jueves, 13 de agosto de 2015

Homenaje a Francisco Boix en el cementerio parisino de Thiais

Esta tarde los Amigos de los Republicanos españoles en Región parisina estuvimos en el cementerio parisino de Thiais a homenajear al fotógrafo español  Francisco Boix, que fue testigo en el Tribunal de  Núremberg. 
 
 
Ya estuvimos en 2013 y como entonces,  encontramos la tumba  muy alejada de la entrada, pero muy limpia y cuidada.
 
La asociacion del Triángulo Azul había depositado recientemente una maceta de flores, por el estado fresco de éstas, con lazos tricolores y de la bandera catalana.
 
Nosotras también depositamos flores ( tricolores)  y saludamos con la Tricolor la tumba del heroíco  fotógrafo republicano español, quien tan valientemente con otros republicanos deportados a Mauthausen, burló la vigilancia de los nazis, sacando fotos de sus siniestras hazañas para poder atestiguar ante el mundo los crímenes cometidos y por quienes.
 
   
 
Leímos una breve biografía del joven barcelonés exiliado a Francia,  donde murió en 1951 y un párrafo del libro de José Marfil, (He sobrevivido al infierno de Mauthausen),  también deportado al campo de concentración austríaco donde los españoles eran apátridas, en el que el deportado narra cómo homenajearon a su padre, primer español que murió allí.

 
También leímos el poema Resurrexis a todos los deportados de Roque Llop, quien logró salir vivo de Gusen el 8 de mayo de 1945. Está publicado con unas estrofas del poema Liberté (Libertad) de Paul Eluard, en el librito  de la FEDIP publicado para el 35 aniversario de la liberación, que nos regaló Ramiro Santisteban. En él consta la foto del monumento del Père-Lachaise a los deportados, en el que pone « a todos los españoles muertos por la libertad,  1939-45 », monumento que solemos florecer varias veces al año y que florecimos este año con Pablo Iglesias Núñez, cuya madre fue deportada a Ravensbrück.
Por fin hicimos un minuto de silencio ante la tumba de Francisco Boix.

 
Después consideramos la tumba florecida y sus alrededrores  y nos alejamos lamentando que la de Paco Boix esté tan alejada y  que sea difícil llevar allá  a personas de mucha edad que vivieron los trágicos acontecimientos y que desearían recordarle y rendirle homenaje, como bien se lo mereció. Es casi imposible ir allá con viejos republicanos españoles.
No obstante, si logramos coordinarnos con la asociación del Triángulo Azul, será tal vez más fácil acudir allá.

 
Nos parece que debería haber una mención a Francisco Boix en el Père-Lachaise, cerca del monumento a los deportados y del  de la escalera de Mauthausen. La tumba de Paco Boix nos parece demasiado aislada.
Pero no por eso dejaremos de acudir a ella a rendirle homenaje con toda nuestra simpatía y nuestro sincero agradecimiento por su valentía.
Rose-Marie Serrano (ARE de RP)
Paris, 11 de agosto de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario