAN PÉREZ PLAZA
6.827
105.968
 
JUAN PÉREZ PLAZA
5.588
106.620
 
JULIÁN PÉREZ PLAZA
3.182
23.952
 
LUIS PÉREZ PLAZA
6.440
15.036
 
TEÓFILO MARINAS AGUADO
5.559
6.799
 
FRANCISCO MARINAS AGUADO
2.628
15.054
315
FRANCISCO MARINAS AGUADO
68.375
581
 
FRANCISCO MARINAS AGUADO
2.476
100.108
 
FRANCISCO MARINAS AGUADO
2.628
110.958
 
EUDALDO SERRANO RECIO
1.162
21.122
 
EDUARDO SERRANO RECIO
2.628
15.054
 
EDUARDO SERRANO RECIO
2.628
110.954
 
DANIEL SERRANO RECIO
1.223
9.925
 
EDUALDO SERRANO RECIO
1.223
9.925
 
ASUNCIÓN VALDÉS MOGÍN
6.142
1.148
 
ASUNCIÓN VALDÉS GARCÍA
6.142
1.148
 
LUCIANO GUERRA CORTÉS
3.711
15.022
 
LUCIANO GUERRA CORTÉS
2.628
15.054
 
LUCIANO GUERRA CORTÉS
1.162
21.122
 
LUCIANO GUERRA CORTÉS
 
70.163
604
LUCIANO GUERRA CORTÉS
2.628
11.095
 
ANTONIO SALVADOR PLAZA
6.711
7.199
 
ANTONIO SALVADOR PLAZA
2.628
15.054
 
ROMUALDO FLORES SERRANO
NO APARECE NADA
MANUEL ESCUDERO PEINADO
NO APARECE NADA ASÍ COMO DE LOS DEMÁS HERMANOS
53
Relación de asesinados naturales de La Torre de Esteban Hambrán
(Lista de Emilio Sales Almazán)
ü  Anastasio Martín García, muerto en la cárcel de Talavera en 1941.
ü  Anselmo Serrano Velasco, ejecutado en Talavera en 1942.
ü  Avelino Fernández Marina, ejecutado en Toledo en 1940.
ü  Eudaldo Serrano Recio, ejecutado en Madrid en 1941.
ü  Eugenio López Guzmán, muerto en la cárcel de Talavera en 1942.
ü  Eugenio Martín Aguilar, ejecutado en Talavera en 1942.
ü  Felipe Cortés Simal, ejecutado en Madrid en 1939.
ü  Guillermo Caro Montero, ejecutado en Madrid en 1941.
ü  Isabel Gómez Sánchez, ejecutada en Madrid en 1941.
ü  Lucio Pérez Santiago, muerto en la cárcel de Talavera en 1943.
ü  Manuel Escudero Peinado, ejecutado en Talavera en 1942.
ü  Marcelo Papell  Merino, ejecutado en Talavera en 1942.
ü  Mariano Gómez Sánchez, ejecutado en Madrid en 1941.
ü  Pedro Caballero Bermúdez, ejecutado en Talavera en 1940.
ü  Venancio Aguilar Pinto, ejecutado en Talavera en 1940.
Ademàs:
ü  Francisca Martín Aguilar fue fusilada en Madrid el 2 de abril de 1941
ü  Rafael Pérez Plaza fue asesinado en Gusen
54
Víctimas "sepultadas" del fascismo español y/o naturales de La Torre de Esteban Hambrán (Toledo)
1) Asesinada en 1939 en Madrid:
ü  Felipe Cortes Simal. Jornalero. Fusilado en el cementerio del Este el 24/6/1939
2) Asesinadas en 1940, en Toledo y Talavera:
ü  Avelino Fernández Marina. Ejecutado en Toledo, en 1940
ü  Pedro Caballero Bermúdez. Alcalde del Frente Popular. Ejecutado en Talavera en 1940
ü  Venancio Aguilar Pinto. Ejecutado en Talavera en 1940
3) Asesinadas en 1941  en Talavera o Madrid:
ü  Anastasio Martín García. Muerto en la cárcel en Talavera en 1941
ü  Eudaldo Serrano Recio. Teniente alcalde del Frente Popular. Ejecutado el 6/3/41 en Madrid
ü  Cesáreo López Garrido. Ejecutado el 6/3/41 en Madrid
ü  Guillermo Caro Montero. Ejecutado el 6/3/41 en Madrid
ü  Isabel Gómez Sánchez. Ejecutada el 6/3/41 en Madrid
ü  Mariano Gómez Sánchez. Ejecutado el 6/3/41 en Madrid
ü  Francisca Martín Aguilar. Ejecutada el 2/4/41 en Madrid
4) Asesinadas en Talavera, en 1942:
ü  Anselmo Serrano Velasco. Ejecutado en Talavera, en 1942
ü  Eugenio López Guzmán. Muerto en la cárcel en Talavera en 1942
ü  Eugenio Martín Aguilar. Ejecutado en Talavera en 1942
ü  Manuel Escudero Peinado. Ejecutado en Talavera en 1942
ü  Marcelo Papell Merino. Ejecutado en Talavera en 1942
5) Muerta en la cárcel en Talavera, en 1943: 
ü  Lucio Pérez Santiago
6) Asesinada en Morette les Glières (Annecy, Francia) en 1944 por los nazis:
ü  Avelino Escudero Peinado. Pontonero en el Ebro, guerrillero en la "Sección Ebro" en el macizo de los  Glières.
7) Asesinada en Gusen (Mauthausen) por los nazis: 
ü  Rafael Pérez Plaza. Jornalero.
8) Muerta en la cárcel en 1947 en Madrid: 
ü  Aurelio Serrano Martín. Concejal del Frente Popular.
9) Asesinada y sepultada en fosa común en octubre de 1936, por los alrededores de Berciana, según un vecino de La Torre, la madre de Aurelio Serrano Martín: 
ü  Cipriana Martín Piñero
10) Asesinada y sepultada en fosa común en octubre de 1936,  por los alrededores de Berciana, según un vecino de La Torre,  la tía de Aurelio Serrano Martín: 
ü  Trinidad Martín Piñero
Daniel Serrano Recio
París, 16 -05-2010
55
Lista de los represaliados de izquierdas de La Torre de Esteban Hambrán
(Establecida por Manuel Serrano Maroto y revisada por Eduardo Villegas, 19-05-2012)
ü  Venancio Plaza García. Preso
ü  Cipriana Martín Piñero. Asesinada en 1936
ü  Trinidad Martín Piñero. Asesinada en 1936
ü  Daniel Serrano Recio. Preso en Madrid, Cuéllar, Segovia.
ü  Juana Rodríguez Sánchez. Presa en Ventas
ü  Juana Serrano Recio. Presa
ü  Aurelio Serrano Martín. Muerto en prisión. Madrid, 1944
ü  Dionisio Pérez Plaza
ü  Juan Pérez PLaza
ü  Julián Pérez Plaza
ü  Luis Pérez Plaza
ü  Romualdo Flores Serrano. Preso
ü  Mamerto Guzmán López. Preso en la isla de San Simón (Pontevedra)
ü  Tomás Bermúdez Cortés. Preso
ü  Ascensión Galdeano Martín. Fusilada en Ávila 1940
ü  Benigno Zamorano Franco. Fusilado en Ávila 1940
ü  Victorio García Merchán. Preso
ü  Andrés Fernández Rivera. Preso
ü  Inocenta Recio Martín. Presa
ü  Graciana Caro Martín. Presa
ü  Manuel García Sánchez
ü  Marcelino Zamorano Piñero
ü  Pelayos Fernández Cortés. “Se ahorcó"
ü  Jesús Domínguez Salvador.
ü  Manuel González Caballero
ü  Higinio García Oliveros. “Difunto"
ü  Miguel Aguado Salvador. En ignorado paradero (o Miguel Salvador Aguado)
ü  Teófilo Piñero Zamorano. En ignorado paradero
ü  Leoncio Vallejos Álvarez. Preso en Toledo
ü  Alejandro Salvador Aguado. En ignorado paradero
ü  Alejandro Pérez García. Preso en Talavera
ü  Avelino Serrano Velasco. Preso en Toledo
ü  Andrés Gómez García. Preso en Talavera
ü  Alejandro Villegas Aguilar
ü  Antonio Franco Serrano. Preso en Talavera
ü  Bruno Serrano Serrano. Preso en Toledo
ü  Cruz Oviedo Díez. Preso en Toledo
ü  Carlos Álvarez Zamorano. Preso en Toledo
ü  Eleuterio Villegas Aguilar. Preso en Madrid
ü  Encarnación Fernández Rivera. Presa en Talavera de la Reina
ü  Félix García Mendoza. Preso en Toledo
ü  Felipe Simal Cortés. Fusilado en el Cementerio del Este de Madrid el 24-06-1939
ü  Fernando Molina Campillo. Preso en Talavera de la Reina
ü  Francisco Lobato Cortés. Preso en Talavera de la Reina
ü  Florencio Fernández Rivero (o Rivera). Preso en Toledo
ü  Gabriel Aguilar Zamorano. Hospital prisioneros Getafe
ü  Gregorio Vallejo Álvarez. Preso en Toledo
ü  Gervasia Villegas Serrano. Presa en Toledo
ü  Jerónimo García Guerra. Preso en Toledo
ü  Ginés García Fernández. Preso en Toledo
ü  Honorio López Galdeano En ignorado paradero
ü  Higinio Cortés Rivera
ü  Isabel Gómez Solana. Presa en Toledo
ü  Justo Martín Plaza. En ignorado paradero
ü  José García Plaza. Preso en Porlier (Madrid)
ü  Julián Cortés Cortés. Preso en Toledo
ü  Joaquín Aguado Martín. Preso en Talavera de la Reina
ü  Jesús Villegas Aguilar. Preso en Talavera de la Reina
ü  Luis Santana Hervás. Preso en Toledo
ü  Marcelo Papell Merino. Preso en Talavera
ü  Modesto García Palomo. Preso en Toledo
ü  Nicolasa Caballero Bermúdez. Presa en Madrid
ü  Piedad Caballero Bermúdez. Presa en Madrid
ü  Pedro García Sánchez. En ignorado paradero
ü  Pascasio Plaza Fernández. En ignorado paradero
ü  Pedro Gómez Zamorano. Preso en Toledo
ü  Pedro Martín Plaza. Preso en Toledo
ü  Ramón Guerra Aguilar. En ignorado paradero
ü  Vicente Santana Crespo. Preso en Toledo
ü  Antonio Pérez Valverde
ü  Tomás Rivera Serrano. Preso en Toledo
ü  Enrique López Martín. Fusilado
ü  Fructuoso Sánchez Martín. Difunto
ü  Victorio Salvador Plaza. En ignorado paradero
ü  Marcelo López Celda. Difunto
ü  Luciano Burgos García. Preso en Talavera
ü  Antonio López. En paradero desconocido
ü  Venancio Aguilar Pinto. Ejecutado Talavera 1940
ü  Anastasio Martín García. Muerto en la cárcel de Talavera 1941
ü  Mariano Gómez Sánchez. Ejecutado en el Cementerio del Este de Madrid en 1941
ü  Francisca Martín Aguilar. Ejecutada en el Cementerio del Este de Madrid en 1941
ü  Eugenio López Guzmán. Muerto en la cárcel Talavera 1942
ü  Rafael Pérez Plaza. Muerto en Gussen 1941
ü  Avelino Escudero Peinado. Muerto en Francia (héroe de Los Glières, Alta Saboya)
ü  Manuel Escudero Peinado. Fusilado en Talavera 1942
ü  Julio Escudero Peinado
ü  Julio Escudero Merino. Preso  (padre de los anteriores)
ü  Guillermo Caro Montero. Fusilado en Madrid 1941
ü  Lucio Pérez Santiago. Muerto en la cárcel Talavera 1943
ü  Pedro Caballero Bermúdez. Fusilado en Talavera de la Reina 1940
ü  Eudaldo Serrano Recio. Fusilado en Madrid 1941
ü  Marcelo Papell Merino. Fusilado en Talavera en 1942
ü  Eugenio Martín Aguilar. Fusilado en Talavera de la Reina en 1942
ü  Avelino Fernández Marinas. Fusilado en Toledo en 1940
ü  Anselmo Serrano Velasco. Fusilado en Talavera de la Reina en 1942
ü  Anastasio Martín García. Muerto en la cárcel de Talavera en 1940
ü  Isabel Gómez Sánchez. Fusilada en Madrid en 1941
ü  Cesáreo López Garrido. Fusilado en Madrid en 1941
ü  Demetrio López Serrano. Asesinado en Torrijos el 23 de octubre de 1936
ü  José García Plaza. Fusilado en Madrid en 1939
ü  Teófilo Marinas Aguado. Fusilado en Madrid  1939
ü  Francisco Marinas Aguado
ü  Antonio Salvador Plaza
ü  Asunción Guerra Cortés. Presa
ü  Luciano Guerra Cortés. En paradero desconocido
ü  Asunción Valdés Mogín. Procesada
ü  Asunción Valdés García. Procesada
ü  Hilario Garrido López. En "rebeldía"
ü  Narciso Zamorano Franco. Murió en la cárcel Madrid en 1943 ó 1944
ü  Gerardo Gómez Lobón. Preso en Talavera de la Reina
ü  Alejo Pérez Valverde. En ignorado paradero
ü  Efrén López Galdeano. Preso en Talavera de la Reina
ü  Tomasa Plaza Marina. Presa
ü  Silviana Villegas Elvira. Presa
ü  Gregorio Villegas Elvira. Preso en Talavera y San Bernardo (Madrid)
ü  Antonio Guzmán Martín. En ignorado paradero
ü  Fernando Molina Campillo. Preso en Talavera de la Reina
ü  Juan Francisco Aguado Morejón. Preso
ü  Mariano Serrano Alonso (el Pajarillo). Preso
ü  Mariano Serrano Sánchez. Preso en Talavera de la Reina
ü  Santiago (El Catalán). Preso
ü  Juan Salvador Salvador
ü  Servando Zamorano Alonso. Preso
ü  Juan Plaza Hervias. Preso
ü  Damián Plaza Fernández. Preso
ü  Anselmo Serrano Velasco
ü  Antonio Pérez Valverde
ü  Blas Herranz
ü  Emilia Fernández Robles
ü  Fructuoso Villegas Serrano
ü  Gabriel Aguilar Zamorano
ü  Pedro Serrano Merchán
ü  Restituto Aguilar Pinto
ü  Teodora Aguado
ü  Teófilo García Alonso
ü  Trinidad García Fernández
ü  Vicente García Fernández
ü  Francisco Salvador Aguado
ü  Romás Rueda. Asesinado en julio de 1936, por los disparos provenientes de la casa de Marcial Domínguez
ü  “Lesnas”. Víctima de la sublevación.
ü  Un miliciano. Herido y muerto delante de la casa del “Roquito” (sublevación)
ü  Francisco Merino Aguado. En ignorado paradero
ü  Ignacio Rodríguez Cabrera. Detenido en Talavera de la Reina
ü  Ignacio Cortés Alonso. Detenido en Toledo
ü  José Díaz Villegas. Detenido en Talavera de la Reina
ü  José Merino Merino. Detenido en Madrid
ü  Santana Villegas Aguilar. Detenido en Toledo
 
 
Comentario a la Lista de Represalidos de la Torre de Esteban Hambrán del 19 de mayo de 2012
En Julio de 1936, la Torre de Esteban Hambrán tendría unos 2.000 habitantes, según Daniel Serrano Recio.
La lista de Represaliados de aquel pueblo establecida a partir de las fuentes de las que disponemos, datos de los sumarios de la Causa General, de expedientes de la Guardia Civil, del Foro por la Memoria de Toledo, de Consejo de guerra de dña Mirta Núñez Díaz-Balart, de testimonios de vecinos, es impresionante o como nos han dicho, “escalofriante“.
Por eso, como nos aconsejan, trataremos de  apuntar  a los responsables de dicha represión.
Aparte de las autoridades de Falange del pueblo, cuyas firmas y membretes constan en la mayoría de sumarios vistos, apoyadas por curas y sacerdotes, podemos indicar quiénes serían alcaldes, usando el libro repleto de omisiones e inexactitudes de Gabino García Cortés (de 1990 Historia de la Torre de Esteban Hambrán, página 307), deduciendo las verdades ocultas.
Según el funcionario-historiador, el 26 de febrero de 1930 era alcalde Felipe Lobón Valdés. Después lo fueron (con la indicación de que “falta documentación“) Valentín Recio Gómez y Pedro Caballero Bermúdez.
El 14 de octubre de 1936 lo fue Mariano Papell Saiz (las izquierdas salieron del pueblo hacia el 10 de octubre); el 7 de octubre del 37, Manuel García Alonso; el 3 de abril de 1940, en plena represión y fusilamientos en Madrid y Talavera, Juan Isidoro López Aguado, y después, el 24 de julio de 1946, Desiderio Domínguez García.
Basta con comparar la lista y las fechas de encarcelamiento, de fusilamientos para designar a los responsables “locales“, si los datos de Gabino García Cortés son exactos.
Pero hay que corregir así, según Daniel Serrano: en octubre de 1936, al entrar los facciosos en la Torre, sería alcalde Valentín Recio, quien vino a preguntar después a la cárcel al teniente alcalde del Frente Popular, Eudaldo Serrano Recio, “dónde estaban los bonos de la construcción de las escuelas“ (del Frente Popular) “que le habían sobrado“; después, Mariano Papell, después Juan Isidoro López Aguado (primo de Juan Aguado López) y por fin Desiderio Domínguez. El orden será ése, no el indicado por Gabino con primero Valentín y después Pedro Caballero, fusilado en 1940. No menciona a Juan Aguado López, quien fue alcalde en mayo del 31 hasta febrero del 36, y fusilado por causa de sublevación, pero hubiera sido tal vez algo molesto indicarlo, tanto más cuanto que siguen las escuelas del Frente Popular y una calle a su nombre en la Torre de Esteban Hambrán.
Rose-Marie Serrano
20 de mayo de 2012
56
Causa 11.277 El Navarrito
PROCEDIMIENTO SUMARISIMO 11.277
SEGUIDO CONTRA MARIANO SERRANO SANCHEZ EL NAVARRITO
En Madrid a 28 de enero de mil novecientos cuarenta y cuatro. En cumplimiento del artículo  661 del Código de Justicia Militar, se hace constar por la presente acta lo siguiente.
Constituido el Consejo de Guerra de Plaza, presidido por el Teniente Coronel D. Luis de Alba Clares. 
y como vocales Capitán D. Avelino Larrocha López 
                          Capitán D.Filadelfo Rodríguez López
                          Capitán D.Francisco Díaz Tendero  
Vocal Ponente Teniente D. José Antonio Calderón y Pérez de Alba
en Audiencia Pública dio comienzo la sesión a las en el Palacio de  las Salesas, para juzgar al Procesado Mariano Serrano Sánchez el cual se hallaba presente.
Dada cuenta de la causa por el instructor fueron examinados los testigos.
Primitivo Salvador Martín de 34 años de edad, natural de la Torre de Esteban Hambran. Preguntado contestó: que cree que no fue jefe de las milicias, que no le vio armado y que no sabe que haya intervenido en asesinatos.
Blas Gómez Martín de 38 años de edad, industrial, que él fue perseguido y el procesado le favoreció en cuanto pudo, que no le ha visto nunca armado y que no le cree capaz de cometer ningún hecho delictivo.
Asunción Valdés, a preguntas de la defensa contestó que el procesado estaba de criado en su casa, que se ha portado muy bien con ella durante la guerra, que todas las acusaciones que se le hacen son debidas a que como estaba a su servicio y la testigo estaba regañada con los Srs. Sabas y que una tal Pepita la había dicho que ella y sus criados se las tendrían que pagar, que a ella la acusaban de ciertos desmanes y que en consejo de guerra, saliendo absuelta.
Durante (no pone) minutos se constituyó de nuevo el Consejo, manifestando el Fiscal que: los hechos realizados por el procesado son constitutivos de un delito de Adhesión a la Rebelión Militar.
…por lo que pidió para el procesado: la pena de 30 años de Reclusión Mayor.
A continuación el Defensor solicitó para su defendido la libre absolución.
Preguntado convenientemente el procesado por el presidente, contestó.
Terminado el acto quedó el Consejo reunido en sesión secreta para deliberar y dictar sentencia, firmando  los presentes Vº Bº el Presidente del Consejo con el Sr. Juez, certifico
firmas el presidente                                                                         el secretario
COMENTARIO:
 
Esto es un ejemplo de la España de Franco y del Nacional Catolicismo que para condenar a una persona a la pena de muerte u otras de larga duración solo hacía falta las denuncias de aquellos que eran adictos al régimen tanto en su variedad política como religiosa (si es que se podía separar).
 
En cualquier país mínimamente democrático, en un procedimiento penal las denuncias hay que ratificarlas en el acto del juicio oral y prestar declaración y si sólo comparecen los testigos de la defensa el tribunal debe absolver pues debe prevalecer el concepto de que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario y todavía más dantesco, si cabe, que pese a la petición del Ministerio Fiscal, el tribunal imponga más pena que la solicitada. 
 
Los denunciantes contra el Navarrito:
 
ü  Gloria Fernández
ü  Clara Dominguez
ü  Bernando Lobón Valdes
ü  Juan Papell Saiz
ü  Venancio Escudero Piñero
 
No acudieron al acto del juicio oral para ver cara a cara a su denunciado (aunque en esa España no hacía falta).
 
Mi agradecimiento aunque sea póstumo a los testigos que comparecieron en defensa de mi abuelo, pues demostraron que pese a las diferencia sociales o políticas que tuvieran el coraje de comparecer a defender a un adversario del régimen pese a lo que les pudo suponer.
 
Y si hablamos de una vez extinguiendo condena es dantesco que de alguna forma te obliguen a aprender la religión católica, que tengas que pasar por peticiones al Generalísimo para que den una miserable manta a tu familia o que los  que van a ser ejecutados tengan que confesarse para poder escribir a sus familiares, la iglesia católica española todavía no ha pedido perdón por su connivencia con el régimen, 
 
Un saludo de
 
Manuel Serrano Maroto

57
Causa 11.277 contra Mariano Serrano Sánchez "Navarrito"

25 de diciembre de 2010

El 9 de mayo de 1939, se produce la detención de Mariano Serrano Sánchez al volver a su pueblo tras la guerra en la cual permanece hasta octubre de 1939 que es trasladado a Toledo con otros torreños.

Denuncias de fecha 9-5-39

ü  Gerardo Papell, Felipe Lobón y Guillermo Sánchez. Que era miembro del comité y participó en detenciones, saqueos y asesinatos asi mismo dio la lista para fusilar a Dámaso Escudero, Andrés Pérez, Pedro Martin Recio y a Guillermo Sánchez (que salvó la vida gracias a otro miliciano que intervino para que no le matarán).

ü  Leoncio Pérez y su mujer Gloria Fernández. Que se personó en su casa obligándoles fusil en mano a abrir las ventanas y participó en la muerte del mártir Andrés Pérez hijo de los denunciantes.

ü  María Isabel García Rivera de 37 años. Que participó en la detención y muerte de su marido Demetrio Domínguez García en unión de Alejo Pérez Valverde, Antonio Guzmán y otro miliciano (el vasco).

ü  Isabel García Aguado. Que participa en la detención de su esposo Rufino Escudero Piñero y luego en el asesinato en Madrid y le preguntó que porqué había matado a su cuñado Dámaso Escudero y le respondió que por saludar al estilo fascista.

ü  Bernardo Lobón Valdes, de 36 años, Juan Papell, de 33, Gloria Fernández, de 36, Clara Domínguez, de 42 y Venancio Escudero Piñero. Le acusan igualmente de las muertes mencionadas y participar en las 32 que se produjeron en el pueblo durante el dominio rojo.

Declaración de Mariano Serrano, que pertenecia a la UGT y al PSOE desde "1922" ó "1932" (no se ve claro). 

ü  Que se opuso al Glorioso Movimiento Nacional con las armas en la mano y participó en detenciones y registros en casas de gente de derechas.

ü  Que no detuvo en Méntrida a Gerardo Papell y no sabe quién participó.

ü  Que es cierto que estuvo en casa de Sabas Escudero con Bonifacio Guerra e intervino 500 fanegas de trigo.

ü  Que es cierto que fue a casa de Leoncio Pérez buscando armas y que no intervino en la muerte de su hijo.

ü  Que quienes intervinieron en la muerte de Andres Pérez, Pedro Martín, Gerardo Papell, Demetrio Domínguez y Rufino Escudero, fueron Francisco Marinas, Honorio López, Antonio Guzman, José García Plaza, Marcelo Papell, Alejo Pérez, Avelino Fernández, Luciano Guerra, Pascasio Plaza Fernández, Gerardo Gómez (Conductor), Fernando Molina Campillo y un tal Camilo.

ü  Que es cierto que estuvo en Madrid a detener a Rufino Escudero y a Demetrio Domínguez García y fue con Alejo Pérez Valverde, Luciano Guerra y Antonio Guzmán y los entregaron en la checa de la calle Huertas y no sabe quién los asesinó y que se marchó del pueblo el 6 de octubre a Madrid donde permaneció hasta el final de la Guerra ingresando en julio de 1937 en el ejército rojo en la 105 brigada y 4 meses después en la 152 hasta el final de la Guerra.

Oficio de fecha 10-7-39 del Alcalde Manuel García Alonso, informando que se trata de un rojo peligroso, que formó parte del comité y que participó en robos, saqueos y asesinatos de gente de derechas.

Oficio del jefe de falange Desiderio Pablo Domínguez en los mismos términos que el Alcalde.

Traslado a la prisión de San Bernardo Toledo en octubre de 1939 siendo trasladado a la de Talavera de la Reina el 4-2-1940.

Comparecencia el 4-4-1939 de Bernardo Lobón Valdés en la comisaría de Chamberí, dice hijo de Pablo y de María de 36 años y Juan Papell Saiz de 33 años hijo de Marcelino y Elisa. Que Mariano Serrano "el navarrito" fue miembro del Comité y participó en robos y saqueos y en los asesinatos de D. Felipe Lobón y de D. Gerardo Papell.

27-9-1940 providencia acordando unir autos 264-P por los asesinatos de los anteriores mencionados a la causa 11.277.

El 20-3-1943 se dicta auto de procesamiento y se proponen testigos de descargo a Graciano García Lobón y Máximo Salvador ("supongo que sería el hermano de mi abuela").

El 9 de agosto de 1943 ingresa en el centro penitenciario de Conde de Peñalver, procedente de Talavera de la Reina.

Declaración indagatoria de Mariano Serrano el 12 de agosto de 1943 ante el Juez en Madrid, niega lo declarado anteriormente en la Torre sobre robos y asesinatos y que lo fue por malos tratos de la Guardia Civil y de 4 Civiles que desconoce y reconoce únicamente su ingreso en el ejército republicano y su militancia. 

Declaraciones que se prestan voluntariamente a favor del acusado:

ü  Asunción Valdés que le conoce hace muchos años pues trabajaba para ella y que no le cree capaz de lo que le acusan y que durante toda la guerra se porte muy bien con ella y que todo es por envidias contra ella y en particular por Josefa Aguado quien le dijo que ella y sus criados se las pagarían.

ü  Juan Pablo López Arellano que nunca le vio armado ni que interviniera en los hechos.

ü  Manuel López Martínez, que es falangista y excautivo dice que le cree una persona buena y humana que durante la guerra, sabiendo su ideología y la de su mujer, les ayuda con comida y medicinas. Pese a ello su mujer fallece por enfermedad.

ü  Isidro Aguado Guzmán, no le consta que interviniera en ningún hecho delictivo.

ü  Francisco Escudero López, manifiesta que su cuñado Rufino Escudero, confiaba en el acusado y que cuando fue detenido en Madrid no estaba y no cree que interviniera.

ü  Jacobo Caro Plaza, que le consta que no se mezcló en política, viéndole hacer su faenas  habituales y que él fue detenido junto a  Felipe Lobón y que no intervino en la detención y estuvo 8 días detenido en el Ayuntamiento y no le vio por allí, cuando detuvieron a Gerardo Papell en Méntrida el navarrito estaba en la Torre. Que Demetrio Domínguez fue liberado y vuelto a detener por Alejo (que cree que esta en Francia). En cuanto a Andrés Pérez le mataron milicias forasteras.

ü  Gerardo Álamo Núñez: que no le ha visto ni le consta que cometiera delito alguno.

ü  Marino Salvador Sánchez:  que sabe que era de la UGT y del PSOE desde "1922", desconociendo que interviniera en algo.

Solicitud de Mercedes Salvador Serrano de fecha 2-8-43, pidiendo la libertad provisional de su marido por los motivos que tiene que mantener a sus tres hijos y dado que lleva 4 años de prisión preventiva (ni contestaron).

El 28 de enero de 1944 se celebra el juicio con los detales que ya constan. Pena de Muerte.

El 18 de agosto de 1945 se conmuta la pena de muerte por la de 30 años de reclusión mayor.

El 7-9-1946 se dicta el indulto (Muñoz Grande)

Sale de Ocaña el 16 de septiembre de 1946.

El 16-11-1957 se cambia la condena de 30 años por la de 20.

Oficio de fecha 13 de agosto de 1959 por la que queda la condena extinguida (falleció el 3 de abril de 1958)

Centros Penitenciarios que me constan que estuvo interno el Navarrito“, por un escrito de mi abuela Mercedes, desde el 9 de abril de 1939 a 16 de septiembre de 1946:

ü  En la Torre
ü  San Bernardo (Toledo)
ü  Toledo
ü  Talavera de la Reina
ü  Conde de Peñalver
ü  Porlier
ü  Santa Rita (Carabanchel Bajo)
ü  Carabanchel Alto
ü  Ocaña

Resumen de la causa 11277 por Manuel Serrano Maroto (nieto del Navarrito)

Otros documentos proporcionados por Manuel Serrano Maroto, nieto de Mariano Serrano Sánchez.

a)  Resumen de Manuel sobre sus abuelos Mariano y Mercedes

La vida del torreño Mariano Serrano Sánchez “Navarrito” y familia.

Empieza en la Torre de Esteban Hambrán el día 9 de septiembre de 1896, hijo de Vicente Serrano y de Juliana Sánchez, tiene dos hermanos de padre y madre,  llamados Brigida y Saturnino.

Creo recordar que existían otros hermanos,  aunque no puedo precisar cuántos y si eran de padre o de madre.

Siendo su familia humilde, desde muy pequeño se ve obligado a trabajar como jornalero, para distintos patronos, entre ellos para la familia de Sabas Escudero.

Ingresó en el servicio militar a los 21 años, el día 1 de agosto de 1917 en el Regimiento de Cantabria nº 38 de guarnición en Logroño hasta el día 31 de octubre de 1920, cuando licenciado vuelve al pueblo.

El día 11 de noviembre de 1922, contrae matrimonio con la también torreña  Mercedes Salvador Serrano, nacida el 2 de septiembre de 1899, hija de Pascasio Salvador y Agustina Serrano, teniendo un hermano llamado Máximo, estando emparentada con la familia de los Dioses; en la inscripción del matrimonio en el Registro Civil de la Torre, intervienen como Juez  Municipal  D. Antonio Sánchez Pinto y como Secretario D. Vicente Santana Crespo y de testigos D. Siro de Dios y D. Alejandro Aguado; de dicha unión nacen tres hijos varones: Mariano nacido en 1923, Manuel en 1925 (mi padre) y Vicente en 1933, residiendo entre otros domicilios en los años 20 en el primer piso de la casa donde tienen el taller de carros los Dioses, familia de Mercedes.

En la década de los 30, sin poder precisar el año en concreto se trasladan a vivir y trabajar el Navarrito a la casa de Doña Asunción Valdés Mogín (la Señorita) como administrador, permaneciendo en dicha situación hasta su traslado a Madrid en octubre de 1936  como consecuencia de la sublevación facciosa  al igual que muchos otros vecinos del pueblo de significación izquierdista o republicana, en un carro de mulas junto a la familia de un tal Rodrigo de apodo Guigo y de su mujer Luisa e hijos, que era vecina y tenía su domicilio en el callejón que hace esquina con la casa de la Señorita.

Por indicación de las autoridades municipales, la evacuación se produce por Méntrida, Villamanta y haciendo noche en la posada que había en la plaza de Navalcarnero;  al llegar a Madrid son alojados en un piso que se encontraba vacío en la calle Marqués de Urquijo ,donde residen  hasta el 7 u  8 de noviembre que deben abandonar ante la proximidad de los combates en la Ciudad Universitaria y el Parque del Oeste, permaneciendo hasta el final de la guerra en el barrio de Salamanca, en una casa en que se encontraba de portero  un torreño llamado Pablo (el de la fonda), no recordando en qué calle aunque me consta que en dicho edificio tenía su despacho de letrado el líder de falange José Antonio Primo de Rivera.

A principios de 1937, como consecuencia de la orden de evacuación dada por las autoridades, son evacuados a Quatretonda (Valencia) los dos hijos mayores o sea Mariano y Manuel, en dicho pueblo van a estar también evacuados el cuñado del Navarrito, Máximo Salvador Serrano y Asunción Valdés Mogín (la Señorita). Mariano es acogido en una casa de un tal Vicente (Carañana) y mi padre Manuel en casa de una familia de ideas republicanas formada por el matrimonio de Senén Mahiques y Luzgarda Barreres, los cuales como bien decía el padre tenía a sus dos hijos sirviendo a la República, Amadeo, maestro nacional y teniente de caballería del ejército popular y desaparecido en el frente del Ebro , en la localidad de Villanueva de la Barca (Lérida) en agosto de 1938 y Marino que pasa los frentes de Toledo, Sonseca y termina la guerra en Cataluña pasando la frontera hasta su vuelta a su pueblo al cabo de unos meses, permaneciendo en dicho pueblo Mariano hasta el final de la guerra y Manuel hasta 1948, siendo tratado como uno más de la familia, con la cual seguimos sus nietos y mi hermana y yo manteniendo contacto en la actualidad.

El padre, Senén, es detenido al terminar la guerra y condenado a 12 años de prisión, pasando cerca de dos años preso hasta que le es concedida la libertad condicional; del hijo desaparecido nunca más se supo, pese a los intentos de averiguación realizados durante la guerra, como al final y en la actualidad.

Volviendo al Navarrito, hacia el mes de mayo de 1937 ingresa voluntario en la 105 Brigada Mixta del Ejercito Popular, estando destacada dicha brigada como reserva durante la batalla de Brunete, por la zona de Valdemorillo, pasando después de dicha batalla a la 152 Brigada Mixta de Carabineros, siendo enlace de Estado Mayor en el Pueblo de Vallecas, junto a otro torreño llamado Tomás Pinel Serrano (Tomás de la Chica), quien en 1987 ante el notario de Escalona lo atestigua y firma, al no encontrarse documentación de su paso por el cuerpo de carabineros.

Terminada la Guerra el Navarrito vuelve al pueblo, siendo detenido el día 9 de mayo de 1939 permaneciendo en los calabozos del ayuntamiento hasta su traslado a Toledo junto a otros compañeros en el mes de octubre y pasando por distintos centros de reclusión: San Bernardo (Toledo), la Provincial de Toledo, Talavera de la Reina, Porlier, Conde de Peñalver, Santa Rita (Carabanchel Bajo) y Ocaña de donde sale en libertad condicional por aplicación de indulto el 16 de septiembre de 1946, fijando su residencia en Madrid.

Es juzgado en Consejo de Guerra en el Sumario 11.277, el 28 de enero de 1944  acusado de rebelión militar, asesinatos, robos, etc. (como a todos); pese a no comparecer ninguno de los acusadores en el acto del juicio y sí testigos de la defensa, es condenado a la pena de muerte, con el voto particular del ponente que pide 30 años, estando unos 11 meses con la pena de muerte hasta que le es conmutada por la 30 años, también se encuentra procesado en el sumario 21.128 junto a los siguientes torreños, Hilario Garrido López, Cesáreo López Garrido, Luciano Guerra Cortés, Narciso Zamorano Franco, Gerardo Gómez Lobón, Eudaldo Serrano Recio, Alejo Pérez Valverde, Efrén López Galdeano, Eugenio Martín Aguilar, Tomasa Plaza Marín y Silviana Villegas.

Constando en dicho Sumario que se encontraba huido en Francia cuando en realidad estaba preso por otro sumario.

A finales de los 40 o principios de los 50 tuvo que ir al pueblo acompañado de su hijo Manuel, al objeto de vender la casa que habían adquirido poco antes de la sublevación y que no tuvieron tiempo de disfrutar y que al igual que otras muchas había sido ocupada por otras personas durante la guerra y posteriormente, sufriendo un intento de agresión por parte de algunos vecinos del pueblo y teniendo que acudir en ayuda de protección al cuartel de la Guardia Civil.

La historia de Mariano Serrano Sánchez, finaliza en Madrid el día 2 de abril de 1958 a los 62 años, siendo puesto en libertad definitiva ese mismo año cuando ya había fallecido.

De este republicano y torreño quedamos en la actualidad 9 nietos, ya que su viuda y los hijos fallecieron todos, por lo que a mi respecta soy el tercero por edad, mientras pueda intentaré que la memoria de mi abuelo y de los demás represaliados por el franquismo y en particular de la Torre de Esteban Hambrán no caiga en el olvido, sin revancha  pero sin olvido, aunque les pueda pesar a gente de otras ideas o familiares de dichos represaliados y mi gran reconocimiento y admiración a personas como Rose Marie Serrano y muy especialmente a Daniel Serrano Recio, han puesto en marcha esta iniciativa.

Un saludo fraternal de Manuel Serrano Maroto (nieto del Navarrito).

b) En el primer documento se trata del matrimonio de sus abuelos, registrado por Vicente Santana en 1922 (secretario del juzgado, era republicano de izquierdas, fue represaliado, lo que consta en documentos de la guardia civil de Méntrida).

 



c) El segundo atestigua que el abuelo de Manuel fue carabinero.

 
58
 Vergüenza ajena de Emilio Sales Almazàn
 
Emilio Sales Almazán
Foro por la Memoria de Toledo
10 de Noviembre de 2010


Sobre La Torre de Esteban Hambrán y su Alcalde
 
“Ya soy mayor, ya soy memoria, y a partir de ahí no podrás conmigo” (Juan Marsé, Si te dicen que caí), en homenaje a todos los veteranos antifascistas, en general, y a D. Daniel Serrano Recio, en particular.
 
No es la primera vez que escribo sobre la actuación municipal en esta localidad toledana, me gustaría que fuera la última relativa a este asunto y que pudiera, en adelante, hablar de normalidad democrática, que sus calles estuvieran libres de homenajes a los golpistas o que su colegio público llevara el nombre de alguien que haya dado ejemplo de virtudes en vez de ser un elemento que se significó por su intolerancia y criminal hacer.
 
Pero quisiera recapitular lo acontecido desde hace unos años respecto a la solicitud hecha al máximo responsable municipal respecto a este tema.
 
Desde la Asociación “Foro por la Memoria de Toledo” se enviaron dos cartas al Sr. Alcalde para que tomara en consideración la necesidad, por simple higiene democrática, de retirar los nombres de las calles y el del colegio público y que se rindiera homenaje a aquellos torreños que sufrieron la persecución, represión, exilio y muerte por defender la legalidad constitucional que representaba la República. De entre ellos mencionar al Alcalde, Pedro Caballero, y el Teniente Alcalde, Eudaldo Serrano, militantes del PSOE y asesinados, el primero en Talavera y el segundo en Madrid. El silencio fue la respuesta por parte de la autoridad, nos queda la esperanza de que al menos fueran al papel para reciclar.
 
Descendientes de esta localidad, algunos de los que todavía viven y sufrieron la cárcel y el exilio, hijos de estos y amigos tenían contacto con nosotros y habíamos coincido en homenajes y actos, intercambiamos información y, en algunos casos, el ánimo de pensar que algún día nuestro país se normalizará, que se sabrá la verdad, se hará justicia y se reparará a las víctimas, maduramos la idea de buscar apoyos para exigir a las autoridades locales que hicieran cumplir la ley, esa que está escrita y la otra que hace suponer que un estado, que una sociedad democrática no puede homenajear al fascismo. Por ello se inició una recogida de adhesiones para exigir que se cumplieran estos deseos, estos anhelos de justicia. Durante meses llegaron conformidades desde todas partes, en particular de Francia y España. Hasta 636 se lograron aunque después de su envío siguieron llegando más. Para el 14 de abril se decidió enviar al Excelentísimo Ayuntamiento de La Torre de Esteban Hambrán esta suma de voluntades. La fecha, como es natural, no era elegida de forma ingenua, tiene un significado especial en la idea de un país que quiso ser dueño de su futuro y que se truncó por la acción de la reacción fascista y los poderes económicos, militares y eclesiásticos en 1936.
 
Este documento se trasladó también a Instituciones provinciales y regionales, a éstas, y por simple rigor con la protección de datos, solo se les envió la carta al Ayuntamiento ya que la relación de adhesiones contenía datos personales y la protección de ellos correspondía en primera instancia a quienes lo recogían y a su destinatario, el Ayuntamiento de la localidad. De las Instituciones a las que se envió esta petición, la Diputación provincial ha guardado silencio hasta le fecha, la presidencia de la Junta de Comunidades lo hizo hasta el cambio de gobierno donde el Consejero de Presidencia (puede ser que más sensible o recogiendo el documento de algún cajón del despacho del presidente) respondió, eso sí en una carta amable y políticamente correcta, en definitiva aludiendo a la autonomía y a las competencias municipales. Debemos reconocer y agradecer al Defensor del Pueblo de la Comunidad que haya sido la única Institución que ha tomado cartas en el asunto y abierto un expediente para recabar información respecto a la actuación municipal. Malos tiempos cuando hay que agradecer y defender lo obvio, que haya que alegrarse de que alguien quiera hacer cumplir la ley.
 
Recuerdo que en la fecha de la presentación de esta solicitud y ante las preguntas de un medio de comunicación el regidor de la comunidad hiciera gala de su actitud chulesca y despótica, de su burla a los principios democráticos que debe defender desde su puesto de representante del estado en su localidad. Hizo afirmaciones tan graves como las de que cambiar los nombres podría ser contraproducente (se ve que la aplicación de la ley es a criterio personal de este  individuo o de que podría cambiar el nombre del Colegio Público por el de un santo (declaración que no sólo es provocadora si no que contradice su defensa de que la competencia de este asunto corresponde al Consejo Escolar).
 
Han pasado más de seis meses donde las únicas comunicaciones recibidas son desde la sede del Defensor del Pueblo para informarnos de los avances del sumario. Pero la pasada semana se recibió una carta del Ayuntamiento donde se comunicaba lo siguiente.
 
El día 18 de mayo (por la actitud de del Sr. Alcalde pensé que la fecha era en julio) se celebró un pleno en el Ayuntamiento, parece ser que hasta que no han recibido la comunicación del Defensor del Pueblo no se han decidido a contestar, donde se debatió la carta enviada por el Foro por la Memoria de Toledo de 14 de abril. El debates para enmarcar, dice el Sr. Alcalde que no está totalmente de acuerdo con lo que se indica en el escrito toda vez que no tiene conocimiento de que existan en el municipio enseñas como se dice. En cuanto a los nombres de las calles a la que se alude de José Antonio Primo de Rivera, no figura así ni en el callejero municipal ni en las placas de la calle, y si José Antonio a secas, sin más. Lo mismo ocurre con la calle Mártires que se puede interpretar como mártires de uno u otro bando o como mártires en sentido indefinido. Por lo que se refiere al Colegio, no pone en duda si es o no verdad lo que se dice en los escritos presentados, pero la cuestión es que el nombre de los Colegios Públicos no los asignan los Ayuntamientos. El procedimiento que se sigue para ello, según la actual normativa es el de que a iniciativa del Consejo Escolar del Centro se solicita informe al Ayuntamiento, quien si lo estima oportuno lo emite oportuno lo emite en sentido favorable a la propuesta formulada por el Consejo Escolar y posteriormente la Delegación de Educación de la Junta de Comunidades es la que aprueba la nueva denominación. Indica también que si es cierto que anteriormente la plaza de la localidad se denominaba del Generalísimo, pero por acuerdo plenario fue sustituido por el actual de la Constitución. Por todo ello considera que actualmente no hay ninguna calle que cumpla las condiciones que se manifiestan en los indicados escritos y que el nombre del Colegio no puede ser modificado por el Ayuntamiento, por lo que entiende que no procede realizar actuación alguna al respecto.
 
Las intervenciones de los concejales “populares” son de un nivel demostrativo de ese dicho “de casta le viene al galgo”. Que si no es pertinente cambiar los nombres de un signo por los de otro, a parte de los trastornos a los vecinos, que si hay cosas más importantes, que si van a venir forasteros a enseñarles lo que tiene que hacer, etc.
 
El Concejal Félix Martín manifiesta que en cuanto se refiere al nombre del Colegio “él ha visto un poco de la historia del mismo y resulta que Juan Aguado pagó en su día con su dinero el Colegio. Por todo ello considera que si es así no puede venir nadie después a intentar quitar ese nombre”. El concejal José Mª Serrano le pregunta sobre la fecha y este le contesta que sobre 1941.
 
El Alcalde interviene da lectura a un documento donde expone que con fecha de 4 de julio de 1931 D. Vicente Santana se dirigía al entonces Ministro en que se solicitaba la construcción de un colegio para los niños y niñas de la localidad. Posteriormente mediante otro escrito fechado unos días después se contesta desde el Ministerio a D. Vicente Santana, indicándole que se daban las órdenes oportunas para que se tramitara la petición realizada. Posteriormente en el año 1934 se encargó e proyecto que fue ejecutado. Bien, hay más intervenciones y se somete a votación la petición de cambio del nombre de las calles. Hay 5 votos en contra (los del Sr. Alcalde, que se unen a los cuatro del PP) por 3 de los concejales del partido que gobierna, donde falta uno que debió faltar o ausentarse ya que no hay más explicaciones. Los concejales del PSOE, menos su cabeza de lista que votó con la posición, votan a favor del cambio siempre que se ponga un nombre que no tenga ninguna significación de signo político.
 
En lo tocante al cambio de nombre del Colegio Público se reafirman en que la competencia no es del Ayuntamiento, pero los miembros del grupo popular (aquí no dice si incluye al Alcalde) indicaron que independientemente de lo que pudiera decir el Consejo Escolar ellos mantienen su postura de que no se cambie el nombre.
 
Termina el escrito con el recuerdo del S. Secretario del Ayuntamiento de que este acuerdo pone fin a la vía administrativa y que se puede interponer recurso de reposición potestativo ante el Pleno del Ayuntamiento o acudir recurso contencioso-administrativo.
 
Ahora es el momento de profundizar en el desarrollo de lo expuesto en ese Pleno. Porque lo que se dilucida no es una cuestión jurídica, la ley llamada de la Memoria Histórica deja relativamente clara cuál es la actuación de las administraciones públicas respecto a las exhibiciones de nomenclaturas franquistas en lugares públicos, de lo que hablamos es de voluntad política, de salud democrática, de que dejemos de una vez de ser rehenes del fascismo y que los verdaderos principios de una sociedad democrática entre por los poros de la ciudadanía, aunque con estos representantes públicos la cosa sea complicada, por ser  ellos los primeros que están imbuidos de ese franquismo sociológico.
 
En primer lugar analizo la intervención de D. Ángel Marinas para explicar que los nombres de José Antonio y Mártires no tienen el significado que nosotros les damos. Creo que no solamente nos toma por tontos es que, además, emplea un sadismo hacia todos aquellos que fueron represaliados (la mayoría de su partido) por defender la legalidad democráticamente elegida por el pueblo español y entre ellos uno que ejercía el mismo cargo que el ahora ocupa, Pedro Caballero asesinado en Talavera. Tal vez nos llegue a decir que el aludido José Antonio podría ser algún cantor de coplas del pueblo o un benefactor de la sociedad de la época, o quien sabe que parida se le podrá ocurrir, pero el nombre de esa calle es la del fundador del partido fascista cuyo máximo representante en la localidad era Juan Aguado López. La calle Mártires se llamaba calle Valdefuentes que era donde vivía el Alcalde Pedro Caballero. La actual calle José Antonio se llamaba Mártires de Jaca y anteriormente calle Madrid y era el domicilio de toda la familia Serrano Recio.
 
De la intervención de los concejales populares mucho no se puede añadir, representan las esencias de los que un día se rebelaron contra la legalidad, hijos políticos de aquellos que sustentaron el golpe y dignos herederos del señoritismo del que hacían gala los amos de tierras, hombres y mujeres, dueños de todo y con derecho a todo. De ahí que no sea de extrañar la intervención de uno de ellos que, añadiendo ignorancia a sus ganas de adular a sus jefes, llega a decir que el tal Juan Aguado pagó el colegio y fue en 1941 cuando se inauguró. El líder fascista había muerto el 2 de agosto de 1936 por lo que es de gran duda que cinco años después se pagara el importe de la construcción del colegio. Hacía 5 años que a lo mejor un Azarías había cumplido con hacer justicia.
 
Es más, para que tengan información (aunque dudo que no lo sepan y sea la continua manipulación la que ejercen para intoxicar) que ofrecemos de manera altruista los datos recogidos sobre el tema nos dicen que en 1936 el teniente alcalde de la localidad y tesorero del pueblo, Eudaldo Serrano, poseía los bonos canjeables por dinero en los bancos que el gobierno del Frente Popular facilitó para construir las escuelas con arreglo a su programa de reforma educativa que defendió en su programa para las elecciones de 1936, cuestión prioritaria junto a la reforma agraria. A la entrada fascista en el pueblo los miembros del Ayuntamiento salieron del pueblo y Eudaldo se llevó consigo los bonos a Madrid ya que las obras del colegio estaban iniciadas pero no acabadas. Estando detenido en la cárcel de Yeserías, en 1940, fue a visitarle Valentín Recio el cual debía tener algún cargo en la alcaldía de La Torre, para reclamarle la entrega de los bonos sobrantes, la contestación de Eudaldo fue que esos bonos estaban en su casa de la calle Covarrubias nº 34 de Madrid cuando los falangistas fueron a detenerle y desaparecieron con otras cosas más. Al parecer esto no fue informado al pueblo. Las escuelas fueron inauguradas a primeros de 1937.
 
No voy a defender la postura de los concejales socialistas, si bien es cierto que votaron a favor del cambio y que su jefe de filas actuó como un tránsfuga que, además, utilizó subterfugios para no cumplir la ley, el decir que se pongan nombres sin ninguna intencionalidad política es igualar a los que violaron la legalidad con ciudadanos que defendieron las instituciones democráticas. No se puede poner a la misma altura a José Antonio que a Largo Caballero, no podemos equiparar a personajes que dieron un golpe de estado con otros como Pablo Iglesias o Victoria Kent, por no dar una larga lista de nombres. Es más hasta se podrían indagar los nombres que un día tuvieron antes de la sublevación fascista.
 
En fin, acabo diciendo que siento vergüenza ajena de la actuación del Sr. Alcalde. Que no solamente incumple las leyes si no actúa con desprecio hacia la Institución que rige, una Institución que debe presidirse con el respeto hacia los principios democráticos y que no puede honrar a personajes que violaron esas máximas.
 
Con mi más profunda tristeza envío un saludo a todas las personas de bien que no dudo habitan en La Torre de Esteban Hambrán.
 
Emilio Sales Almazán
Presidente del Foro por la Memoria de Toledo.
 
Comentario de Manuel Serrano Maroto al articulo Vergüenza ajena de D Emilio Sales Almazàn
 
Buenas tardes, me parece muy acertada la exposición de Emilio Sales, y vergonzosa la actuación del Sr. Alcalde de la Torre que no compañero aunque pertenezca al mismo partido que yo, ya que con sus falsos argumentos se podía haber dejado en Madrid que la Gran Vía se siguiera llamando avenida de José Antonio (en ningún sito constaba que se llamaba Avenida de José Antonio Primo de Rivera) pero todo el mundo sabía que era en honor del Fundador de la Falange, también en apoyo de sus falacias podía decir el Sr. Alcalde que la calle Mártires era en honor de los mártires cristianos de las persecuciones romanas y si no es lo bastante falso paga un colegio una persona que llevaba muerta 5 años eso si que es un milagro y si no es bastante rocambolesco la actuación de los concejales populares con el apoyo del sr. Alcalde, dicen que personas de fuera del pueblo, se han preguntado por qué algunas de esas personas no somos del pueblo y no vivimos allí, muy sencillo por que con la actuación de los fascistas y de la iglesia echaron, persiguieron y en muchos casos asesinaron a nuestros antepasados y aún después de cumplir condena agredieron a sus vecinos y en concreto y personalmente a mi abuelo (el Navarrito) y a mi padre cuando volvieron al pueblo en los años 50.
 
Y en cuanto a los compañeros concejales socialistas que votaron distinto que el Sr. Alcalde mejor dicho que el voto distinto de su grupo, deberían poner en conocimiento del PSOE de Castilla la Mancha así como de la ejecutiva Federal que el Sr. Alcalde rompe la disciplina de grupo y vota con los concejales de la oposición (PP). Menos mal que todos los socialistas no son como este señor porque si no algunos que llevamos más de 30 años el PSOE y la UGT se nos caería la cara de vergüenza, bueno perdonar por la retahíla.
 
Recibir un saludo de Manolo
 
59
Causa sumario 7.071 seguido contra Aurelio Serrano Martín

Comienza con la denuncia en Madrid contra Aurelio de Agustín Viñal de la Rueca, con domicilio en la calle López de Hoyos nº 5, el cual manifiesta que durante la guerra el denunciado se jactaba de haber dado el paseo a los derechistas de su pueblo y que le denunció por que tenía pensado escaparse de Madrid.
 
Declaración que es afiliado de la UGT desde 1927, que cuando sucedieron los hechos en la Torre estaba segando el Monte con Saturnino Serrano y se enteró que los de derechas habían matado a tres izquierdistas, que se constituyó una Milicia en la Casa del Pueblo deteniendo a unas 40 personas, que la milicia la integraban uno 50 milicianos que el dicente no fue miembro de dicha milicia, siendo los detenidos trasladados a Madrid donde fueron puestos en libertad, que recuerda como miembros de las milicias a tal Juan Cortes, “el Caponcillo“, Honorio (“el Cataca“) y que como ha dicho ni formó parte de las milicias ni intervino en detenciones ni asesinatos.
 
Que en 1937 se incorporó al ejército rojo con destino al Centro de Reclutamiento en Madrid.
 
Hay un informe del Jefe de Falange Desiderio Pablo Domínguez, acusando de participar e instigar los asesinatos y ultraje al sagrado Cristo.
 
Ingresó en el centro Penitenciario de Yeserías el 18 de abril de 1939 estando en dicho centro hasta el 3 de octubre de 1940 que fue trasladado al Centro de San Antón.
 
Acusado de la muerte, descuartizamiento y quema de Juan Aguado (jefe de Falange), Felipe Lobón y otros.
 
Escrito de fecha 26 de enero de 1943, firmado por Isidoro López Aguado y otros a favor del mismo que no es tenido en cuenta por el tribunal.
 
Juzgado en consejo de Guerra el día 4 de febrero de 1943 donde no se permite intervenir  a los testigos en su defensa y no compareciendo la Pepita (Josefa Aguado López), pese a lo cual es condenado a muerte.
 
Conmutada la pena de muerte por 30 años el 18 de enero de 1944, falleciendo según el parte médico de angina de pecho en el Hospital Penitenciario el 17 de diciembre de 1944. 
 
Recuerdos de Emilia Serrano, hija de Aurelio, concejal socialista de La Torre, víctima del franquismo.
 
Aurelio Serrano, mi padre, tenía dieciséis años y cinco hermanas menores cuando murió mi abuelo Fermín. Mi padre ayudó a su madre Cipriana. Fue concejal socialista del Frente Popular con Pedro Caballero, Eudaldo Serrano, Marcelino Zamorano.
 
Era un hombre noble, valiente, bueno, de gran bondad y humanidad, interesado por el bienestar de los humildes, ya que de joven supo lo que significaba trabajar en el campo, de jornalero y de labrador.
 
Todos salimos para Madrid en octubre del 36. Mi abuela Cipriana, cuyos restos yacen ahora en una fosa con los de su hermana Trinidad, cerca del arroyo de Berciana, asesinadas cuando entraron los facciosos en el pueblo, no había querido salir de su casa.
 
En Madrid mi padre, amigo de Eudaldo, trabajó un tiempo con él y su padre en el abastecimiento de la ciudad.
 
En 1939, a mi padre le condenaron a pena de muerte y después a treinta años de cárcel. Para redimir la condena, fue a trabajar, sin que le pagaran, a obras de casas construidas por el ejército, gracias a que un comunista le ayudó estando en Porlier. Cayó enfermo y nos dijeron en 1947 que había muerto de “angina de pecho“.
 
Mi madre, Juana Rodríguez, estuvo en Ventas de 1939 a 1943. Se la llevaron entonces a Talavera, donde pasó aún cuatro meses hasta ser liberada, pero tuvo que presentarse a la comisaría durante mucho tiempo.
 
En 1939, yo tenía quince años, puse un puesto de bisutería con ayuda de mis tías, en la calle de Toledo, mi hermana de catorce años trabajaba de dependienta en una tienda. Llevábamos a nuestros padres encarcelados, una cesta de comida semanal.
 
Un día alguien nos propuso romper el expediente de mi padre por mil pesetas, no aceptamos. No sé qué habrá sido del expediente.
 
Tampoco sé dónde están los restos de mi padre, un tiempo enterrado en el cementerio del Este. Mi abuela Cipriana yace en una fosa, de la que yo quisiera llevarla con los familiares que tienen sepultura decente.
 
¿Qué hacer? Ya tengo ochenta y siete años.
 
Espero hablarlo todo con Daniel, cuando venga a Madrid. Él y yo hablaremos un día entero por lo menos de los nuestros, de aquella trágica historia de nuestro pueblo toledano, de nuestro país.
 
Emilia Serrano Rodríguez
Madrid, 1° de diciembre de 2010
 
60
Comentario sobre la denuncia  de 1940 de Antolín Pinel.

Antes de la guerra, Antolín Pinel era el dueño de la posada, sita en la plaza, en el edificio de los Alonso, propietarios de la fábrica de alcoholes. Durante la sublevación, que se sepa,  no intervino en nada. En 1940 era juez municipal de La Torre e "informó" a Madrid, sobre la "actuación" de los republicanos.
 
Para nosotros sus acusaciones de que Eudaldo era "destacado marxista, entusiasta propagandista, presidente de la Reforma Agraria" son alabanzas, y nos enorgullecemos de ellas. En cuanto a las demás acusaciones, encaminadas a dañar y perjudicar a un defensor de la democracia y del régimen legal, callan que los sublevados fueron los fascistas que le ascendieron al puesto de juez, que empuñaron las  armas por derrocar el régimen que estaba estableciendo la justicia social, lo que no pudieron soportar. Su gran enemigo era la Reforma Agraria,  que instauraba justicia, dando trabajo a todos los jornaleros, cuando ellos sólo se lo daban a los esquiroles y a gente obediente al caciquismo. (De esto atestiguan varias páginas de dicho expediente, en el que se acusa a varios republicanos que lucharon en las huelgas por aumentar el salario de los jornaleros de 3 a 3.50 pts, de que intervinieran frente a los esquiroles Dichos republicanos, Eugenio Martín Aguilar, su hermana Francisca y Cesáreo López Garrido, cuñado del alcalde Pedro Caballero fueron fusilados en Talavera y Madrid con muchos más del pueblo. El odio lo sentían los caciques y sus protegidos por los trabajadores honrados y valientes). La Reforma Agraria fue un gran beneficio para La Torre y los pueblos circundantes, distribuyendo  las tierras del latifundio más grande de España, el Monte Alamín.
 
Daniel  Serrano Recio y Rose-Marie Serrano
11-12-2010
 
 
 


(1) Distrito de La Torre de Esteban Hambrán pegando a Santa Cruz del Retamar.
(2) El juego consistía en varios saltos. Todos saltaban por encima de un chico agachado diciendo: “cangreje“. Después se decía saltando: “harina harineje“. Al tercer salto decían “angarillas”. Había que apoyarse encima del chico agachado levantando los pies. En el cuarto salto se apoyaba una rodilla diciendo “una rodilla“ hasta que el agachado decía “abajo“. El que caía le reemplazaba. Al quinto había que ponerse encima con las “dos rodillas“ hasta que el agachado dijera “abajo“.
(3) Abarcón: término agrícola local (del pueblo de La Torre de Esteban Hambrán, Toledo): espacio de terreno que al pasar al lado de una encina el arado, al llegar enfrente para pasar tenía que desviarse uno a la derecha y el otro surco a la izquierda. Entre los dos surcos quedaba un espacio de cada lado del árbol por tapar con un azadón para que los granos salieran.
(4) “A la orillita del río no hagas el nido”.
(5) Las hojas muertas se recogen a montones, los recuerdos y los pesares también.
(6) Nota de Manuel Serrano: Enrique Lister, pues yo recuerdo que al principio de la transición, él era el Secretario General del PCOE, Partido Comunista Obrero Español; y como estaba enfrentado a Carrillo en ese momento Secretario General de PCE, en las primeras elecciones no se presentó y pidió el voto para el PSOE, que yo recuerde no militó en el PCPE, Partido Comunista de los Pueblos de España, escisión del PCE y del PSUC en los años 80 y conocidos como los prosovieticos
(7) Falange Española Tradicionalista
(8) ASEREF: Asociación por el Recuerdo del Exilio Republicano Español en Francia
(9) AVER : Amical de los Voluntarios en España Republicana
(10) En una  antigua lengua germánica Eudaldo significaba líder del pueblo, gobernante famoso.
(11) Pedro Caballero Bermùdez: Alcalde del Frente popular en La Torre de Esteban Hambràn, Toledo, con Aurelio Serrano Martín, Marcelino Zamorano Piñero y Eudaldo Serrano Recio en la lista republicano-socialista (éste fue el teniente alcalde)
(12) Soledad Escudero Martín, sobrina de los torreños Avelino y Manuel Escudero Peinado
(13) Domingo  Escudero Peinado precisa que su padre, Julio Escudero Merino puso (en los años 20) una fábrica de jabón, de ahí el apodo de la familia.
(14) Nombres de los héroes de los Glières, franceses y españoles. También hubo brigadistas alemanes, (cuyos nombres están en le muro del Memorial de Morette, donde se enterró a los que cayeron, juntos, como lo fueron en el combate.) Viven  Angel Gómez, José Salvador, José Caballero, Elie Muffat, Alexis Rey (ver foto con el general Bachelet y la cantante Ingrid Boismont).
(15) Frase de Pierre Emmanuel, inscrita a la subida al Plateau (meseta) de los Glières: "Ici des hommes ont su mourir pour demeurer des hommes".
(16) En realidad, Daniel Serrano Recio, toledano de la Torre E.H. sólo tenía 16 años en julio de 1936.

No hay comentarios:

Publicar un comentario