domingo, 7 de junio de 2015

Memorial PCE [VI]

 
PCE
[VI]
 
VÍA FERNÁNDEZ, Ramón “Madriles”. Comunista, nacido en Madrid en 1911; vecino del Puente de Vallecas (Madrid). Hijo de Ignacio y Carmen. Cuchillero de profesión y boxeador aficionado. Durante la República estuvo afiliado al sindicato metalúrgico de la UGT. En la Guerra formó parte del Ejército republicano. Estuvo en el frente de Madrid con el IV Cuerpo de Ejército. Fue instructor de milicianos, subsecretario de armamentos en Albacete y uno de los 30.000 republicanos cercados en el puerto de Alicante en marzo de 1939. Ramón Vía pudo embarcar en el Stambrook, llegando a Orán (Argelia francesa), donde fue internado en el campo de concentración de Morand. Fue destinado a un Grupo de Trabajo Extranjero, puesto a disposición por el gobierno de Vichy como mano de obra de la empresa Méditerranée-Niger que construía 250 km del Transahariano de Bou-Ârfa, Marruecos, a Colomb-Béchar, Argelia. Medio franco diario, mal vestidos, peor alimentados, calzados con alpargatas sobre ardiente arena, llena de escorpiones y víboras, vigilados por legionarios, moghanis y goumiers. A los tuaregs les daban 5 francos por cada evadido cazado y devuelto al campo. Como castigo tenían "el ataud", un mes echado bajo una lona con un litro de agua para todo el día y soportando temperaturas que llegaban hasta los 80º; "el pozo", un gran agujero redondo sin protección ni de noche ni de día y "la noria", atado a la cola de un caballo con un saco de 25 kg a la espalda dando vueltas todo el día. Dominada Francia por los nazis y por el Gobierno Petain, ingresó en la Resistencia, publicando el periódico clandestino Lucha Social. Fue detenido en dos ocasiones y las dos se fugó. Según señala Andrés Sorel, tras la segunda detención fue condenado a muerte. Cuando los aliados liberaron el norte de África desfiló con los refugiados españoles por las calles de Orán el 8 de noviembre de 1942 con la tricolor de la República y la roja con el martillo y la hoz. Más tarde pasó a una de las escuelas montadas por los norteamericanos para la preparación de los exiliados españoles, sobre todo comunistas, en el trabajo clandestino. La presencia allí de Santiago Carrillo, en agosto de 1944, modificará la situación. En Argelia se puso al frente de la organización comunista española, rompiendo las relaciones con los militares norteamericanos y manteniendo los contactos con la Península. Con sus camaradas realizó entrenamientos en los montes cercanos a Orán, con la idea de efectuar nuevos desembarcos en las costas malagueñas, estando prevista la participación de Carrillo en uno de ellos para su incorporación a la guerrilla. Sin embargo, Carrillo recibe la orden de abandonar el Norte de África y trasladarse al Sur de Francia, donde se llevaba a cabo la "Operación Reconquista". Según Sánchez Agustí, enviado con una lancha a motor por Ramón Ormazábal, secretario general del PCE de Euskadi, Ramón Vía desembarcó en el Río de la Miel, Nerja, Málaga, con 9/11 guerrilleros, entre los que se encontraban Joaquín Centurión “Juanito” y Alfonso Armenta, en la madrugada del 4 de octubre de 1944, pasando a dirigir la guerrilla de esta zona. Su propósito era ampliar el reducido grupo de guerrilleros que había e incrementar sus actuaciones, dotándoles de una mayor conciencia política y eliminando algunos casos de bandolerismo que se habían producido. Con Vía la organización pasó a llamarse Sexto Batallón, y creó el periódico clandestino “Por la República”, elaborado en ciclostil. A este grupo se unieron Miguel Arrabal, “Duende” y Francisco Cecilia. Actuaron en la Axarquía (Málaga) y en las comarcas vecinas de Granada, teniendo varios choques con los franquistas (Arenas, Canillas de Aceituno, Periana, Torrox…). Frente a otros dirigentes guerrilleros, destaca la atención prestada por Ramón a la formación política y la educación. Sólo está demostrada su participación, el 23 de abril de 1945, en el asalto a una tienda en el pueblo de Fornes (Arenas del Rey, Granada), de la que se llevaron sin pagar doce pares de abarcas para calzar a sus hombres, siendo herido en una pierna por el hijo del tendero. Según señala en su informe a la dirección del PCE José Cuenca Díaz: Ramón Vía "Dejó la sierra para dirigir políticamente la ciudad. Vías pidió un impresor a "Joaquín" que fue quien le sustituyó en el mando de la agrupación, pidiéndole concretamente que le enviase a Eugenio Navarro "El Chato" en quien tenía gran confianza por haber estado juntos en África del Norte. Este fue detenido y entregó a Vía en una cita que éste le había dado, el 15 de noviembre del 45". La detención tuvo lugar en las Cuevas de Zárate, en Alcaucín. Cuando le detuvieron llevaba encima diversa documentación a nombre de Manuel Jurado Martín a la que aún no había podido cambiar el nombre y que éste había podido obtener de Francisco Ortega Núñez, falangista y Alcalde de Torrox (Málaga). Al frente de la guerrilla quedó Joaquín Centurión Centurión “Juanito”. Ramón Vía consiguió que saliera de la cárcel un escrito suyo titulado "Yo acuso", difundido fuera de España, en el que narraba su negativa a delatar a sus colaboradores y su intento de suicidio ante las torturas de la policía dirigida por el inspector Eduardo López Ochoa. Su tercera fuga de la prisión, esta vez franquista, se produjo el 1 de mayo de 1946, con otros veintiséis presos.[1] Según declaró Eduardo Álvarez Neira, uno de los evadidos, tras su detención: "…tenían establecidos tres turnos de a seis hombres trabajando a unas cinco horas cada uno de los turnos (…) Para realizar los trabajos se valieron de un pico, una pala, espuertas y dos carretillas de mano (…) la tierra que extraían la iban depositando en un hueco de la pared que al efecto habían abierto en una galería de los sótanos del mencionado edificio. El día 1º que durante toda la noche estuvieron trabajando, observaron que se encontraban cerca de la superficie (y aunque la alambrada) digo, ellos se proponían por la galería hasta fuera de la alambrada por temor a que llegasen a ser descubiertos decidieron activar los trabajos y rompieron al exterior a unos veinte metro de la tapia en el ala Sur del edificio, comunicando la novedad a todos y a las 4,30 aproximadamente de la madrugada, comenzaron a salir de uno en uno y arrastrándose para no ser descubiertos por los que vigilaban aquella parte del edificio, de este modo pasaron la alambrada que fue cortada con unos alicates que portaban para tal efecto, y ya fueron, digo fuera, todos cruzaron por un sembrado de trigo hasta alejarse de la Cárcel, reuniéndose en las inmediaciones del Matadero, situado a unos 200 metros, donde como de antemano se habían formado en grupos de simpatizantes y se despidieron (…)". "…como los que estaban en la enfermería tenían relación con los demás cierta libertad, cuando se fue acercando el día de la terminación de la galería, aquellos que estaban comprometidos en la evasión se valiesen de los medios que estaban a sus alcances para producirse dolencias que obligasen a incluirlos en la mentada enfermería y recuerda que Ramón Vía Fernández fue uno de éstos y se producía fiebres altas fumando cigarrillos con aceite, lo que le produce elevadas temperaturas.- De los que había en la enfermería en su mayor parte comunistas y seis o siete destinos de dicha dependencia, tales como enfermeros, lavanderos, y el cabo y dos practicantes, el Cabo como persona que gozaba de alguna confianza al llegar la hora valiéndose del rabo de una cuchara abrió las puertas, operación que realizó a las 22,30 horas aproximadamente de la noche y desde allí se fueron con muchas precauciones y descalzos por la galería de acceso al cuarto de baño, penetrando en éste y acto seguido en el subterráneo (…)" "…para realizar el trabajo se valieron de un cordón eléctrico  al que adosaban cuatro bombillas que alumbraban la misma (…); el encargado del enchufe era Fernando Gutiérrez Rojas que por tener su alojamiento en el mismo cuarto de baño, no llamaba la atención verle allí; el enchufe lo unía en la misma bombilla del cuarto de baño; teniendo el cable una longitud de unos veintiséis metros, cuando bien por la vigilancia de la Cárcel o por falta de luz carecían de la eléctrica se valían de candiles". Ramón Vías, junto a Antonio Daza López y Miguel Cantos Martín, evadidos también de la Prisión Provincial de Málaga, se refugiaron en una casa enclavada en el sitio conocido por "Granja de Suarez", en el camino viejo de Antequera, cuyo inquilino era Salvador Bermúdez Luque, obrero metalúrgico. Según informe de la Guardia Civil, tras tener ésta conocimiento de la probable presencia en "Granja Suárez" de Ramón Vía, se detuvo a su inquilino, el cual tras ser interrogado, acabó confirmando la misma. Antes de llegar al lugar sostuvieron un enfrentamiento con Ramón Vía y sus compañeros, resultando heridos los tres de gravedad; trasladados al Hospital, morirán el 25 de mayo de 1946 "al entrar en dicho Establecimiento". La municipalidad de Argel le rindió un homenaje póstumo. Junto a otros militantes que también perdieron la vida en esa época, Rafael Alberti recuerda a Ramón Vía en estos versos, incluidos en sus "Coplas de Juan Panadero": "¡Sangre de Gómez Gayoso,/sangre pura, sangre brava,/sangre de Antonio Seoane,/de Diéguez, de Larrañaga,/de Roza, Cristino y Vía,/valles de sangre, montañas!".
VICENTE “Cocherito”. Miembro de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) de Torrelavega (Cantabria). Tras la entrada de los golpistas estuvo en la cárcel varios años. En 1941 se incorporó a la guerrilla, formando parte de la Brigada “Machado”, que operó en la zona occidental de Cantabria.
VICENTE GARCÍA, Isabel. Militante del PSUC. Nació en Almansa (Albacete) en 1917; vecina de Barcelona. Devanadora. Detenida por los franquistas, ingresó en La Modelo de Barcelona el 17 de febrero de 1940.
VICENTE GÓMEZ, Pedro. Comunista madrileño. Durante la guerra civil formó parte del Batallón de Artes Gráficas, pasando más tarde al Cuerpo de Asalto. Marchó a Francia siendo internado en un campo de concentración. En enero de 1944 sustituyó a Carlos Alonso como comisario de la 21ª Brigada (Gard, Francia) de la 3ª División del XIV Cuerpo de Guerrilleros Españoles, capitaneada por Cristino García. Fue el encargado de alquilar un piso en Nimes como punto de apoyo para el ataque a la Prisión Central de Nimes, dirigido por Cristino García, donde había un gran número de presos políticos y de la resistencia. El 3 de febrero llegaron los guerrilleros, uno por uno, a la casa, donde se encontraban Pedro Vicente y su mujer. Al día siguiente, por la mañana, se presentó la policía para una verificación de rutina. La mujer de Vicente se hizo cargo de la situación, ofreciéndoles una taza de café que no aceptaron. Se marcharon convencidos de que se trataba de una familia tranquila. Jefe de operaciones de la 21ª Brigada de la Agrupación de Guerrilleros Españoles, unidad con la que el 9 de octubre de 1944 penetró en España. Enviado por la dirección del PCE a España, fue detenido, pasando largos años en prisión.
VICENTE JOSA, Cesáreo “Guerrero”, “Voluntad” o “Abuelo”. Comunista, nacido en Mosqueruela (Teruel) en 1892. Hijo de Modesto y Antonia. Labrador. Afiliado a la CNT. Después de la guerra sufrió condena en Astorga. Se incorporó a la guerrilla el 26 de diciembre de 1947, siendo destinado al 23º Sector de la Agrupación Guerrillera de Levante. En 1948 pasó al 17º Sector, al mando de Florencio Guillén “Viejo”, en la zona de Mosqueruela. Participó en el ajusticiamiento de la vecina de Mosqueruela Ángela Gil, dejando la siguiente nota: “El que toque este cadáver será condenado a muerte en la horca. Ha sido ajusticiada por delatora, espía y agente de información del enemigo”. El 15 de junio de 1949 murieron en la masía Bernuz, en Mosqueruela (Teruel), los guerrilleros Cesáreo Vicente y Valentín Fraile “Adolfo”, en un enfrentamiento con la Guardia Civil. Según “Viejo”, por traición de un enlace.
VICENTE ZAFÓN, José “Pepito” o “Pepito de Mosqueruela”. Comunista, nacido en Mosqueruela (Teruel) en 1912. Hijo de Ramón y de María, masoveros de Mas de las Alegas. Jornalero. Afiliado a la CNT, perteneció al comité revolucionario de Mosqueruela durante la guerra. tomando parte en las colectividades. Tras la guerra, pasó por un campo de concentración y posteriormente volvió a casa. A finales de 1944 se marchó a las guerrillas, uniéndose al grupo de “Delicado”. Tras la reunión de agosto de 1946 en las Cuevas del Regajo, término de Camarena de la Sierra, Teruel, en la que se estructuró la Agrupación Guerrillera de Levante, “Pepito” fue destinado al 17º Sector. El 4 de octubre una partida mandada por “Pepito” y de la que formaban parte su hermano “Matalás” y cinco hombres más, retuvo durante varias horas a quince personas entre Mosqueruela y Valdelinares (Teruel), enfrentándose por la mañana con una patrulla de la Guardia Civil, matando a uno de ellos e hiriendo a dos. A finales de año asistió al cursillo inaugural de la Escuela de Capacitación Guerrillera, bajo la dirección de “Pepito el Gafas”. El 28 de octubre un grupo de 30 guerrilleros, entre los que se encontraba “Pepito” ocuparon el pueblo de Gúdar (Teruel), destruyendo con explosivos el cuartel de la Guardia Civil y deteniendo a las personas que suponían implicadas en la muerte de Felisa Montolíu, esposa y madre de los guerrilleros “Florencio el Viejo” y “Frasquito”, que había sido asesinada en el cuartel de Mora de Rubielos (Teruel) el 28 de septiembre de 1946. Los detenidos fueron juzgados allí mismo, siendo condenados ocho de ellos a muerte, sentencia que se cumplió en el acto. A partir de noviembre de 1947 fue jefe de la sección de dinamiteros del 17º Sector. A principios de 1949 se encontraba encuadrado en el 3º Batallón del 17º Sector, mandado por Florencio Guillén “Viejo”, el cual según Josep Sánchez, estaba situado por la zona de Mosqueruela (Teruel) y no era operativo. El 28 de julio de 1950 la fuerza pública asaltó un campamento ubicado en el barranco de Zoticos -entre Valdelinares, Allepuz y Fortanete-, resultando muerto Ramón Fandos “César” y herido Florencio Guillén “Viejo”. Tanto éste, como el resto del grupo (José Vicente “Pepito”, quien lo mandaba, Josep Gil “Pepo”, Francisco Monforte “Julián”, Mariano Montesinos “Mariano”, Gregorio Alcalá “Gregorio” e Isaías Jiménez “Maquinista”) lograron huir. Al día siguiente fue muerto en Allepuz “Pepo”, que se había separado de la partida. En un informe del Servicio de Información de la Guardia Civil, fechado 20 de agosto de 1950, sobre "Organización de las distintas Unidades de las Partidas Armadas". recogido por Fernanda Romeu, José Vicente Zafón “Pepito” figura como Secretario de Agitación y Propaganda del 17º Sector. Durante los primeros meses de 1951, los contactos entre el Comité Regional y los sectores 17º y 23º, donde operaban hombres como “Rubio”, José Vicente “Pepito”, “Eduardo” y Esteban Ros “Tomás”, cada día eran más difíciles, obligando  a las partidas a conseguir dinero y comida por su cuenta. Así, entre el 8 y el 28 de mayo asaltaron cinco masías en busca de comida. El 16 de mayo de 1952, un grupo bajo el mando de “Pepito” fue localizado en el macizo de la Quebradilla, en la Masía Nava Baja, término de Alcalá de la Selva (Teruel). En el tiroteo “Pepito” resultó herido, siendo más tarde rematado por la Guardia Civil, mientras sus compañeros consiguieron huir.
VICENTE ZAFÓN, Lamberto “Matalás” o “Lamberto”. Comunista, nació en Mosqueruela (Teruel) en 1909. Hijo de Ramón y de María, masoveros de Mas de las Alegas. Ingresó en las guerrillas a finales de 1944, procedente de la CNT, uniéndose al grupo de “Delicado”. Tras la reunión de agosto de 1946 en las Cuevas del Regajo, Camarena de la Sierra (Teruel), en la que se estructuró la Agrupación Guerrillera de Levante, fue destinado al 17º Sector. El 4 de octubre una partida mandada por su hermano “Pepito” y de la que formaban parte “Matalás” y cinco hombres más, retuvo durante varias horas a quince personas entre Mosqueruela y Valdelinares (Teruel), enfrentándose por la mañana con una patrulla de la Guardia Civil, matando a uno de ellos e hiriendo a dos. El 24 de diciembre de 1946, siguiendo las órdenes dadas por la dirección de la AGLA, ajustició a José Ramiá “Petrol”, acusado de bandolero. A finales de 1947 formaba parte del batallón que mandaba Florencio Guillén “Viejo” en el 17º Sector. Fue jefe de compañía. Tras su formación, a finales de 1947, se incorporó al batallón dirigido por Josep Borrás “Cinctorrá” en el 23º Sector, el cual tenía su campamento en un barranco de Vallibona (Castellón). Desertó en marzo de 1948, tras el abandono de “Cinctorrá” a finales de abril. El 2 de mayo pasó a Francia, llegando a Saint-Lary, siendo detenido por la Gendarmería e internado en un campo de concentración.
VICO RUANO, Diego. Comunista. Su nombre aparece en una relación de camaradas “enviados desde Francia” a España conservada en el Archivo Histórico del PCE. Miembro de la organización clandestina del PCE en Madrid. Detenido, estuvo preso en Ocaña (Toledo).
VICUÑA FERRERO, Victorio “Julio Oria”, “Julio” o “René Chevez”. Comunista, nacido en Lasarte-Oria (Gipuzkoa) el 21 de mayo de 1913. Trabajó desde adolescente en la fábrica Brunet afiliándose a las Juventudes Socialistas. A la proclamación de la II República comienza a militar activamente. A los 19 años había estado ya en las cárceles de Tolosa, Ondarreta y fuerte de Guadalupe (Gipuzkoa). Como consecuencia de la sublevación de 1934, con tres consejos de guerra pendientes, sale en libertad provisional de Guadalupe, huye a París y, de allí, a Rennes. Vuelve el 12 de febrero de 1936 para participar en la campaña electoral. El levantamiento militar le sorprende en Vitoria (Álava), donde se esconde y se ve obligado a ingresar en Falange bajo nombre supuesto. El 13 de junio de 1937 consigue pasarse cuando Bilbao (Bizkaia) estaba a punto de caer. Es destinado a la Academia de oficiales de artillería antiaérea de Gijón dirigida por oficiales soviéticos. En la noche del 19 de octubre de 1937 logra huir por mar, a la caída de esta ciudad, desembarcando, en penosas condiciones, en La Pallice. De allí pasa a Figueras (Girona) para proseguir combatiendo por la República hasta el final de la guerra. En Francia es encerrado en el campo de concentración de Gurs hasta enero de 1940 en que es conducido, junto con otros, a trabajos forzosos hasta que el avance alemán hizo huir a los guardianes. Les cogieron los gendarmes y les llevaron al depósito de la Dordogne, donde se reunían los restos de las compañías de trabajo, unos 4.000 españoles. Como responsable de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) redactó una octavilla en la que se animaba a los allí internados a luchar para impedir Vichy y los Alemania les entregasen a Franco y, antes de que eso sucediese, echarse al monte. Tras conocer por un oficinista catalán de la llegada al campo de varios policías de Vichy y la Gestapo con la intención de detener a varios de los internados en el campo, presionaron al catalán para que les diera un salvoconducto. Delatados por éste, al bajar del autobús en Bergerac la policía les estaba esperando, acusándoles de haber robado el talonario de salvoconductos y el sello. Tras darles una paliza, les llevaron al cabo de un mes al campo de Mausac, antesala de los campos de exterminio nazis, de donde se fugó en compañía de Rafaelillo y Marcovich, de las Brigadas Internacionales. Tras contactar con la Resistencia, pasaron al destacamento del Ariège, donde se encontraban Luis Fernández, Juan Cámara y Pedrosa. Formó parte de los primeros núcleos guerrilleros creados en las montañas del Ariège. En 1942 pasó a España con la misión de volar trenes, regresando sin haber volado ninguno. En abril de 1942 fue nombrado jefe de la 3ª Brigada (Ariège) del XIV Cuerpo de Guerrilleros Españoles. Por estas fechas, pasó a varios pilotos a España, siguiendo órdenes de Zamud, quien dirigía el aparato de pasos del PCE. En marzo de 1943 ingresó en el PCE. En mayo de 1943 pasó a dirigir la 10ª Brigada de los Bajos Pirineos, formada con veteranos del Ariège y simpatizantes comunistas de la 182ª Compañía de Trabajadores del campo de Gurn. A lo largo de 1943 se formaron grupos en Buzy, Ferriéres y Olorón. Su primera acción importante fue la voladura de una empresa aeronáutica en Izesta. En 1944 los principales destacamentos de la 10ª Brigada se situaron en el col Marie-Blanche, en el col del Aubisque y en el Pé-de-Hourat. Al frente del Estado Mayor estaba Prudencio López y haciendo labores de enlace, Francisco Quitián. La primera acción mortal contra los ocupantes la realizaron el 18 de enero de 1944, cuando un grupo de ocho guerrilleros ametralló un autobús con pilotos alemanes del aeródromo de Pont Long, Pau, y su escolta, que volvían de una cervecería. Mataron a cinco alemanes e hirieron a ocho. En febrero volaron centrales y tendidos eléctricos que abastecían la costa vasca; asimismo, por estas fechas, llevaron a cabo el conocido como "golpe del paté": tomaron cerca de Olorón un camión cargado con una tonelada de latas de paté, convirtiéndose éstas en la principal fuente de proteínas para muchos de los guerrilleros. También requisaron en los estancos el cupo de tabaco, dejando sólo el destinado a los excombatientes de la I Guerra Mundial. El desembarco aliado en Normandía el 6 de junio de 1944 provocó la orden de ataque general. Entre ese día y el siguiente tomaron el pueblo de Ferriéres, en el límite de Bajos y Altos Pirineos. El 15, un contingente de tres mil soldados atacó el destacamento del Pé-de-Hourat. Los combates duraron cinco días, replegándose los guerrilleros hacia las cumbres. En la lucha tuvieron nueve muertos, siete heridos y dieciocho desaparecidos. Abandonado el sector de Pé de Haurat, Vicuña distribuyó sus hombres entre el Col de Marie Blanche, el Bager y Pla de Issor, estableciendo su puesto de mando en el Pico Mondragón. Mientras, el destacamento de Marie-Blanche, mandado por “Federico”, atacó a una columna de refuerzo compuesta por dos blindados, ocho camiones y una avanzadilla de motoristas en la carretera de montaña entre Olorón y Buzy. Los alemanes dejaron doce muertos y muchos heridos sobre el terreno. Los guerrilleros, dos bajas mortales y cuatro heridos. Otra emboscada en Herrère a un camión y un sidecar alemán resultó también un éxito. Un intento alemán de copar el destacamento de Pla de Sor, mandado por “Rafaelillo”, fracasó rotundamente. Un comando mandado por Vicuña destruyó con plastic una fábrica que construía trenes de aterrizaje. El 27 de julio una columna de SS de la división Das Reich llegó por caminos de herradura hasta el dispensario que la Brigada tenía en Buziet. Tras rodear el pueblo, sacaron a la población de las viviendas, les cortaron orejas y dedos y luego les ejecutaron con un tiro en la nuca. Diecisiete hombres y mujeres murieron allí. Tras el desembarco aliado en la Provenza y la ruptura del frente en Normandía, los guerrilleros comenzaron a cerrar las carreteras y arrancar raíles, a la espera de la llegada de las tropas aliadas. Se liberaron los pueblos de Arudy, Louvie-Jucon, Vielle y Laruns. La guarnición alemana de Pau se replegó hacia el sur, intentando ganar España, pero los guerrilleros consiguieron bloquear los pasos fronterizos, quedando el grueso de las tropas alemanas copado en Gavas, Eaux-Bonnes y Bedos. Tras tres días de combate los alemanes de Gavas pidieron parlamentar, ofreciendo rendirse siempre que fuese a fuerzas regulares francesas, inglesas o norteamericanas, jamás a los guerrilleros españoles. La Brigada mandó a cinco franceses uniformados para negociar la capitulación. Doscientos alemanes se rindieron. En Eaux-Bonnes fueron necesarios cuatro días de cerco para lograr la entrega de 182 hombres. En Bedos, al conocer que combatía con españoles, el jefe alemán se negó a rendirse. Tras duros combates, el 21 de agosto se logró su rendición. En Lées-Athes, a fines de agosto se les rindieron 200 alemanes. El oficial al mando se suicidó. Los encerraron en la iglesia y luego les mandaron a Pau escoltados para evitar represalias. La población colocó sábanas y mantas frente a la alcaldía, sacaron jamones y vino, bailando toda la noche. También liberaron los pueblos de Sarrance, Escot, Castet e Iceste. Capturaron diverso material, camiones, cañones, radios, ropa, ametralladoras, etc. que posteriormente utilizarían en la Operación Reconquista de España. Durante los combates murieron veinticuatro guerrilleros, obteniendo veintiséis de ellos la Cruz de Guerra francesa. Como señala Mikel Rodríguez, a lo largo de la campaña, la 10ª Brigada hizo más de quinientas bajas al enemigo, liberando todo el oeste del Departamento y entraron en la capital, Pau. Los mandos acudieron al campo de internamiento de Hendaia y liberaron a 160 compatriotas que ingresaron en la Agrupación. Se instalaron en hoteles y villas con el beneplácito de las autoridades francesas y comenzaron a planificar las operaciones en la Península. Instalaron un hospital en Salilles de Bearne, donde por primera vez la Brigada contó con un médico. Luego se instalaron en Kambo. La Brigada tenía unos 300 hombres. Luego se instalaron en la residencia del cónsul español en Pau, en villa Castilla, donde Luis Fernández, jefe de la Agrupación de Guerrilleros Españoles, y “Julio Oria” establecieron el cuartel general. Fue condecorado con la Medalla de la Resistencia y la Cruz de Guerra. En octubre de 1944 dirigió las infiltraciones guerrilleras en la zona del Bidasoa. En diciembre de 1944 pasó clandestinamente a Madrid, donde el PCE le encomendó la reorganización de la guerrilla entre Gipuzkoa y los picos de Europa. Se estableció en Bilbao, recibiendo en la primavera de 1945 a un primer grupo de guerrilleros llegados de Francia, entre ellos Mateo Obra y Alfonso Martínez. En el verano de 1945 estuvieron en los Picos de Europa tomando contacto con la Brigada “Machado” y participando en algunas de sus operaciones. Poco después fue citado de nuevo a Madrid y enviado a contactar con la guerrilla de Ciudad Real y Córdoba. Retornó a Bilbao (Bizkaia) en 1946, participando en un segundo intento de consolidar una guerrilla en la zona minera de Bizkaia bajo el mando de Mateo Obra, pero después de una operación en Lujua (Bizkaia) el grupo fue desarticulado, muriendo casi todos sus integrantes. Vicuña se salvó de la redada, viviendo la huelga general de 1947 en Bilbao. El cambio de coyuntura internacional en 1948 impuso la autodisolución de los maquis y hubo de volver a Francia (París), ya en plena guerra fría, y recuperar su identidad legal. Allí se incorpora al Comité Internacional de Ayuda a las víctimas del franquismo cuya actividad consistió en acoger a refugiados desde la frontera (en colaboración con el Gobierno Vasco) y organizar campañas de solidaridad como las de apoyo a Grimau y a los acusados del Consejo de Burgos. Siendo miembro del Comité Central del PC de Euskadi regresa a su tierra en 1976 y es elegido concejal de Urnieta (Gipuzkoa) en las primeras elecciones municipales democráticas. En los años posteriores abandonó sus responsabilidades políticas ejerciendo su actividad en la Asociación Guipuzcoana de Jubilados y Pensionistas. En 1995 publica Combates por la libertad.
VIDAL DE LA TORRE, Ricardo. Comunista, miembro de la organización clandestina del PCE en Madrid con Jesús Carreras, quien utilizaría su domicilio como estafeta. Fue detenido a comienzos de 1943, siendo condenado a diez años de cárcel en el juicio celebrado el 19 de septiembre de 1944 en Alcalá de Henares: Proceso 121.548, instruido contra Jesús Carreras y treinta y siete más.
VIDAL MARTÍNEZ, Luis. Comunista. Su nombre aparece en una relación de camaradas “enviados desde Francia” a España conservada en el Archivo Histórico del PCE.
VIDAL MASDEU, Manuel. Militante del PSUC. Nació en Reus (Tarragona) en 1902; vecino de Barcelona. Camarero. Detenido por los franquistas, ingresó en La Modelo de Barcelona el 17 de febrero de 1940.
VIDAL PEIRET, José. Militante del PSUC. Nació en Pobla de Segur (Lleida); vecino de Barcelona. Mozo de almacén. Detenido por los franquistas, ingresó en la cárcel Modelo de Barcelona el 18 de septiembre de 1942.
VIDAL VARA, Juan José. Comunista, integrante de la llamada Agrupación Guerrillera de Getafe, formada a finales de 1945 en esta ciudad en torno a la empresa CASA. Ligada al Comité local del PCE, estuvo dirigida, primero por José Camacho Díaz y, posteriormente,  por Francisco Gasco Santillán. En abril de 1946, tras la colocación de una bomba en la línea férrea de Pinto a Getafe, con la que se pretendía hacer volar un tren cargado con municiones y soldados que se dirigía hacia los Pirineos, fueron detenidos la mayoría de sus miembros. Francisco Gasco fue condenado a muerte y fusilado, el resto a diversas penas de cárcel.
VIDAURRETA MIRURI, María Juana. Comunista, integrante de la organización clandestina del PCE en Madrid en los primeros años del franquismo.
VIEJO BUENO. Miembro del Sector Sur, uno de los seis en que se dividía el Comité Provincial de Madrid de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) bajo la dirección de José Pena en la primavera de 1939.
VIGIL DE QUIÑONES, Juan “Juanito”. Comunista, nació en Marbella (Málaga) en 1920; vecino de Málaga. Hijo de Manuel y Carmen. Soltero. Impresor. Estudió medicina en la facultad de Cádiz. Al comenzar la guerra abandonó los libros y se colocó como cajista en una imprenta malagueña. Componente de una partida que estaba en los Montes de Málaga, se incorporó a la Agrupación “Stalingrado”, dirigida por Pablo Pérez “Manolo el Rubio”. Firmante del acta de constitución de la Agrupación de Guerrilleros “Fermín Galán”, al mando de Bernabé López “Comandante Abril” y Pablo Pérez “Manolo el Rubio”. Jefe de propaganda guerrillera. Intervino en varios secuestros con los que allegar dinero para la lucha. Muerto el 18 de diciembre de 1950 en Algatocín, pueblo malagueño situado en la Serranía de Ronda, junto a José Calvo, Juan Toledo “Caracoles”, Francisco Moreno “Benito”, Juan Francisco Domínguez “Pedro el de Alcalá” y Antonio Rincón “Rincón Perejil”, si bien en el Registro Civil figura en lugar de este último Pablo Pérez “Manolo el Rubio”. Se encontraban ya organizando el paso del Estrecho.
VILA, Antonio. Comunista de La Puebla de Montalbán (Toledo). Durante la guerra fue miembro del XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero de la República, formando parte del grupo capitaneado por Valentín Gil “Chato de la Puebla”, teniente de guerrilleros.
VILA, Josep “Aleix de Peracamps de Llovera”. Comunista, natural de Camprodon (Girona). Miembro de la organización de guerrilleros en Francia. Enviado a España para reforzar la lucha guerrillera, fue muerto por la guardia civil de Solsona (Lleida) el 21 de noviembre de 1946.
VILABOY MARTÍNEZ, Segundo. Comunista, natural y vecino de Ferrol (A Coruña). Trabajador de los astilleros. Miembro de la ANFD de Ferrol, formada en 1945. A causa de las continuas caídas en la ANFD, la Guardia Civil llegó a Vilaboy. Enterado éste de que le iban a detener, el 1 de febrero de 1947 se incorporó a la IV Agrupación (A Coruña) del Ejército Guerrillero de Galicia. Le daba apoyo Aurora Frutos Santos “La Colona”, que trabajaba de limpiadora en el cuartel de la Guardia Civil de Fene (A Coruña). Detenido el 26 de mayo de 1947 con un tiro en la cabeza, siendo llevado al hospital de marina en un estado muy grave. El 8 de agosto salió del hospital hacia la prisión de Ferrol, de donde le sacaron los días 19 y 23 para diligencias. El 19 de diciembre de 1947 fue ajusticiado a garrote vil. Se encuentra enterrado en el cementerio de Catabais (A Coruña), en el osario número 352, fila 4.
VILAR PAZO, Manuel. Comunista. Nacido el 23 de junio de 1908 en Cabañas (A Coruña). Miembro del grupo guerrillero de Pontedeume (A Coruña), del Ejército Guerrillero de Galicia. Uno de los 22 antifranquistas que en la madrugada del 13 de diciembre de 1946 partieron del puerto lucense de Vicedo, alcanzando Bayona (Francia) tras seis días de viaje. Al día siguiente fueron trasladados al campo de Merignac (Bordeaux), estableciendo contacto con el partido.
VILAR PEREIRA, Antonio. Comunista, nacido el 13 de agosto de 1920 en Cabañas (A Coruña). Miembro del grupo guerrillero de Pontedeume (A Coruña), del Ejército Guerrillero de Galicia. Uno de los 22 antifranquistas que en la madrugada del 13 de diciembre de 1946 partieron del puerto lucense de Vicedo, alcanzando Bayona (Francia) tras seis días de viaje. Al día siguiente fueron trasladados al campo de Merignac (Bordeaux), estableciendo contacto con el partido.
VILAR PEREIRA, Higinio. Comunista, nacido el 3 de agosto de 1919 en Cabañas (A Coruña). Miembro del grupo guerrillero de Pontedeume (A Coruña), del Ejército Guerrillero de Galicia. Uno de los 22 antifranquistas que en la madrugada del 13 de diciembre de 1946 partieron del puerto lucense de Vicedo, alcanzando Bayona (Francia) tras seis días de viaje. Al día siguiente fueron trasladados al campo de Merignac (Bordeaux), estableciendo contacto con el partido.
VILARIÑO FERNÁNDEZ, José “Arturo”. Nacido en Barallobre (A Coruña) en 1926. Hijo de Evangelino y Josefa. Jornalero de profesión. Radiotelegrafista de la Armada, al finalizar la guerra pasó al norte de África. Integrante de la expedición de Ramón Vía, con la que cruzó el estrecho desde Orán. Traía como misión hacerse cargo de la emisora. Miembro del 6º Batallón o Agrupación Guerrillera de Málaga, a las órdenes de Ramón Vía. Tras matar a un Guardia Civil en un cortijo cercano a Torrox (Málaga), donde estaba recuperándose, se dio a la fuga, torciéndose un tobillo. Al verse rodeado, el 17 de agosto de 1947, optó por suicidarse para no ser capturado con vida.
VILCHES RUIZ, José “Barbas”, “Vilches” o “Granaíno”. Comunista, nació en La Peza (Granada) hacia 1906; vecino de Jimena de la Frontera (Cádiz). Calero de profesión. Afiliado al PCE, fue concejal por dicho partido en el Ayuntamiento de La Peza. Durante la guerra permaneció como voluntario en el frente de Madrid. A su terminación fue detenido y condenado a 30 años de prisión. Puesto en libertad, marchó a Jimena de la Frontera donde formó sociedad con Sebastián Sánchez Jiménez, instalando una calera en la finca El Torero. El 20 de agosto de 1948 se marchó a la sierra en compañía de Sebastián Sánchez “Calero” el cual actuaba de enlace con los guerrilleros. Miembro de la Agrupación de Guerrilleros “Fermín Galán”, al mando de Bernabé López Calle “Comandante Abril”. El 21 de diciembre de 1949 fue detenido por la Guardia Civil en un apostadero montado en la zona conocida como Charco, término de Ubrique (Cádiz). Condenado a muerte en consejo de guerra celebrado el 25 de mayo de 1951, fue fusilado el 25 de junio de 1951 en el cementerio de San Fernando de Sevilla.
VILELA RUBIO, Ángel. Comunista, integrante de la organización clandestina del PCE en Madrid en los primeros años del franquismo.
VILLA LANDA, Fernando. Comunista, integrante de la organización clandestina del PCE en Madrid en los primeros años del franquismo.
VILLA LÓPEZ-TRELLES, Josefina Amalia. Compañera de Heriberto Quiñones. Integrante de la organización clandestina del PCE en Madrid en los años 40.
VILLA SÁNCHEZ, Severino. Comunista, integrante de la organización clandestina del PCE en Madrid en los primeros años del franquismo.
VILLALBA DE LA CRUZ, Francisco “Ochoa”. Comunista, responsable en el barrio de Usera (Madrid). Miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid. El 12 de febrero de 1947, unos días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de Pedro Sanz “Paco el Catalán”, jefe del Ejército Guerrillero del Centro, y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas.
VILLALBA HERRADA, Isabel. Comunista, casada con Adolfo-Lucas Reguilón “Severo Eubel de la Paz”, jefe de la Zona “M”, al que acompañó a la sierra desde Madrid. Detenida, fue internada en la cárcel de Ventas, en Madrid, acusada de colaborar con la guerrilla. En julio de 1947, tras salir en libertad, se fue con “Severo”, quien se había instalado en un chalet del distrito de Ciudad Lineal junto a los restos de la “Zona M”. Poco después, junto a su marido y Teodoro del Real “Formal”, se marcharon a Foz, un pueblo de Lugo, siendo detenidos en enero de 1956.
VILLALBA PALACIOS, Francisco. Comunista, integrante de la organización clandestina del PCE en Madrid en los primeros años del franquismo.
VILLALBA PEÑA, Teodoro. Comunista, integrante de la organización clandestina del PCE en Madrid en los primeros años del franquismo.
VILLALOBOS VILLAMUELAS, Manuel. Comunista, integrante de la organización clandestina del PCE en Madrid en los primeros años del franquismo.
VILLANUEVA, Santiago. Comunista. Miembro de la 102ª División de la Agrupación de Guerrilleros Españoles en Francia. En noviembre de 1944 pasó a España para reforzar la lucha guerrillera.
VILLAR JIMENEZ, Jesús. Comunista, vecino de Santisteban del Puerto (Jaén). Miembro del comité local del Partido Comunista. Tras la caída de la organización del PCE en Sierra Morena, la cual mantenía una estrecha relación con la guerrilla de Francisco Expósito “Gafas”, fueron instruidas las causas 1.525/46 y 82/47 por las que se procesaron a cincuenta y una personas, entre las que se encontraba Jesús Villar. Acusado de rebelión militar y actividades subversivas, fue condenado a seis meses y un día.
VILLAR RAMÍREZ, Pedro. Comunista, nació el 28 de diciembre de 1917 en Medina de las Torres (Badajoz). Refugiado en Francia, participó en la Resistencia, incorporándose posteriormente como sargento a la 505ª Brigada de la 102ª División de la Agrupación de Guerrilleros Españoles. El 26 de noviembre de 1944 pasó a España, formando parte de un grupo de 10 guerrilleros al mando de Victorino Gascón Martín.
VILLAR, Domingo. Comunista. Nacido el 13 de junio de 1915 en Condes (Lugo). Miembro del grupo guerrillero de Vivero (Lugo), del Ejército Guerrillero de Galicia. Fue uno de los 22 antifranquistas que en la madrugada del 13 de diciembre de 1946 partieron del puerto lucense de Vicedo, alcanzando Bayona tras seis días de viaje. Al día siguiente fueron trasladados al campo de Merignac (Bordeaux), estableciendo contacto con el partido.
VILLARES CARRASCO, Vicente “Luis”. Comunista, nació en Minas de San Quintín (Ciudad Real) en 1915. Hijo de Santiago y Dominga. Dirigente comunista detenido en Zaragoza en 1946. En enero de 1949 se encontraba encarcelado en la Prisión Celular de Valencia. Con la justificación de que conocía a muchos miembros del Comité Regional del PCE en Valencia fue excarcelado y conducido a las proximidades de Castellfort (Morella, Castellón) donde le aplicaron la "ley de fugas" el 23 de enero de 1949.
VILLARES SANTIAGO, Marcelino “Donato”. Comunista, nació hacia 1915; vecino de Cereixal (Lugo). Miembro del Comité comarcal de Becerreá del Partido Comunista de España. Fue condenado a veinticinco años de reclusión en el proceso 75/1946, celebrado el 18 de julio de 1946 en A Coruña, por “un delito de rebelión militar”.
VILLARREAL EXPÓSITO, Basilio “Panza”. Comunista de Villanueva de Córdoba. Miembro del comité de guerra. Detenido por los golpistas de la Junta de Casado en la primera semana de marzo de 1939, en la noche del 27 al 28 de marzo, cuando se acercaban las tropas franquistas, fueron liberados por comunistas armados. Sin tiempo para intentar la salvación por Alicante, los más comprometidos, como es el caso de Basilio Villarreal o Julián Caballero, optaron por huir a la sierra. Las zonas de actuación de este grupo fueron: los encinares de Villanueva, Cardeña y Montoso (Córdoba), los montes de Adamuz en plena Sierra Morena, más una buena parte de la zona limítrofe de Ciudad Real. Miembro de la Agrupación Guerrillera de Córdoba. En 1946 se separó del grupo de Julián Caballero, uniéndose al de Claudio Romera “Romera”. El 11 de febrero de 1947 fue acribillado por la Guardia Civil, junto a Juan Rodríguez “Tuerto”, en el cortijo Venta del Cerezo, término de Villanueva de Córdoba, como fruto de las confidencias de José Martínez “Chunga”. Un tercer guerrillero que se encontraba en la casa fue detenido, desconociéndose su final. Los nueve guerrilleros que les acompañaban lograron salvarse al permanecer ocultos en los alrededores, en lugar de entrar a cenar a la casa.
VILLARROEL VILLARROEL, Antonio “Pistolero”. Comunista, vecino de Alcántara (Cáceres). En la Asamblea de Legalización del PCE en Cáceres, celebrada el 6 de marzo de 1936, fue elegido Secretario de Organización. Tras la sublevación en Cáceres, el 19 de julio de 1936 se marchó a Badajoz, en poder gubernamental.
VILLARRUBIA OROZCO, Nicanor. Comunista, nacido en Madrid el año 1922. Fue detenido en noviembre de 1946 y fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas, entre los que se encontraba José A. Adán Quintanilla. Junto al epitafio “No os olvidamos” constan los nombres de todos ellos en una tumba conjunta en el Cementerio Sur de Carabanchel, Madrid.
VILLASEÑOR GALLEGO, Antonio. Comunista, integrante de la organización clandestina del PCE en Madrid en los primeros años del franquismo.
VILLAVERDE MARCHANTE, Mercedes. Comunista, integrante de la organización clandestina del PCE en Madrid en los primeros años del franquismo.
VILLEGAS LÓPEZ, Narciso “Narciso”. Comunista, natural de Alquézar (Huesca). Miembro de la organización de guerrilleros en Francia. Integrante del grupo que, al mando de Joaquín Arasanz “Villacampa”, cruzó la frontera por el Valle de Echo (Huesca), en diciembre de 1945, con la misión de poner en marcha la Agrupación Guerrillera del Alto Aragón. En la sierra de Lascuarre (Huesca) contactaron con la partida de Valeriano González “Drole” y “Tanque”, pasando a oficializar la AGAA en Las Almunias, en junio de 1946. Miembro del Estado Mayor, sustituyó a Vistué y Bellostas al frente de la AGAA. En el otoño de 1948 murió en un encuentro cerca de Binéfar (Huesca), siendo sustituido por Manuel Cosculluela.  
VILLÉN ROLDÁN, Tomás “Cencerro” o “Mariscal Cencerro”. Comunista, nació el 7 de marzo de 1903 en Castillo de Locubín (Jaén). Casado con Carmen la Rosa Extremera con la que tuvo cinco hijos. Persona inquieta, idealista y reivindicativa, partícipe en huelgas, dirigente de la FNTT en su pueblo, voluntario en las milicias republicanas. Fue detenido cuando el golpe de Casado, en marzo de 1939, y enviado a la cárcel de Santa Úrsula, en Jaén, con 55 militares republicanos. En el último momento fueron liberados, pero al regresar a su pueblo le detuvieron de nuevo, procesándole. El 17 de marzo de 1940 se fugó de la cárcel de Alcalá la Real (Jaén) uniéndose a la guerrilla liderada por Manuel Castillo “Salsipuedes”, en Jaén. Su presencia se detecta en los términos de Fuensanta de Martos, Alcalá la Real, Fuente Álamo, Bobadilla, Santiago de Calatrava, Noalejo, Martos, Frailes y Valdepeñas de Jaén. Cuando se veían muy acosados, pasaban a Granada. Pronto empezó a destacar el subgrupo de “Cencerro”. El 20 de octubre de 1941 asaltó el coche de línea de Valdepeñas de Jaén a la capital, consiguiendo 40.000 pesetas. En represalia fueron detenidas 42 personas, siendo ejecutadas "por atraco a mano armada" cinco de ellas el 22 de diciembre. A partir de esta fecha actuará de forma casi independiente, en compañía de Juan Palomino “Hojarasquín” por los términos de Fuensanta y Alcalá la Real. Tras la pérdida de “Hojarasquín”, el 28 de diciembre de 1941, “Cencerro” estrechó sus relaciones con “Salsipuedes”. El 10 de febrero de 1943 cayó “Salsipuedes” en una cueva del acantilado Poyo o Pozo Naveral, término de Valdepeñas. A la muerte de “Salsipuedes”, la partida vivió unos meses de transición, con un breve mandato de “Valenzuela”. En el verano de 1943 volvió de Granada “Ollafría”, permaneciendo en Jaén hasta 1944 en que regresa definitivamente a Granada. Poco después “Valenzuela” cedió las riendas a “Cencerro”, el cual, con los efectivos de “Salsipuedes” y otros recién incorporados de Castillo de Locubín (Jaén), formará su propia partida.  En 1947 la guerrilla de “Cencerro” contaba con una veintena de hombres, arropados por una amplia red de enlaces. La relación entre la sierra y el llano fue muy estrecha, desarrollando una importante labor política, impulsando la creación de comités comunistas en bastantes localidades. El 15 de enero de 1947 participó en el secuestro del médico de Jamilena (Jaén), obteniendo 25.000 pesetas, y el 2 de marzo en el del terrateniente Máximo Codes, en el cortijo Nuevo, término de Alcaudete (Jaén), con un botín de 20.000 pesetas, un reloj de oro, una pulsera y otros útiles. Volvieron a la sierra con el coche y el chófer del hacendado. El 16 de julio de 1947, enterados de que “Cencerro” y José Crispín “Crispín” se hallaban en casa de Rafael Chica, en Valdepeñas de Jaén, el teniente coronel Marzal encomendó al teniente de Alcalá la Real (Jaén) el asalto de la casa y exterminio de los guerrilleros, al frente de una compañía de guardias. Como el asedio se prolongaba, ordenó una redada de enlaces por el pueblo, con el objetivo de que entraran en la casa a parlamentar y luego no dejarles salir. Junto a Francisco Tello, fueron enviados a la casa Bernardino Narváez “Cojo”, Isidro Jiménez “Pitarra” y Tomás Chica. Los guerrilleros se negaron a rendirse. Cuando los enlaces intentaron salir, los guardias les obsequiaron con una lluvia de tiros. Como la batalla no se resolvía, prendieron fuego a la vivienda y la volaron con dinamita. Cuando los guardias se acercaron a lo que quedaba de la casa fueron recibidos con disparos desde la casa vecina, donde se había trasladado los guerrilleros tras horadar los muros. Al amanecer del día 17 se reanudó el combate. Tras arduos preparativos, los guardias volaron la segunda casa, pero los guerrilleros escondidos en la cueva del corral continuaban disparando. Cuando vieron que barrenaban la cueva, para dinamitarla, se suicidaron. Todo el resto del día se dedicaron a retirar escombros. Hallaron los cuerpos de los cuatro enlaces, pero los cadáveres de los guerrilleros no aparecían. Por fin dieron con sus cuerpos, uno al lado del otro, con las pistolas al lado y un disparo en la sien cada uno. El cadáver de “Cencerro” lo llevaron en un camión a su pueblo. Allí arrojaron su cadáver en el paseo, mientras la banda de música interpretaba pasodobles.
VILLENA, Francisco. Comunista, formó parte del primer grupo de comunistas albaceteños que intentaron reconstruir el PCE en la clandestinidad.
VINEGRAS GONZÁLEZ, Silvestre. Comunista, natural de Barco de Ávila. Miembro del Grupo “Meruelo”, enviado a España desde Orán por el PCE para reforzar la lucha guerrillera. Compuesto por once hombres, al mando de Emeterio Meruelo, el 7 de octubre de 1945 desembarcaron al este de Adra, desde donde se dirigieron a la sierra de Gador. Tras un encuentro con la guardia civil, en Gergal (Amería), el 7 de diciembre se dividieron en dos grupos, marchando Silvestre Vinegras y otros cuatro guerrilleros hacia Jaén, para unirse a una de las partidas que actuaban en Sierra Morena. El 26 de diciembre de 1945 fueron localizados en el cortijo “El Robledal”, optando los guerrilleros por rendirse ante la superioridad en armas y efectivos del enemigo.
VINUESA MARTÍNEZ, Celestino “Miguel”. Comunista, nació en Utiel (Valencia) en 1918. Pasó de Francia en 1944. Miembro de la Agrupación Guerrillera de Levante. Estuvo destinado en los sectores 17º y 11º, figurando junto a Salvador Fuster “Francisco” como editores en Valencia del número inicial de El Guerrillero. Fue detenido en febrero de 1947.
VINUESA, Ana. Miembro del Comité Provincial de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) en 1939, con Severino Rodríguez de secretario general. En relación con la parte militar de la JSU, dirigida por Sinesio Cavada, fue una de las personas encargadas de la recolección de armas y la constitución de un depósito.
VIÑAS, José. Comunista, miembro de la organización del PCE en Madrid, en relación con la Comisión Central Reorganizadora formada tras la caída de Enrique Sánchez y José Cazorla. Detenido en el verano de 1941, fue juzgado el 23 de marzo de 1943, siendo condenado a doce años de cárcel. FERNÁNDEZ, Carlos y TEJERO, Ignacio, 2007, 453
VISQUET ANDREU, Juan. Comunista. Detenido por los franquistas, pasó a la Prisión Provincial de Málaga, donde daba clases a otros presos de política y milicia.
VISTUE, Emilio. Comunista. Tras el arresto de Joaquín Arasanz, en enero de 1947, fue enviado desde América, a través de Francia, para hacerse cargo de la dirección de la Agrupación Guerrillera del Alto Aragón, con Ángel Bellostas como responsable militar. Aparte de algunos hechos de armas durante la segunda mitad de 1947, como la eliminación de tres guardias civiles en las proximidades de Bierge (Huesca) o los asaltos a recaudadores de impuestos, los aragoneses privilegiaban la propaganda política en núcleos como Barbastro o Monzón (Huesca) en detrimento de las cuestiones estrictamente militares. Pese a todo funcionaban cuatro guerrillas, integradas por media docena de hombres cada una y dirigidas por Valeriano González “Drole”, Narciso Villellas “Narciso”, Manuel Cosculluela y “Americano”. En Aragón se publicaba La República y Aragón Libre. En la primavera de 1948 fueron capturados en Blecua Emilio Vistue y Ángel Bellostas, junto a varios componentes del Comité de Resistencia. Un año más tarde, fueron ejecutados en la cárcel de Torrero, en Zaragoza. Fue sustituido al frente de la Agrupación por Narciso Villelas.
VITINI FLORES, José “Ernesto”, “Jean” o “Ernesto Carpanta”. Comunista, nacido en Gijón (Asturias) el 16 de junio de 1912. Estuvo en un colegio de primera enseñanza hasta los 14 años en que comenzó a trabajar en Madrid como pintor. Se casó en 1932, "siendo mi compañera de origen proletario y del Partido". Ingresó en la UGT en 1931, sección pintores decoradores de Madrid. En octubre de 1933 se incorporó al servicio militar en San Sebastián, siendo perseguido como elemento izquierdista. Con motivo de la revolución de Octubre fue recluido en una prisión militar hasta dos días antes de su licenciamiento en noviembre de 1934, al negarse a conducir los tranvías. Ingresó en el PCE en diciembre de 1934. Ingresó en el Cuerpo de Asalto en abril de 1935, ocupando el puesto de secretario de organización de la célula del PCE en la 31 Compañía. Durante la guerra civil ocupó los cargos de jefe de pelotón, sección y compañía en el Ejército del Centro. Asimismo estuvo en la escuela militar de Benicasin (Valencia). En 1938 pasó agregado al Ejército del Este donde fue jefe de Batallón y Brigada, pasando más tarde a hacerse cargo de la jefatura del SIEP en la 133ª Brigada Mixta. Permanecerá en este puesto hasta el 8 de octubre de 1938 en que se reincorporó al Cuerpo de Asalto. En él permanecerá hasta su entrada en Francia con la 16 Compañía de Asalto el 12 de febrero de 1939, siendo recluido en el Campo de Argeles. En abril de 1939 fue trasladado al campo de Septfonds. En julio de 1939 pudo salir del campo, uniéndose a sus familiares en Montauban. Hasta marzo de 1942 en que se incorporó a una empresa maderera trabajará en la industria francesa. En junio de 1942 ingresó en un grupo de guerrilleros por conducto del PCE. En junio de 1943 fue cogido en una razzia y conducido a Burdeos donde permaneció hasta conseguir el certificado de nacionalidad, el cual le valió para franquear la línea de demarcación y volver al punto de partida en julio del 43, tomando de nuevo contacto con los guerrilleros. De acuerdo con la Dirección del PCE, y ante el peligro de una nueva razzia, se incorporó en diciembre de 1943 al maquis del Lot, pasando un mes más tarde a organizar un maquis en el T. y Garonne donde se hizo cargo de un grupo. En este permanecerá hasta febrero en que por orden del partido pasará a organizar un grupo en un chantier, siempre en el mismo departamento. Jefe de la 4ª División de Guerrilleros Españoles en Francia, entre mayo y agosto de 1944. Sustituyó a Miguel Ángel Sanz, tras su nombramiento como jefe de Estado Mayor de la Agrupación de Guerrilleros Españoles, al mando de Luis Fernández. La 4ª División abarcaba los departamentos de Tarn, Aveyron y Hérault. Domínguez González era el jefe de Estado Mayor y Antonio Fuertes Vidosa, comisario político. Tras la unificación de todas las fuerzas de la Resistencia, la Agrupación de Guerrilleros Españoles pasó a formar parte de las FFI, con personalidad propia. En la región de Montpellier, fue designado jefe de la R-3 el general Carrel. A partir de aquel momento, las unidades españolas implantadas en la región aceptaron su mando, a través de José Vitini. Con la 4ª División fue quien liberó Albi y Rodez En la lucha por la liberación de Francia, Vitini alcanzó el grado de Teniente Coronel de las FFI. Completada la liberación del Mediodía francés, se llevó a cabo una reestructuración de las unidades guerrilleras españolas pertenecientes a las FFI, pasando José Vitini a dirigir la 102ª División. A finales de 1944, tras un curso de “instrucción política” en la Escuela de Toulouse (una casa de campo de Tornefolles, cercana a Toulouse) Vitini cruzó la frontera por el País Vasco, llegando a Madrid el 15 de enero de 1945 vía Zaragoza. A principios de febrero es presentado por Hilario Pérez a los jefes de los diferentes grupos guerrilleros. La organización de apoyo estaba formada por “El Americano”[2], Juan Casín, Rufina Murillo, Mercedes Gómez “Merche”, Dionisio Magdaleno Serrano, Mariano Ruiz Antón, Fernando Rodríguez Martín, María Ruiz Antón, “Anselmo” y “Víctor”. Los primeros objetivos de la Agrupación Guerrillera de Madrid “Cazadores de Ciudad” fueron los edificios y las personas de mayor significación fascista, e incluso nazi. Faltaban muy pocos meses para que concluyese la guerra mundial y había una gran esperanza por parte del pueblo español de que la caída de Hitler y Mussolini arrastrase a Franco. Mientras tanto, la organización de propaganda había conseguido instalar una imprenta en un subterráneo construido en el pozo existente en el patio de la casa de Juan Casín, policía municipal madrileño, en Carabanchel (Madrid). Había también en Madrid otras imprentas más pequeñas, una de ellas en la calle Fernán González. El 15 de febrero el grupo de Dalmacio Esteban colocó una bomba en la Delegación de Prensa de la calle Montesquinza, causando sólo daños materiales y una gran alarma e inquietud. El 25 de febrero de 1945 los grupos 1, dirigido por Félix Plaza, y 3, con José Carmona al frente llevan a cabo el asalto a la subdelegación de Falange en Cuatro Caminos con el objetivo de conseguir armas; mueren como consecuencia del mismo el falangista Martín Mora y el conserje David Lara. En la acción colaboró de forma decisiva Mercedes Gómez Otero “Merche”, proporcionando a Vitini los informes necesarios para el asalto y recogiendo las pistolas utilizadas una vez realizado. Tras el atentado, tanto la policía como los servicios especiales del Ejército y de la Guardia Civil se volcaron sobre la Agrupación Guerrillera intentando destruirla. Al día siguiente del atentado una multitudinaria manifestación despide a los dos falangistas. Coincidiendo con ella, el mismo día 26, Franco mandó fusilar a dieciséis comunistas condenados a muerte por los tribunales militares y que permanecían en las cárceles desde el final de la guerra. A pesar de esta presión, la policía tardó casi dos meses en localizar a Vitini, después de que los guerrilleros realizarán más de una acción semanal en este tiempo. La siguiente acción guerrillera fue la colocación de una bomba en el diario Informaciones, que se distinguía por su línea germanófila. Días más tarde el grupo de Dalmacio atracó unos almacenes de madera en la calle General Ricardos. En la primavera de 1945 regaron con octavillas republicanas la Gran Vía madrileña, arrojándolas desde lo alto de uno de sus hoteles, a la salida de los cines. El efecto fue total, organizándose manifestaciones falangistas para "responder" a la provocación. La última acción fue el atraco a la sucursal del Banco Español de Crédito en el número 29 de la calle Velázquez, realizada el 2 de abril. Dos de los guerrilleros fueron acorralados por la policía, resultando uno muerto y el otro detenido por un ex luchador de lucha libre que había sido obligado por el guerrillero herido a llevarle en su coche y que, en un descuido de éste, le redujo y entregó a la policía. En el diario Informaciones del 25 de abril de 1945 se recoge la crónica policíaca del desarrollo de las investigaciones hasta la detención de los guerrilleros: "Desde el primer momento se pensó que en este crimen la instigación había provenido de elementos pertenecientes al Partido Comunista, que clandestinamente venía dando señales de vida y había dado lugar a numerosos servicios de anticomunismo en distintas provincias; se intensificó esta acción y fueron detenidos numerosos y destacados miembros del partido con interesante documentación. Como consecuencia de estas gestiones, se vino en conocimiento de que un guardia de la Policía Urbana pertenecía a dicho partido, con personalidad destacada en el mismo, y aunque se ignoraba su nombre y demás circunstancias, se llegó por eliminaciones sucesivas a sospechar del llamado Juan Casín Alonso, y sometido a discreta y difícil vigilancia, se adquirió la convicción de ser él el que se buscaba, efectuándose un registro en su domicilio, calle de Cervantes en Carabanchel Bajo, donde fueron encontradas armas e interesante documentación; pero no satisfechos los agentes actuantes, continuaron las pesquisas en la corraliza de la vivienda, descubriendo entre las ruinas de una destruida casucha un montón de madera, materiales de derribo y escombros que, separados, se vio ocultaban el brocal de un pozo, que el guardia Casín afirmó que, por estar seco, no se utilizaba para ningún uso. No obstante ello, los agentes decidieron servirse de una cuerda y bajar al fondo, descubriendo que en él desembocaba una artajea angosta, y llevados de su celo, acordaron que el menos voluminoso se deslizara por ella, como así lo efectuó con grandes dificultades, recibiendo el premio de sus afanes al descubrir que conducía a una habitación revestida de cemento con instalación de luz eléctrica y en la que había una máquina minerva, una multicopista, una estantería con tipos de imprenta y unos millares de ejemplares de Mundo Obrero y hojas de propaganda. Se había descubierto la imprenta clandestina de la llamada Delegación Central del Partido Comunista de España. El detenido Juan Casín negó obstinadamente saber nada que se relacionara con aquel hallazgo, y tampoco se obtuvo resultado positivo del interrogatorio que se sometió a su mujer, Rufina Murillo del Pueyo, y en vista de ello, vuelto a cubrir el pozo en la forma en que se encontró, se montó un servicio en confiada espera de que alguien acudiría a trabajar en aquella imprenta, y en efecto, de madrugada fue detenido Domingo Martínez Malmierca, individuo que huyó a Francia al final de nuestra guerra de liberación, regresando a España cuando la fracasada aventura de los guerrilleros. Hábilmente interrogado, confesó haber sido uno de los componentes del grupo que asaltó el local de Cuatro Caminos, pero asegurando que él no efectuó ningún disparo, acusando de ello a otro individuo, del que sólo sabía se llamaba Félix y del cual, en sucesivos interrogatorios, no pudo dar más datos que el de que a ambos les había hecho una fotografía un operador callejero. Como este dato era interesante, pues, obtenida la fotografía de Félix, se facilitaría grandemente la identificación, se hizo comparecer a todos los fotógrafos que la policía tenía registrados para trabajar en aquella zona para que mostraran los clichés obtenidos en aquella época, y después de minucioso trabajo de selección se dio con el negativo correspondiente, que una vez positivado permitió la identificación de Félix, viniéndose en conocimiento de que se trataba de Félix Plaza Posada, montándose entonces servicio por agentes disfrazados en los lugares que éste pudiera frecuentar, consiguiéndose así su detención, e interrogado convenientemente acabó por confesarse autor material de la muerte del conserje. La técnica de los interrogatorios que se sucedían día y noche tenazmente con inmediata comprobación o refutación de indicios y coartadas y la inteligente y entusiasta labor de aportación de datos procedentes de diversas investigaciones y vigilancias permitió la detención de José Carmona Valdeolivas (“El Fantasma”), autor material del asesinato del secretario de la subdelegación, descubriéndose también que anteriormente había tomado parte en un atraco a mano armada perpetrado en un almacén de maderas de la calle del General Ricardos, efectuándose asimismo la de Luis del Álamo García y Tomás Jiménez Pérez, que completaron el grupo de asaltantes, siendo este último el que arrancó el teléfono del local en evitación de que por nadie pudiera pedirse auxilio al exterior; y, por último, se detuvo a otros elementos, cuyo papel fue más secundario, encubridores de los anteriores, como Dionisio Magdaleno Serrano, Mariano Ruiz Antón y Fernando Rodríguez Martín, culminando el servicio con la captura del jefe de la organización, José Vitini Flores, autor por inducción de este hecho y de los demás delictivos cometidos por la banda de guerrilleros en la capital de España".  Según la narración que de los hechos realiza Andrés Trapiello, el 20 de marzo comenzaron las detenciones: Juan Casín, Rufina Murillas y Domingo Martínez fueron los primeros. El 24 de marzo son detenidos Dionisio Magdaleno, Fernando Rodríguez y Mariano Ruiz; el día 27 cae Petra López; a los pocos días Félix Plaza; el 10 de abril José Carmona y el 11, José Vitini, Luis del Álamo, Tomás Jiménez, Dalmacio Esteban, Pantaleón Fernández, Isabel Alvarado y Francisco Zoroa. La detención de Vitini supuso la medalla de oro policial al director general de Seguridad, teniente coronel Francisco Rodríguez Martínez. Las últimas detenciones se realizan el 24 de abril, Magdalena Gómez, y el 27 de mayo, Mercedes Gómez “Merche”, que lo será en Constantina, Sevilla. El 20 de abril el fiscal militar presenta sus conclusiones, nombrándose un abogado de oficio para los implicados en el asalto a la subdelegación y a los responsables de la imprenta clandestina. El 21 de abril se anuncia en el Boletín de la Capitanía General de la Primera Región Militar consejo de guerra "contra Vitini y diez más", y se publica la composición del tribunal para la causa que hace el número 129.185. El 23 de abril tiene lugar la vista del consejo de guerra y se conoce el fallo de la sentencia: de los once juzgados, siete son condenados a muerte (José Vitini Flórez “Ernesto”, Félix Plaza Posadas “El Francés”, Domingo Martínez Malmierca, José Carmona Valdeolivas “Fantasma”, Luis del Álamo García y Tomás Jiménez Pérez "como autores de dos delitos de asesinato, equiparados al de Rebelión Militar en cuanto a su penalidad" y Juan Casín Alonso "como autor de un delito de propagación de noticias falsas y tendenciosas y conspiración para causar transtornos de orden público interior, equiparado al de Rebelión Militar") y tres condenas a doce años (Dionisio Magdaleno Serrano "como autor de un delito de participación en reuniones, con el fin de causar trastornos de orden público interior", Fernando Rodríguez Martín y Mariano Ruiz Antón "como autores de un delito de Auxilio a la pasada Rebelión Militar"). Rufina Murillas, la mujer de Juan Casín, es declarada inocente. A los reos se los llevaron a Carabanchel y a Rufina a la cárcel de mujeres de Ventas. La prensa francesa publicó la noticia de que Franco pretendía fusilar a "Vitini y seis patriotas más". Se recordó su pasado reciente como liberador de Francia y se movilizó a toda clase de personajes. Enviaron telegramas el general De Gaulle, el cardenal Gerlier y monseñor Salièges, y un gran número de intelectuales, encabezados por Jean Cassou, pusieron su firma en manifiestos exigiendo la inmediata suspensión de la condena. Todo fue inútil. El 28 de abril, Vitini y el resto de condenados a muerte fueron fusilados al alba en el acuartelamiento de Campamento y llevados a continuación al cementerio de Carabanchel, donde fueron arrojados en una fosa común (Zona M, Fila 1ª, nº 8). Cuando años después exhumaron los restos para darles una sepultura digna, los familiares tendrían que reconocerles por las ropas o deducciones vagamente aproximativas. En la actualidad, José Vitini se encuentra enterrado en el nicho 11 del Cementerio Sur de Carabanchel, junto a los de sus camaradas Juan Casín Alonso, Luis del Álamo García, José Carmona Valdeoliva, Tomás Jiménez Pérez y Félix Plaza Posada. Los demás implicados en el asalto a la subdelegación de Falange o en la Agrupación Guerrillera de Madrid son juzgados y condenados el 31 de julio: Dalmacio Esteban “Vicente”, Pantaleón Fernández, Mercedes Gómez “Merche” e Hilario Pérez son condenados a muerte, siéndoles conmutada a los dos últimos por treinta años de cárcel, de los que cumplieron diecinueve; Magdalena Gómez, a treinta años de reclusión mayor, de los que cumplió dieciséis; Francisco Cerezo e Isabel Alvarado, a doce años de reclusión menor, de los que cumplió seis; Petra López, a seis años de prisión menor, de los que cumplió tres; y Cristina Álvarez Mazagatos es absuelta.
VITINI FLORES, Luis. Comunista, nacido en Gijón (Asturias). Hermano de José Vitini, héroe de la Resistencia en Francia y dirigente de la guerrilla urbana madrileña. Miembro de la 3ª Brigada del XIV Cuerpo de Guerrilleros Españoles en Ariège (Francia). En julio de 1944 pasó a España para crear las bases del XIV Cuerpo en el interior, con Silvestre Gómez “Verrugas”o “Margallo” como jefe militar. Con el objetivo de allegar fondos con los que poner en marcha la organización guerrillera, un grupo a las órdenes de José Perarnau asaltó en agosto de 1944 la fábrica de cervezas Moritz. Detenidos poco después, el 19 de agosto ingresaban en la cárcel Modelo de Barcelona. Condenado a muerte en consejo de guerra celebrado el 4 de septiembre, fue ejecutado el 14 de octubre de 1944 en el Campo de la Bota de Barcelona junto a cinco integrantes del grupo: Leocadio Ruiz Faraco, José Perarnau, José Ramón Álvarez, Vicente Badía y César Somarribas.
VIVERO GEADA, Ramón “Novolitos”. Comunista, vecino de Lugo. Guardia de Asalto. Propietario de un bar que fue centro de reunión y encuentros. Responsable de organización del comité comarcal de Lugo del Partido Comunista de España, colaboró con Marcelino Rodríguez “Marrofer” a comienzos de 1945 en la puesta en marcha del Ejército Guerrillero de Galicia y su concreción inicial en la IV Agrupación. Inculpado en el proceso 75/1946, celebrado el 18 de julio e 1946 en A Coruña, fue condenado a muerte por “un delito de rebelión militar”. Según Domingo Villar, en informe conservado en el Archivo Histórico del PCE, fue ejecutado a garrote vil, junto con Julio Nieto.
VIVES ESTEBAN, Santiago. Comunista catalán. Nació en Castellón en 1884. Jornalero. Miembro de la organización de guerrilleros en Francia. Integrante de los grupos que en los meses finales de 1944 cruzaron los Pirineos en el marco de la operación Reconquista de España. Detenido, en agosto de 1945 participó en un plante que llevaron a cabo los presos de la segunda
VIVES FANECA, Rosa. Comunista, militante del PSUC. Nació en Barcelona en 1924; vecina de Barcelona. Mecanógrafa. Detenida por los franquistas, ingresó en la cárcel Modelo de Barcelona el 17 de febrero de 1940.


[1] Junto a Ramón Vías, se encontraban entre los evadidos: Antonio Alba Delgado “Antonio el Practicante”, Eduardo Álvarez Neira, Bernardo Aranda Rando, Miguel Bernal León, Francisco Campos Ortiz, Miguel Cantos Martín, José Chicón Martín, Antonio Daza López, Luis Ferrer Casares, Cristóbal García González, Francisco González Liñán*, Fernando Gutiérrez Rojas, Antonio Isidoro Verdejo, Segismundo Lorenzo Arrebola, Pedro López Cambero, Francisco Marmolejo Urbano*, Miguel Martín Cantos, Juan Pérez Román “Juanillo el de la Elvira”, Juan Visquet Andreu
[2] Según Rafael Gómez, “El Americano” podría tratarse de José Isasi Olaizola “Fermín”, que, por haber llegado de América, habría recibido ese apodo.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario