domingo, 11 de octubre de 2015

Leny Escudero, un cantante comprometido

Dejó España al final de la guerra, obrero  ceramista (alicatador) y poeta entrañable.
 

Juan Alonso. Documental
 
Como otros hijos de familias republicanas, Joaquin Leni Escudero cruzó la frontera al final de la guerra civil con sus padres para buscar asilo en tierras francesas. Había nacido en Espinal/Aurizberri (Navarra) en 1932, unos orígenes familiares donde se mezclaba sangre gitana por parte de padre y vasca y de judíos conversos- marranos- por parte de madre. La familia se instala en los primeros tiempos en el Oeste de Francia para despues fijar su residencia definitivamente en Paris, en el popular barrio de Belleville. Escudero recordará en más de una ocasión su infancia, su doble condición de rechazado, como pobre y extranjero.
Antes de debutar en el mundo de la canción, ejerce diferentes oficios ya sea poniendo baldosas en las aceras o montando tubos para las canalizaciones. Como otros artistas encuentra en la figura del promotor y productor discográfico Jacques Canetti sus primeros avales. Con un cierto aire y sex-appeal de un Yves Montand joven, Leny Escudero, su nombre a partir de ahora artístico, aparece en la televisión interpretando delicadas baladas románticas de su puño y letra- es un cantante autodidacta- que conquistan de inmediato al público. En medio de la nueva ola ye-ye canciones como “Ballade à Sylvie” o “Pour une amourette”, el recuerdo de su primer amor, le dan su estatus de cantante vedette dentro de la llamada varieté, la canción popular que anima los programas musicales de la televisión los sábados por la noche. Sus apariciones, su voz grave y apasionada, hacen de él uno de los artistas más apreciados para todos los públicos.
A su primera etapa como cantante de baladas románticas que le han reportado el reconocimiento popular, Escudero muda hacia una canción más combativa y comprometida. Durante el Mayo francés su imagen cantando encima de un bidón para los obreros en huelga de la Renault fija su estatus de cantante engagé y artista militante. Temas como la guerra de España, las dictaduras, la violencia o los refugiados son objeto de especial atención en sus canciones. El premio de la Academia Charles Cross por su álbum Escudero 71 revalida su estatus dentro de la Chanson. En sus últimos años participa en el espectáculo Age tendre, tête de bois, un musical que recorre los grandes éxitos de la década de los sesenta al mismo tiempo que se presenta en la Sala Olympia en el año 2007 acompañado de su hija y de sus nietos.
El cantante moría a los 82 años el pasado 9 de octubre a causa de una insuficiencia respiratoria en su domicilio de Giverny, en la Normandía. Acababa de publicar el segundo volumen de sus memorias, Le debut...la suite…la fin.

Carles Gámez. EL PAÍS CULTURA. 11 de octubre de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario